Enredada contratación de ambulancias

Google

LaNacion

Lo que inició como un contrato verbal, hoy tiene enfrentados a Urmédica, empresa de ambulancias de Neiva, y el Hospital de Puerto Asís, Putumayo. Representante legal de Urmédica asegura que se falsificó su firma para celebrar tres contratos por $130 millones. El hospital responde que están ajustados a la ley. Los dineros de los contratos eran pagados por el hospital a un particular.

En los estrados judiciales se enfrentarán, el representante legal de la empresa neivana de ambulancias, Urmédica Colombia S.A.S, y la E.S.E Hospital Local de Puerto Asís (Putumayo), por presuntas irregularidades en un contrato verbal celebrado en octubre de 2011, para el arrendamiento de una ambulancia medicalizada por $10 millones mensuales libres de todo gasto.

En el contrato verbal, celebrado entre Urmédica y la trabajadora social del hospital, Nelly Ordoñez, se puso en servicio del hospital la ambulancia con placas BXA-641, para facilitar el trasladado de pacientes a centros asistenciales de tercer y cuarto nivel, entre los meses de octubre de 2011 y febrero de 2012.

Publimayo

El pasado 23 de febrero se liquidó unilateralmente el contrato por solicitud de la empresa de ambulancias, bajo el argumento de que no podía seguir prestando el servicio debido a fallas mecánicas en el vehículo arrendado.

representante legal de Urmédica, Julio César Blanco Rivas

Sin embargo, el representante legal de Urmédica, Julio César Blanco Rivas, manifestó que el incumplimiento en los pagos acordados con Nelly Ordoñez, el accidente que sufrió la ambulancia inicialmente arrendada en diciembre de 2011, y las fallas mecánicas de un segundo vehículo medicalizado enviado para garantizar la prestación del servicio, motivaron a su empresa a recurrir al hospital para exigir el cumplimiento de las condiciones pactadas en dicho contrato.

Ante tales reclamaciones, el gerente del hospital, Darced Marino Rincón, presentó documentación relacionada con la celebración de tres contratos de leasing por $130 millones, suscritos entre octubre de 2011 y febrero de 2012, contratos que el representante legal de Urmédica asegura no haber firmado.

Pese a que dichos contratos aparecen firmados entre el hospital y Urmédica, los recursos públicos fueron puestos a disposición de Nelly Ordoñez, trabajadora social de dicha entidad del Estado, a quien el hospital cancelaba los dineros de dichos contratos con el aval de Urmédica, a través de dos autorizaciones de pago a nombre de Ordoñez.

El gerente del hospital salió en su defensa, argumentando que los contratos con Urmédica se ajustan a la ley y que Nelly Ordoñez, de quien asegura es contratista y no funcionaria del hospital, fue autorizada por Urmédica para representarlos en los trámites y el pago de los contratos por concepto del arrendamiento de la ambulancia medicalizada.

Aunque que la ambulancia de placas BXA-641, quedó inservible tras el accidente en el que se vio involucrado el vehículo el pasado 2 de diciembre, estuvo 11 meses habilitada ante la Secretaría de Salud del Putumayo para operar.

Para colmo de males, en el percance vial el conductor del vehículo, quien no tenía seguridad social, sufrió lesiones irreversibles en su visión y nadie responde por su estado de salud.

La polémica contratación

Las presuntas irregularidades quedaron al descubierto tras la documentación presentada por el gerente del Hospital Local de Puerto Asís, Darced Marino Rincón Posada, en el interrogatorio de parte que rindió el pasado 4 de septiembre ante el Juzgado Primero Promiscuo Municipal de Puerto Asís, tras las reclamaciones hechas por Urmédica respecto al presunto incumplimiento en los pagos por parte de Nelly Ordoñez.

Durante la diligencia, Rincón Posada aportó como pruebas copias de la documentación relacionada con la celebración de los contratos CJ-003-2011, suscrito el 25 de octubre de 2011 por $50 millones y un tiempo de ejecución de 67 días; CJ-004-2011 firmado el 15 de noviembre de 2011 por $30 millones y un plazo de ejecución de 47 días, y el contrato CJ-001-2012 suscrito el 1 de febrero de 2012 por $50 millones y plazo de ejecución de 130 días.

