Insectos, anfibios y roedores complementan alimentación de indígenas del Vaupés


Tortuga Rhinemys rufipes - Instituto Sinchi Ernesto Valle
Tortuga Rhinemys rufipes – Instituto Sinchi Ernesto Valle

SINCHI

Luego de 6 meses de trabajo continuo en Vaupés, el Instituto Amazónico de investigaciones Científicas Sinchi, identificó que las comunidades indígenas
de esta región utilizan más de 27 especies de fauna para consumo, entre insectos, anfibios, aves y mamíferos.

En términos de investigación científica estos resultados son muy importantes porque permiten conocer la diversidad de especies que son utilizadas para consumo en la Amazonia colombiana. Hasta el momento se conocen estudios principalmente de especies de tamaño grande.

La investigación de la fauna silvestre en el sistema de subsistencia de las comunidades que habitan la zona, es el fin del convenio 586 de 2012 «Diagnóstico, evaluación y manejo comunitario, de la fauna silvestre en la zona del río Tiquié, departamento del Vaupés, Amazonia colombiana», firmado entre la Gobernación del Vaupés, Colciencias y el Instituto Sinchi.

Este proyecto, que se financia con recursos de Colciencias y del Banco Interamericano de Desarrollo, BID, nació a partir de un ejercicio previo de registro de fauna en la región, en el que el Instituto Sinchi junto con las comunidades indígenas, identificaron la necesidad de hacer un seguimiento más riguroso de la fauna de consumo para ampliar el conocimiento sobre su
disponibilidad, enriquecer los sistemas culturales de seguimiento a la misma con nuevas metodologías e incorporar decisiones sobre su manejo en los instrumentos de gobernanza.

Con el proyecto, además, se busca constituir un espacio de aprendizaje mutuo y de entrenamiento en técnicas de monitoreo para las comunidades, que les permita decidir y ejercer de forma autónoma el seguimiento a los recursos que constituyen su seguridad alimentaria.

A la fecha de las 27 especies empleadas para consumo en Bella Vista de Aviyú y Puerto Loro de Macucú, las dos comunidades donde se desarrolla el proyecto, 14 especies corresponden a anfibios e insectos, destacándose el uso de roedores y la poca caza de mamíferos de mayor tamaño como la danta, los venados y los zainos.

En 2014 se espera contar con los datos consolidados de oferta de las principales especies de fauna de caería para evaluar la sostenibilidad de la demanda actual, insumo fundamental para las decisiones de manejo del recurso.

Foto: Tortuga Rhinemys rufipes – Instituto Sinchi/ Ernesto Valle