Hay que discernir antes de compartir

facePor estos días circula por Facebook una noticia acerca de la supuesta libertad de Luis Alfredo Garavito, conocido como el Monstruo de los Andes, quien asesinó a más de un centenar de niños en Colombia y el Ecuador. Hay que decir de tajo que eso no es cierto, y así me lo confirmó una fuente de alta credibilidad en el Inpec. Este personaje está recluido en la cárcel de máxima seguridad de Valledupar purgando una pena que lo tendrá tras la rejas unos cuantos años más.

Esa falsa noticia sale de manera cíclica cada año, y se riega como pólvora por las redes sociales debido a la falta de discernimiento de quienes comparten sin antes verificar la fuente. De acuerdo con la Real Academia de la Lengua, discernir significa: distinguir algo de otra cosa, señalando la diferencia que hay entre ellas. En otras palabras: no creer en cuentos chinos, y no tragar entero con todo aquello que vemos, escuchamos o leemos.

Ricardo Solarte Ojeda @ricardosolarte
Ricardo Solarte Ojeda
@ricardosolarte

Cuando uno estudia periodismo le enseñan que no se debe publicar una noticia sin antes verificar su veracidad. Regla que también debería aplicar todo aquel que tenga presencia en Facebook, si se tiene en cuenta que normalmente tienen grandes audiencias. Una de mis sobrinas de apenas 19 años dice tener mil “amigos” en su Face. Imaginen la tremenda responsabilidad que esto implica. Cada comentario que publique debería ser muy bien pensando.

Y es que es preocupante la manera «festiva» en que se difunden informaciones que no corresponden a la realidad o que no están confirmadas por las autoridades. En la red circulan fotos de supuestos violadores en serie, y de supuestas mujeres que se dedican a robar con escopolamina. Los presentan como unas personas peligrosas para la sociedad, con mensajes como “comparte si no quieres que te pase a ti o a tus hijos”.

Publimayo

Me pregunto: ¿y qué tal si se trata de una campaña adelantada por una novia despechada o un novio celoso? Hasta ahora no he visto que esas personas hayan sido encontradas culpables de lo que se les acusa. Pero sin duda, ya su reputación se destruyó, y sus vidas también.

En Ecuador empezaron a hablar de regular el uso de redes sociales y creo que esa no debe ser la discusión, porque además se podría usar la medida con fines de censura. Propongo más bien hablar de auto regulación. Llegó la hora de pensar en pedagogía para el buen uso y consumo de la información que se publica en las redes sociales.

La internet hace parte de nuestra cotidianidad y llegó para quedarse, así que mejor usémosla para para construir, y no para destruir.

– 
Ricardo Solarte Ojeda
Periodista especializado en Economía y Negocios
Seguir a Ricardo Solarte en
Twitter: www.twitter.com/ricardosolarte
Google

Los comentarios están cerrados.