Fundación de un Colegio… (Continuación)

Google
Apartes del libro PAGINAS SUELTAS DE UN MAESTRO

Gerardo Franco Sánchez Narváez
Gerardo Franco Sánchez Narváez
de GERARDO FRANCO SANCHEZ NARVAEZ. 

La reunión se efectuó en la caseta que había servido a veces para guardar materiales y otras de dormitorio a los trabajadores de la Texas Petroleum Company.

Dirigía la reunión un señor de apellido Palacios como Presidente del Comité procolegio. Explicó que por petición de los padres de familia se había comunicado por escrito con el Ministerio de Educación Nacional para que envíe a un funcionario que estudie, analice, oriente y asesore un proyecto de factibilidad sobre la organización en la Hormiga de un Colegio de Secundaria. Esta la razón para que el Ministerio ordenara a la Secretaría de Educación Departamental atender esta solicitud y me comisionara para ejercer labor tan importante.

Intervinieron luego varios padres de familia fortaleciendo las razones por las cuales debía funcionar un Colegio.

Publimayo

Mientras esto ocurría miraba entre la multitud caras que conocía desde niño unas de Puerres mi pueblo natal, otras de Córdoba, San Juan, Contadero, y de otros municipios más distantes como Sandoná, Ancuya, Linares.

Vino mi intervención procurando que fuera clara y concreta y para ello me auxilié de las normas que fijan requisitos para la licencia de funcionamiento de una Institución Educativa. Hice notar que había población suficiente para el grado sexto en número de cuarenta aspirantes; pero que no había planta física con oficinas, con aulas, con unidad sanitaria, con pupitres, tableros, etc. Por otra parte en ese momento no había plazas para docentes. De tal suerte que era conveniente abrir un compás de espera para acometer esta acción.

Inmediatamente tomó la palabra una mujer y retó a los asistentes. Dijo: Si hemos sido capaces de descuajar montaña y bajo aguaceros torrenciales o soles intensos hacer brotar pimpollos de la tierra, por qué no vamos a ser capaces de en el menor tiempo posible adecuar una casa grande del pueblo para que allí temporalmente funcione un Colegio. A la vez se escuchaban rumores de aceptación por todos los rincones.

Entonces el señor Inspector de Policía de apellido Rosero con los brazos en alto solicitó silencio e hizo una propuesta. Vivamente emocionado con voz pausada pero fuerte, expresó: El funcionario de Educación ha recorrido largo trecho para llegar hasta aquí. Es difícil que venga otra vez en corto tiempo. Si hubiera Telecom solicitaríamos su permanencia por otros días entre nosotros, pero sí podemos firmar una constancia de su demora por imperiosa necesidad. En ese momento los asistentes aplaudieron.

Google