Niños Colombianos que cantan el Himno del Ecuador, los perdedores de la visita presindencial a Puerto Asís

Google

Nadie espera que la visita del Presidente de la República pueda traer cosas malas y todo el mundo se prepara para recibir buenas noticias. Pero la visita presidencial a Puerto Asís dejó perdedores y muchos, aunque para algunos esto pueda resultar contradictorio y difícil de creer. Un sector resultó perjudicado con algunos anuncios presidenciales y ministeriales que se hicieron y que nos afectarán a todos, porque tiene que ver con todo el departamento y con su futuro. Nos referimos a la Educación y por ende a los niños y las niñas del Putumayo, lo más valioso e importante que tenemos.

Agustín Ordoñez G.

Fuimos a Puerto Asís el 8 de Diciembre con mucha expectativa, porque esperábamos que por fin se anunciaría la finalización de la intervención de la educación y su devolución al departamento. Para sorpresa de todos, la ministra, a la que le molesta mucho que le digan en la cara la realidad de la educación de Colombia y el Putumayo, anunció que esta medida se extendería por un año más.

La comunidad educativa, los padres de familia, los estudiantes, los directivos y los docentes creíamos que esta visita nos traería la decisión del cambio de la Tipología para el Putumayo, lo que contribuiría a aliviar la difícil situación de nuestra educación. Pero la ministra dijo que no, con lo cual torno en incertidumbre la esperanza que toda la comunidad educativa había depositado en esa posibilidad.

Publimayo

Cuando todos pensábamos que la visita presidencial significaría mayores recursos para la educación y soluciones para sus problemas, el Presidente Santos, fiel sucesor y copia de Uribe, anunció la Gratuidad Total, un embeleco demagógico y populista que en la práctica no representa un solo peso adicional para la educación.

La Educación del Putumayo hoy es una dama en extrema pobreza, a la que echaron de su casa, que se viste de harapos y pide limosna en la puerta de los eventos y las instancias del Gobierno Nacional, a donde ya no la quieren dejar entrar por problemática. Un personaje triste del que solo se habla cuando produce paros o se toma la Secretaría de Educación y la olvidan el resto del tiempo.

La educación del Putumayo cumple hoy 3 años de estar intervenida. Esto significa que en esta materia somos gobernados desde afuera, algo que, en primer lugar, ofende nuestra dignidad de putumayenses, porque parece indicar que no somos capaces y que todos somos corruptos. Siendo conscientes de los graves hechos y circunstancias que venía ocurriendo hasta el año 2009, debido al desgobierno, desgreño y corrupción de quienes venían “gobernando” al Putumayo, que obligaron a tomar la medida de quitarle al departamento el manejo autónomo de su educación, hoy podemos decir que esta medida no ha contribuido en nada a resolver los verdaderos problemas de la educación y la situación hoy es aún más grave que hace tres años.

En estos tres años, los verdaderos problemas de la educación, que son recurrentes y permanentes durante cada año escolar, como el transporte escolar, personal administrativo faltante, internados escolares, alimentación escolar, han venido siendo asumidos por la Gobernación y las Alcaldías, mientras el Ministerio les vuelve la espalda y dice que no le corresponden.

Parece que a la Ministra de Educación no le gustó que el Gobernador le haya dicho en Puerto Asís que con su intervención ha disminuido la matrícula y ha decaído la calidad de nuestra educación, lo cual es completamente cierto, aunque la ministra lo niegue. En su respuesta la ministra dijo que no era verdad que la matrícula hubiera disminuido sino que estaba inflada con estudiantes fantasma cuando ellos llegaron hace tres años, lo cual en su momento fue así, pero no ahora. La matrícula en el Putumayo se depuró en el año 2010, eso es verdad, pero una vez depurada está demostrado que no está creciendo y que tiende a disminuir. Eso es innegable.

Cuando llegó la intervención de la educación el departamento del Putumayo ocupaba el puesto 12 a nivel nacional en las pruebas de estado, hoy estamos en el puesto 17.

Un alto porcentaje de niños y niñas del Putumayo no se matriculan y otro porcentaje se van de los establecimientos durante el año, principalmente al comienzo, porque al llegar se dan cuenta que no se les garantizan condiciones dignas para estudiar. Como están en la frontera, cruzan el río Putumayo y estudian en el Ecuador, donde las escuelas no se les caen encima, donde tienen agua, luz, transporte, donde la Alimentación Escolar no es una mercancía ni un lucrativo negocio, o sea gratuidad real. Por esto es que MUCHOS NIÑOS COLOMBIANOS DEL PUTUMAYO CANTAN EL HIMNO NACIONAL DEL ECUADOR, porque estudian allá debido a que su propio país no les garantiza condiciones dignas de estudio, porque aquí se obedece al Fondo Monetario Internacional y a los demás organismos multilaterales de crédito, que endeudan al país y que ordenan no invertir en educación.

La comunidad educativa debe estar alerta frente a la situación de nuestra educación con miras al año escolar 2013, porque el panorama es bastante oscuro e incierto.

AGUSTIN ORDOÑEZ GONZALEZ
Presidente de la Asociación de Educadores del Putumayo

 

Google

Los comentarios están cerrados.