Julio César Blanco Rivas, representante legal de Urmédica, afirma que desconoce la existencia de dichos contratos, puesto que su empresa llegó a un acuerdo verbal en septiembre de 2011 para el arrendamiento de la ambulancia medicalizada de placas BXA-641 con Nelly Ordoñez, trabajadora social del hospital, por $10 millones mensuales. Blanco Rivas asegura que nunca suscribió dichos contratos y que la firma que aparece en los mismos no corresponde a la suya.

“Yo nunca firmé contrato alguno. Lo que hicimos fue enviar toda la documentación legal de la empresa a Nelly Ordoñez, por solicitud de ella misma. Entre octubre y diciembre fuimos en dos ocasiones a consultar por la firma de los contratos, pero siempre la respuesta fue que el gerente no estaba. La señora Nelly, en su condición de empleada del hospital de Puerto Asís, utilizaba nuestros documentos para hacer contratos hospital-Urmédica”.

Frente a las presuntas irregularidades, el gerente del hospital, Darced Marino Rincón, señaló que el último contrato, que se liquidó el pasado 23 de febrero tras solicitud hecha por Urmédica por fallas mecánicas de la ambulancia arrendada, así como los dos anteriores, sí fueron firmados por Urmédica y se suscribieron de acuerdo al manual de contratación del hospital.

“Urmédica hizo una oferta para alquilar la ambulancia al hospital y se realizó una contratación directa, por prestación de servicios. Nosotros tenemos todos los soportes de cada uno de los contratos. El representante legal de Urmédica está abduciendo una cuestión falsa, con la que pretende sacarle una plata al hospital, que no se le debe”.

El representante legal de Urmédica afirma además, que las pólizas de cumplimiento número 41-44-101096138 y 41-44-101101050, expedidas el 30 de noviembre de 2011 y 6 de marzo de 2012 y anexadas en cada uno de los contratos, no fueron adquiridas por ellos.

“En las pólizas de cumplimiento de los contratos descubrimos que también falsificaban mi firma. Nos dimos cuenta que en el segundo contrato que supuestamente ejecutaron con nosotros, los balances financieros de Urmédica, que era un requisito que pedía el hospital, también falsificaron mi firma y la de la contadora de la empresa”.

El gerente del Hospital Local de Puerto Asís negó tal situación y dijo que las pólizas fueron adquiridas por Urmédica a favor del hospital, como garantía para el cumplimiento de los contratos, y que el hospital aprobó las mismas.

“Todo está en investigación, las acusaciones hechas por el contratista se tendrán que demostrar. Los órganos de control son los que deben determinar si hubo falsificación de firmas”.

LA NACIÓN acudió a las oficinas de Seguros del Estado S.A, empresa donde fueron expedidas las pólizas, para consultar la legalidad de las mismas. La respuesta: dichas pólizas aparecen legalmente adquiridas por la empresa de ambulancias Urmédica Colombia S.A.S.

Pagos se realizaron a un particular

Pese a que los contratos referenciados aparecen firmados entre Urmédica y el Hospital Local de Puerto Asís, la E.S.E consignaba los pagos de dichos contratos a Nelly Ordoñez, trabajadora social del hospital, encargada de ordenar la remisión de los pacientes hacia otros centros de salud y quien según el representante legal de Urmédica, los contactó desde un comienzo.

Urmédica expidió dos autorizaciones de pago a nombre de Nelly Ordoñez, el 27 de octubre de 2011 y 8 de febrero de 2012. “Hacían parte del acuerdo verbal al que llegamos con ella. Nelly nos pidió esas autorizaciones para que el hospital le pudiera pagar a ella. Nos dijo que si no le hacíamos esa autorización no nos podía consignar la plata”.

Por su parte el gerente del Hospital Local de Puerto Asís, señaló que Nelly Ordoñez no es funcionaria de la institución. Reconoció que la mujer labora con ellos a través de un contrato por prestación de servicios, y que el Hospital Local de Puerto Asís no hizo los pagos directamente a la empresa de ambulancias sino a Ordoñez, contratista del hospital, por autorización previa de Urmédica.

“No se celebró un contrato con la señora Nelly, la contratación fue directamente con Urmédica, pero Urmédica autorizó a la señora Nelly para que le hiciera unos trámites administrativos y a eso se ciñe el hospital. Nosotros no tenemos nada que ver con los acuerdos entre Urmédica y la señora Nelly y por eso no aceptamos ninguna relación distinta a la que está contemplada en los contratos. Fue un acuerdo entre ellos como particulares”.

