Al departamento del Putumayo también llegará Una Vaca por la Paz

Síguenos / Me Gusta :

130712 fundagan

  • En septiembre de 2012 los asistentes a la gran cena gourmet en favor del programa “Una vaca por la paz”, donaron al programa 1.006 vacas por la paz. CLARO, se vinculó al programa con 67 vacas preñadas.
  • Madres cabeza de familia, víctimas de minas antipersona y familias enteras que han sufrido los rigores de la violencia serán beneficiarias de esta iniciativa.
  • FUNDAGÁN Y CLARO han entregado 56 vacas por la paz en los departamentosde Nariño, La Guajira Y Córdoba,beneficiando a 71 familias y garantizando la leche como elemento básico en la dieta alimentaria de las 284 personas que componen los hogares de los beneficiarios.

Luego de recorrer las regiones más apartadas y pobres del país, el programa “Una vaca por la paz”, que lidera la Fundación Colombia Ganadera, FUNDAGÁN, entregará el martes en la plaza de ferias de Puerto Asís, once novillas preñadas a familias en condición de vulnerabilidad del área rural de los municipios de Puerto Asís, Valle del Guamuez y Orito.

Las entregas que se realizarán a las ocho de la mañana y que serán lideradas por María Fernanda Cabal Molina, miembro fundador de FUNDAGÁN, corresponden a la vinculación de la empresa CLARO al programa “Una vaca por la paz”, quienes a través de su compromiso con la responsabilidad social y en especial, el desarrollo del campo colombiano, donaron 67 vacas preñadas para ser entregadas en los departamentos de Nariño, Guajira, Córdoba y Putumayo.

El programa que consiste en la donación de novillas preñadas a madres cabeza de hogar, familias que retornan nuevamente al campo, víctimas de la violencia y, sobre todo, familias olvidadas y desprotegidas, ha entregado a la fecha 1.260 vacas preñadas a familias y asociaciones campesinas, lo cual, además de fomentar la actividad ganadera, les brinda a los beneficiarios una herramienta de sustento, alimento y multiplicación en el tiempo.

Publimayo

La noticia es bien recibida por las familias campesinas que afrontan el olvido y la desesperanza, en especial, para dos hogares de soldados de origen campesino que han sobrevivido a minas antipersonal y que también recibirán la vaca para solventar en parte sus necesidades.

Para John Alexander Sánchez Buesaquillo, soldado del Ejército Nacional, la vaca será una oportunidad para empezar a trabajar, multiplicarla y poder reunir un presupuesto para pensar en terminar sus estudios, porque haber pisado una mina antipersonal en un pasado, no es solo un hecho desafortunado sino una limitación para poder salir adelante. Cuenta que en una visita realizada por el Vicepresidente a Puerto Asís, ocurrió lo inesperado, “recuerdo muy bien la fecha, 18 de diciembre de 2012, la hora, 7 de la noche, recuerdo muy bien el sonido de la explosión en la que se afectó mi pie izquierdo y mi ojo derecho, también, como mi lanza, García, me decía que no podía ver. Ahora no puedo caminar”,Afirmó Sánchez.

Según el Programa Presidencial de Acción Integral Contra las Minas Antipersonal, PAICMA, desde 1990 a mayo de 2013, se han reportado en Colombia 10.413 víctimas de minas antipersonal, siendo los miembros de la fuerza pública los más afectados; 6.420 militares han muerto o sobrevivido a este flagelo. El programa reporta que en el departamento del Putumayo se han presentado 345 víctimas.

Liderman Salazar Cárdenas, Presidente del Comité de Ganaderos de Puerto Asís – COGANASIS, afirma que el departamento del Putumayo no cuenta con un verdadero compromiso del Estado y considera que “la entrega de las once vacas preñadas a estas familias es un mensaje de aliento y de esperanza, porque los ganaderos estamos comprometidos y sabemos el significado de la ganadería para las familias y sobretodo, para una región que tanto necesita de verdaderas iniciativas que conduzcan al fortalecimiento del desarrollo”, afirmo el líder gremial.

Para María Fernanda Cabal, miembro fundador de FUNDAGÁN, es importante la vinculación del sector privado porque permite fortalecer el trabajo que la fundación viene realizando para así contribuir de manera conjunta con el desarrollo del campo colombiano, en especial para brindar herramientas productivas a los menos favorecidos.

“Gracias a CLARO, quien fue la empresa que más vacas donó al programa, hoy familias campesinas y en condiciones de vulnerabilidad le podrán decir a Colombia que CLARO no sólo les brinda un servicio sino un apoyo incondicional para la superación de la pobreza” aseguró María Fernanda Cabal.

Según Santiago Pardo, Vicepresidente de Asuntos Institucionales de Claro en Colombia, «la organización apoya muchos proyectos, entre ellos el programa del Gobierno en el tema de hogares digitales, liderado por el MinTic, que pretender darle acceso a Internet a hogares en estratos bajos. La compañía ha brindado su apoyo para que eso sea una realidad en más de 77 mil hogares.»
En relación con el programa “una vaca por la paz”, Pardo afirmo que “Creo que el elemento más importante es que filosóficamente la campaña está muy alineada con la cultura de la organización, en Claro creemos que la mejor manera de contribuir es trabajando, siendo productivos y por ello el símbolo de entregar un activo productivo a una familia para ayudarle a mejorar su situación, no solamente es un aporte, sino que lleva consigo una enseñanza muy importante”.

Las entregas correspondientes a la donación de CLARO, hoy benefician a 11 familias en Nariño, 38 familias en La Guajira y 22 familias en Córdoba, garantizando a través de la vaca, la posibilidad de tener la leche como elemento básico en la dieta alimentaria de las 284 personas que componen los hogares de los beneficiarios.

Por su parte, FUNDAGÁN continuará estableciendo más alianzas y despertando el interés de las instituciones por apoyar esta noble labor, para que la ganadería sea una fuente de desarrollo y bienestar para quienes lo han perdido todo, para aquellos que vuelven a poner las esperanzas en el campo y para aquellos que creen en el campo como promesa de futuro; promesa de un país que también se construye sembrando esperanzas de vida desde la ganadería colombiana.

Algunos beneficios del programa para las familias
• Mejoramiento de la nutrición familiar mediante la producción animal y el consumo de los productos.
• Soberanía alimentaria en el núcleo familiar del beneficiario.
• Mejoramiento de los ingresos económicos familiares.
• Incremento del patrimonio familiar al recibir un semoviente con alta capacidad productiva.
• Capacitación a los beneficiarios en el uso de sistemas de producción en forma eficiente, que a la vez respeten y conserven el medio ambiente.
• Fortalecimiento de los valores de servicio y la ayuda mutua.
• Promoción del rol de la mujer en la consolidación y éxito de la familia.
• Un medio real para el crecimiento empresarial de los pequeños productores rurales.
• Una posibilidad para reincorporarse o integrarse a la sociedad en general.
• Una alternativa para construir un proyecto de vida en el campo.
• Acompañamiento técnico y capacitación.

Google

Síguenos / Me Gusta :

Los comentarios están cerrados.

Twitter
Visit Us
Follow Me