Es más importante el fondo que las formas

Google
Sergio Fernández - Foto: Universomotivia.com
Sergio Fernández – Foto: Universomotivia.com

La semana pasada estuve en una conferencia, de esas de motivación personal.  Sí señores, leyeron bien. De esas charlas que muchos escépticos consideran inoficiosas. Pero que yo las valoro mucho, sobre todo, si tienen que ver con emprendimiento. Y si además son al gratín, como nos gusta a los colombianos, no me las pierdo.

La organizó la Cámara de Comercio de Bogotá. Se trataba de un conferencista español, muy joven, de no más de 35 años llamado Sergio Fernández. Esta vez fue diferente. Normalmente cuando uno va estos eventos, se encuentra con personas maduras más allá del mal y del bien, a las que la vida les ha sonreído y tienen grandes organizaciones empresariales para mostrar.

Ricardo Solarte Ojeda @ricardosolarte
Ricardo Solarte Ojeda
@ricardosolarte

Sergio, por el contrario, era un soñador más del millar que nos encontrábamos en ese salón. Estar en ese nivel hace que el conferencista se conecte enseguida con su público. Y sobre todo conmigo. Y les voy a contar por qué. Sergio es un periodista como yo, que un día cualquiera, cuando estaba abordando el bus para ir a su trabajo, “se mamó” de la rutina y quiso darle un vuelco a su vida, como yo.

Vino entonces la reflexión acerca de ese consejo que nos dieron en casa a muchos de los que están leyendo este post: “debes estudiar para que consigas un buen trabajo, preferiblemente con el Estado y esperar a pensionarte”. Pues Sergio, como yo, se dio cuenta que esa no era una buena idea. Que no había porqué esperar a ser feliz, pues no hay un mejor o peor momento para emprender.

Publimayo

Había llegado el momento más difícil: el de“despedir el jefe”. Sergio dice que se sentó frente a él y le dijo: “muchas gracias por todo, pero hasta aquí llego yo. Me voy a conseguir lo mío”. En mi caso, me tuvieron que ayudar a tomar esa decisión. A mí me dijeron: “muchas gracias por todo. Es momento de que vayas por tus sueños”.

Y así lo hice y lo estoy haciendo. Emprendí una tarea que durará toda la vida. Sergio al igual que yo, pensó que su misión era hacer una gran empresa editorial o agencia de comunicaciones. Después de escribir el libro “Vivir sin jefes” y de que éste se convirtiera en un best-seller, Sergio replanteó esa misión de vida. Ahora está pensando si realmente quiere ser el dueño de una gran organización, o simplemente dedicarse a eso que tanto le apasiona: hacer libros que motiven a otros.

Y es que en la vida a veces nos complicamos con las formas. Cuando lo más importante es el fondo. Hacer eso que el corazón nos dicta y que nos llena el alma suele ser más sencillo de lo que pensamos y no requiere grandes estructuras. Así que con esta historia de vida, la de Sergio, salí más motivado a seguir adelante buscando hacer realidad mis sueños. Sin pensar mucho en el cómo y más bien concentrándome en el qué: en encontrar eso que puedo ofrecer a la humanidad, que se valore tanto en el mercado, que además de hacerme feliz, me de para vivir.

– 
Ricardo Solarte Ojeda
Periodista especializado en Economía y Negocios
Seguir a Ricardo Solarte en
Twitter: www.twitter.com/ricardosolarte
Google