Dentro de la documentación presentada por el gerente del hospital se encuentra el comprobante de egreso No.2,441 de fecha 23 de febrero de 2012, en el que se certifica el pago de $3 millones a Urmédica Colombia S.A.S a la cuenta BBVA 72600014-6. Según la entidad bancaria, revisada la base de datos se encontró que no existe cuenta alguna en la que Urmédica sea titular.

LA NACIÓN se comunicó con Nelly Ordoñez para indagarla sobre la celebración de dichos contratos. “No tengo conocimiento del tema”, respondió Ordoñez, sin dar más explicaciones.

Dañada, pero con permiso para operar

Pese a que la ambulancia medicalizada, marca Mitsubishi modelo 1994, de placas BXA-641, (vehículo inicialmente arrendado por Urmédica), permanece varada desde el pasado 2 de diciembre, tras un accidente de tránsito, ésta estuvo habilitada para prestar el servicio por más de 11 meses.

Julio César Blanco, representante legal de Urmédica, dijo que el vehículo medicalizado fue enviado deshabilitado al Hospital Local de Puerto Asís. “Nelly nos dijo que ella iba a hacer la habilitación. Fuimos a la Secretaría de Salud Departamental en Mocoa y nos damos cuenta que es el Hospital local de Puerto Asís quien solicitó la habilitación, es decir que la estaban usando como si fuera de ellos”.

Al respecto Darced Marino Rincón, gerente del hospital, señaló que la ambulancia sí fue habilitada por el hospital, y que por cuestiones administrativas no había sido deshabilitada.

“El vehículo dejó de funcionar y esos servicios no han sido utilizados por el hospital. Desafortunadamente, por aspectos de tipo administrativo, hasta este mes se deshabilitó, pero lo esencial es que no se utilizó esa habilitación para seguir prestando el servicio”.

LA NACIÓN consultó a la oficina de habilitación de la Secretaría de Salud del Putumayo. Según los registros de dicha entidad, la ambulancia de placas BXA-641 fue habilitada desde el pasado 21 de noviembre.

La información fue verificada a través del registro especial de prestadores de servicios de salud del Ministerio de la Protección Social, donde aparecía habilitado hasta hace tres días dicho vehículo con tarjeta de propiedad 10001485528; la ambulancia estuvo habilitada para operar durante casi un año pese a que permanece desde el pasado mes de enero en un parqueadero del barrio Quebraditas de Neiva, siendo carcomida por el moho.

Como consecuencia del accidente su conductor, Herney Gil Hérmida, sufrió graves lesiones en sus ojos. Hoy, nadie se ha hecho responsable de su estado de salud.

“A mí me contactó el Hospital de Puerto Asís, pero nunca firmamos un contrato, nuca firmé recibos de pago ni ningún tipo de documento. Cuando yo llegué a manejar la ambulancia, el 22 de agosto de 2011, el contrato era entre Santi Ambulancias y el hospital, pero Urmédica le había arrendado la ambulancia a Santi Ambulancias”.

“Ese contrato duró solo un mes porque hubo falencias en el contrato, fue cuando la señora Nelly contactó directamente al representante legal de Urmédica e hicieron un contrato verbal. Desde entonces ella se encargó del manejo de la ambulancia. El hospital el consignaba a la señora Nelly y ella me pagaba mi salario”.

El representante legal de Urmédica dijo al respecto que en el contrato verbal celebrado con Nelly Ordoñez, no estaba contemplado el pago de personal. “Acordamos con la señora Nelly que arrendábamos la ambulancia en $10 millones mensuales, libres”.

Por su parte el gerente del hospital, Darced Marino, argumentó que en los contratos quedó estipulado que Urmédica debía operar con personal propio. “Los contratos son claros y allí está establecido que nosotros no tenemos nada que ver con personal, la ambulancia y en sí la prestación del servicio es responsabilidad del contratista”.

En medio de un sinnúmero de presuntas irregularidades, Julio César Blanco Rivas, representante legal de Urmédica, instauró una demanda penal por falsedad en documento privado y solicitó a la Fiscalía compulsar copias para que la Procuraduría General de La Nación investigue a los implicados, situación que según él ha generado amenazas contra su vida.

Por su parte el gerente del hospital, Darced Marino Rincón, se defiende de las acusaciones y argumenta que cuenta con las pruebas suficientes para desvirtuar los señalamientos hechos por el Urmédica. Los dos se verán enfrentados en un proceso penal y será la justicia quien tendrá la última palabra.

Fotos: La Nación

Google

Los comentarios están cerrados.