El Tiempo tiene la palabra

Google

130710 silvio el tiempo

Por : Silvio López. 

El tiempo,  se podría haber convertido en el fiel amigo o enemigo de la mañana, de hecho los animales poseen la virtud de la coordinación de su conducta con el tiempo, se podría decir que su comportamiento depende de las mejores condiciones ambientales de su medio natural, es por eso que el hombre con su contaminación no puede interrumpir el tiempo de sus cosas y el espacio de su vida, mucho menos el tiempo de su cortejo o enamoramiento, su especie puede estar a un  hilo de la desaparición.

Observo en el escrito, del Doctor Manuel Santiago Burgos. Que trata de explicar que el tiempo siempre nos persigue sin clemencia, sin compasión, la mayoría de las personas nos angustiamos y algunos mueren en el intento de ganarle en esa maratón sin fin. En realidad el tiempo no existe, es imaginario y rutinario, es un hoyo negro o blanco sin salida, al que abrazamos cada luz de la mañana y cada noche que reina la  bella oscuridad.

Publimayo

Estoy de acuerdo, cuando se manifiesta que la cultura del consumo y el tiempo, unidos, es una sola fuerza de la violenta mano negra,  que ha tocado los elementos más preciados para embestir  a la tierra, al hombre, sus bosques y sus animales. El misterio de la vida, agoniza bajo la sombra de autoridades fantasmagóricas y organizaciones ambientales fantasmas  que legalizan leguleya menté el holocausto de la madre tierra, porque  se dice que esta no tiene cura y es ahí cuando las sombras de las tinieblas aprovechan para hacer fiesta, cuando los guardianes guerreros  ancestrales tomaron otras dimensiones y otras  máximas misionales,  logradas por ángeles que organizan los espacios, la luz y la noche de nuestras vidas.

El remedio, sin remedio, el tiempo, sin tiempo y la tierra, sin animales, sin hombres, sin plantas, sola acompañada del polvo y el tiempo, un tiempo solitario, sin porque, ni con quien, ni paraqué  luchar, un tiempo al cual, también lo alcanzo otro tiempo, el tiempo de las tinieblas, el tiempo de la oscuridad, un tiempo al que ni las plañideras tuvieron tiempo de llorar su partida, un tiempo huérfano de corazón y alma, para que  un tiempo si este ya no le importa, ni su propia existencia, es el tiempo de su mortaja.

Ahora, algo diferente al tiempo lo alcanzo con los pantalones sin tirantes, un monstruo de tres cabezas el “Cambio Climático”, quien ya está arrojando fuego sin clemencia, en las casas se siente ese calor, un bochorno incomodo, incendios forestales, tierras secas y se urge usar más agua, la cual se ha disminuido, por el uso descontrolado o irracional  desde el consumo capitalista, al cual en su atención requiere de recursos económicos considerables y que en su dimensión es probable que la economía mundial no pueda solventar esta macro necesidad.

Por estos antecedente reales y que vivimos en la actualidad es necesario que concentremos esfuerzos personales o colectivos para contrarrestar el ataque del dragón del fuego, es necesario que el tiempo  o  la luz del día sea nuestra aliada, para determinar las estrategias para salvar nuestra madre tierra y una de las acciones planteadas esta al empezar  sensiblemente a disminuir el consumo de productos inútiles.

Para garantizar recuperar el equilibrio ambiental y humano, es prudente que el tiempo les conceda un tiempo a l@s líderes, quienes se detengan a pensar razonablemente en los recursos naturales no renovables y el medio ambiente. Este lapso de Luz podría servir para que estos hermanos y hermanas puedan  pensar de una manera muy diferente a la tradicional y concentren sus acciones y recursos en proteger la tierra, a la humanidad  y sus resultados sean el reflejo de la supervivencia del equilibrio ecológico de nuestro planeta tierra.

El “tiempo” tiene la palabra? Este gran interrogante podría ser la esperanza de la tierra o la bendición de la existencia del hombre. El cual se configura en una maquina inventada por el hombre, “un reloj  mecánico  que se conoció en el año  1300 y luego  el digital, en el año 1970”[1] desde entonces observamos que hombres y mujeres hemos sido esclavos del tiempo, aun en tiempos más remotos que este mismo invento, el cual hace parte  integral de esa dimensión del monstruo del capitalismo y solamente quiere acabar con las razas humanas, con los animalitos y las planticas, que en ciencia  cierta están totalmente desprotegidos a clemencia de un buen samaritano inerme al tiempo y el espacio.

Quiero agradecer al Dr. Manuel, por darme de luz, para razonar, sobre el inclemente tiempo y su aliado más temeroso, “el consumismo”, aquí es que el mismo hombre ha logrado penetrar su espada a su vientre en agonía de su propio cuerpo, sin pensar todos los seres vivos de la tierra. Sólo queda la luz del día y la noche oscura, para vivir en contra del tiempo y el capitalismo consumista, ahora nosotros seremos los guerreros de nuevas leyendas de la humanidad que pueda sobrevivir en las guerras de su propio invento, el tiempo y la  mala tecnología consumista…”por ahí estaba el tiempo y el tiempo se detuvo, ahora ya no hay tiempo de llorar”.

Hay Suficiente riqueza en el mundo
Para satisfacer las necesidades de todos,
Pero no hay suficiente riqueza
Para satisfacer la avaricia de algunos.

 – Mahatma Gandhi

Google