Un putumayense, entre los militares asesinados por las FARC en Arauca


130723 Medicina Legal
El director del Instituto Nacional de Medicina Legal, Carlos Eduardo Valdés, informó que solo 3 de los 15 militares asesinados por las Farc en Aracua el pasado sábado, presentan disparos efectuados a menos de un 1,2 metros de distancia. No presentan señales de explosivos y signos de tortura.
Los 15 militares asesinados por las Farc el sábado en Arauca procedían de nueve departamentos del país. Esta mañana, los cuerpos fueron entregados por Medicina Legal al Ejército, luego de practicarles las necropsias, en las que halló que a tres de ellos les dispararon a corta distancia.

De Tolima eran oriundos el cabo primero José Ricardo Zapata Rodríguez, de 27 años de edad (Coyaima), y los soldados profesionales Jesús Miguel Hernández Hurtado, de 22 años (Rovira), y Juan Carlos Velásquez Cardona, de 26 años (Ibagué).

El otro suboficial muerto, el cabo segundo José Fernando González Carmona, de 23 años, procedía de Armenia, lo mismo que el soldado profesional Luis Antonio Becerra Méndez, de 23 años. Y de Antioquia eran oriundos los soldados profesionales Ignacio Montiel Montiel, de 26 años (Necoclí); Gléiber Posada, de 21 años (Salgar), y Johnatan Alejandro Quintero López, de 23 años (Cocorná).

Dos uniformados más procedían del Guaviare: Ananías Díaz Tovar, de 26 años (El Retorno), y Víctor Alfonso Rodríguez Corredor, de 21 años (San José). Los otros son Julián Esteban Ávila Conde, de 23 años, de Caicedonia (Valle); Jesús Alberto Camacho, de 24 años, de La Dorada (Caldas); Edilso Garavito Pineda, de 26 años, de Montería (Córdoba); Carlos Alberto García Gualpas, de 25 años, de Villa Garzón (Putumayo), y Jeison Yanier Torra Ortiz, de 29 años, de Bucaramanga.

Aunque el director del Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses, Carlos Eduardo Valdés, no estableció específicamente las circunstancias en que murió cada uno de los uniformados, sí destacó que a tres de ellos los guerrilleros les dispararon a menos de 1,20 metros de distancia, en lo que coloquialmente se conoce como ‘tiros de gracia’.

«De todas las lesiones existentes en los cuerpos se comprobó que existieron disparos realizados a corta distancia, es decir, a menos de un metro con veinte centímetros, en tres cuerpos, dos de ellos en cráneo y uno en tórax», dijo el director de Medicina Legal.

«El término ‘tiro de gracia’ no es forense, sino popular. El Instituto de Medicina Legal solamente se pronuncia frente a las distancias de disparo», precisó Valdés.

«Si fueron o no ejecutados los militares no es una conclusión a la cual pueda llegar el Instituto de Medicina Legal, que responde por conclusiones científicas y técnicas. A esas conclusiones (si fueron ejecutados los militares) deberá llegar la Fiscalía General de la Nación una vez concluya la investigación que se ha iniciado», añadió.

«En todos los cuerpos estudiados la causa de la muerte obedece, como consecuencia natural y directa, a múltiples lesiones por paso de proyectil de arma de fuego de alta velocidad, y en uno de los casos de baja velocidad», agregó e científico. «Las trayectorias intracorporales encontradas en los 15 cuerpos son de diversos sentidos y ángulos».

El galeno también señaló que de los 15 cadáveres estudiados, un total de 11 presentan lesiones en el cráneo, y que no se encontraron lesiones por elementos diferentes a los proyectiles de arma de fuego, por lo que se excluye el uso de explosivos.

Los exámenes forenses tampoco encontraron evidencias de torturas. «No hemos encontrado otro signo que nos hubiese orientado hacia circunstancias que pudiesen interpretarse como signos de tortura», aseguró.

Para este mismo martes o miércoles se esperaba el traslado de los cuerpos de los uniformados muertos a sus lugares de origen, en donde las familias les harán las honras fúnebres. 

Colprensa/Germán Enciso.

http://www.lapatria.com/actualidad/un-caldense-entre-los-militares-asesinados-por-las-farc-en-arauca-39296