Fundación de un Colegio – Parte III

Google
Apartes del libro PAGINAS SUELTAS DE UN MAESTRO
de GERARDO FRANCO SANCHEZ NARVAEZ.
Gerardo Franco Sánchez Narváez
Gerardo Franco Sánchez Narváez

Continuó el Señor Inspector, en este tiempo como dijo la madre de familia, con la colaboración de todos con el trabajo de todos adecuaremos una casa para que temporalmente asistan a clases nuestros hijos. El señor Supervisor tiene aquí amigos y conocidos, espero que en el tiempo libre lo lleven a sus casas y le hagan conocer lo prometedora que es nuestra tierra.

Así las cosas y considerando que era justa la espera acepté demorarme por tres días mas en la Hormiga. Monté un caballo alazán tostado, de buenos pasos y bien enjaezado y en compañía de otros caballistas fuimos a la vereda la Parker, en donde vive mi paisano Luis Obando casado con doña Julieta Melguizo de la Guajira.

La llegada fue efusiva con estrechos abrazos seguidos de servicio de tinto y varios aguardientes. Sacrificaron un cerdo que fue la cena para todos, hasta para los que llegaban con buenas noticias. Unos afirmaban ya conseguimos en arrendamiento la casa de dos pisos de doña Primitiva Benavides de Cabrera. Otros decían ya estamos llevando pupitres, sillas, bancas, mesas. Unos músicos se presentaron con guitarras entonando canciones colombianas para hacer más amena la permanencia. » Alza tu vuelo paloma blanca piquito de oro, no te remontes por esos bosques porque yo lloro.», decía una estrofa.

Al día siguiente fuí a observar la obra y quedé admirado del esfuerzo realizado. En una aula grande del primer piso cada padre de familia había colocado el llamado pupitre de su hijo. Unos eran pupitres viejos, otros eran mesas pequeñas con una silla, otros habían amarrado con sogas y asegurado con clavos unas tablas cepilladas que daban figura de escritorios. En sí habían 40 » pupitres » para que se sentaran y estudiaran 40 estudiantes. Un padre de familia indicaba: aquí al lado queda otra aula más pequeña. En el segundo piso hay cuartos en donde funcionarían la Rectoría y la Secretaría. Al preguntar sobre la unidad sanitaria, el mismo señor me llevó a una quebrada de gran caudal que era el lindero de la propiedad, en donde construirían los baños con placas de piedra rodeadas por anchas tablas que sobraban en el sector.

Publimayo

En una última reunión en la casona en donde posiblemente funcionaría el Colegio cuya razón social era: » COLEGIO AGROPECUARIO VALLE DEL GUAMUEZ DE LA HORMIGA «, les hice la promesa de agotar todo lo que esté a mi alcance para satisfacer sus deseos y corresponder a sus sacrificios.

De vuelta a Mocoa, informé lo sucedido convenciendo y conmoviendo a las Autoridades Departamentales. Después de un tiempo supe que se produjo el acto administrativo dando licencia para que inicie labores el Colegio. De la Rectoría se encargó a una Supervisora, a otra se la comisionó para que dictara unas áreas e interinamente se nombró a un docente. De ese tiempo acá han salido varias promociones de Bachilleres.

Google