Fundación de un Colegio

Google
Apartes del libro PAGINAS SUELTAS DE UN MAESTRO
de GERARDO FRANCO SANCHEZ NARVAEZ.

Esa mañana caía una lluvia pertinaz sobre Mocoa y el vehículo que nos iba a transportar estaba estacionado frente a las oficinas. Era un Willys encarpado modelo 73, que tiempo atrás había sido rojo y las puertas estaban aseguradas con alambres.

Gerardo Franco Sánchez Narváez
Gerardo Franco Sánchez Narváez

Llegó mi amigo y colega Jesús Omar Ortega Bravo quien en un gesto de buena voluntad y compañerismo se había ofrecido para ir a dejarme hasta la Hormiga. Tomó el volante y se inició el viaje. Arribamos al destino avanzada la noche. Se despidió el las puertas del hotel Monterrey con un apretón de manos porque debía seguir a Orito a cumplir con unos compromisos de carácter pedagógico.

Ubicado en una de las dos habitaciones del único hotel que existía en la Hormiga tuve la oportunidad de observar y sentir los efectos de un fenómeno atmosférico que según los habitantes de la región se repite cada dos años.. Se escuchaba un sonido encima del poblado posiblemente producto de pequeñas nubes en movimiento, seguido de una llovizna que hacía chispear las velas que tenía encendidas porque el agua entraba por el espacio que quedaba entre los muros y el cielo raso. Luego el sonido era mas fuerte acompañado de truenos y relámpagos semejante a un bombardeo de los aviones de último modelo. Se iba alejando lentamente. Entonces venía cierta tranquilidad pensando que la tempestad había pasado. Gran equivocación porque a la hora volvía con mas fuerza inundando las casas, se intensificaban los truenos y los relámpagos eran continuos.

Al apagarse las velas me dió susto, rece unos padrenuestros, me satigüé y me cubrí con las frazadas haciendo la premonición que si Dios a Moisés le entregó los diez mandamientos en el monte Sinaí entre truenos y relámpagos, la idea de la fundación de un colegio también podría prosperar entre truenos y relámpagos. No supe cuanto duró el fenómeno porque me había quedado dormido.

Publimayo

Al día siguiente en las esquinas la gente comentaba el hecho pues los rayos habían arrancado de sus raíces árboles centenarios que estaban obstaculizando la vía.

Esto ayudó a congregar a los habitantes de los sectores urbano y rural para tratar el tema sobre el posible funcionamiento de un Colegio en esa localidad.

(Continuará)

Google

Los comentarios están cerrados.