La verdad sobre la construcción de la Variante Mocoa – San Francisco a un año de inicio de la obra

Google

II PARTE

EL ASENTAMIENTO DE FAMILIAS DESPLAZADAS DENOMINADO LOS GUADUALES Y LA ADMINISTRACION MUNICIPAL DE MOCOA

 

La ALCALDIA MUNICIPAL DE MOCOA a través del señor Alcalde Municipal licenciado ELVER PORFIDIO CERON CHICUNQUE, manifiesta que la responsabilidad total del NO inicio de la obra por la objeción de reubicación del asentamiento guaduales NO es solo de la Alcaldía de Mocoa; deja claro que lo que pasó con el asentamiento Los Guaduales es que  “INVIAS se puso a torear culebras y dejó la culebra toreada” está seguro que los desplazados que se encontraban en ese sector se iban a ocupar sus casas en VILLAROSA I y II sin necesidad de ofrecerles prebendas económicas. Dice que desde su primer periodo de Alcalde consiguió los predios y formuló el proyecto de construcción de esas soluciones de vivienda destinada para esa población desplazada, prácticamente quedó todo listo para que el Alcalde del periodo siguiente ejecutara el proyecto y construyera las casas.

Publimayo
Jorge E. Kuaran C. – Afiliado CNP Putumayo

Reitera que el pleito realmente se da porque INVIAS asigno y pago unos recursos a todas las personas que estaban asentadas en el sector Los Guaduales, sin embargo a dos hijas de la señora Lida Janeth Dorado Medina no les quiso pagar, razón por la cual esa familia no ha querido reubicarse a otra zona y despejar el corredor de la via variante Mocoa – San Francisco. En vista de lo anterior y al ver que INVIAS no le dio solución a ese problema, su despacho ha autorizado que se busquen inmediatamente los recursos desde la Alcaldía Municipal para pagarle a estas personas la misma ayuda que INVIAS le ofreció a las otras personas.

Igualmente expresa que INVIAS ha prometido muchas cosas, entre ellas, prometió ayudar a la Alcaldía Municipal de Mocoa en la construcción de un puente vehicular en la vía que conecta los barrios de SAN MIGUEL con VILLAROSA I y II; manifiesta que eso le dijo el Gerente del Consorcio que construye la variante, incluso visitó el sitio donde se construiría el puente, como garantía de mejoramiento de los terrenos de reubicación, con el propósito que las familias asentadas en Los Guaduales decidieran desalojar mucho más rápido la zona a intervenir con la obra,  pero a la fecha, dice el señor Alcalde, no pasa ni al teléfono mucho menos puede esperar que le cumplan con la ayuda prometida para estas comunidades en mención.

Sobre el asunto de la extracción de material del rio Mocoa, para la construcción de la variante, manifiesta que la obra de dragado o des colmatación del cauce del rio Mocoa le costaba al municipio de Mocoa aproximadamente unos $15 mil millones de pesos, según estudios realizados, y desde luego la administración municipal no los tiene. Además producto del dragado resultan bastantes toneladas de piedra y material de rio que se deben ubicar técnicamente en algún lugar y el municipio tampoco cuenta con terrenos aptos para el depósito de ese material, ni con la maquinaria para extraerlo y transportarlo; es allí donde aparece la firma constructora de la variante Mocoa – San Francisco como solución para que ellos utilicen ese material de rio resultante y con ello también asegurar las obras de prevención para evitar un inminente desastre que ponía en peligro las comunidades de los barrios Álamos, Independencia y San Agustín. Lo anterior no quiere decir que la Alcaldía Municipal haya autorizado ese punto de extracción de material del rio, ya que dichos permisos solo los otorga el Ministerio de Minas; lo que simplemente se hizo es llegar a un acuerdo con la firma constructora de la variante para que ellos usen el material resultante del dragado del rio, producto de la obra de prevención de desastres. Quiere decir que se le ha ahorrado al pueblo de Mocoa esa exorbitante suma de dinero que requería la obra de prevención.

Respecto de las inquietudes que tiene la veeduría ciudadana en torno al tema, el señor Alcalde Municipal de Mocoa manifiesta que, sencillamente si la veeduría ofrece los recursos económicos y logísticos para adelantar esa obra de prevención de desastres en ese sitio, la administración municipal inmediatamente le dirá a la firma constructora de la variante Mocoa – San Francisco que suspenda los trabajos, de lo contrario con solo oponerse a esa obra lo único que están haciendo es dejar con el problema al municipio y en peligro inminente a las comunidades de ese sector por un posible desbordamiento del rio Mocoa.

Villarosa I y II

MARCOS ULCUE CAMAYO, representante y líder comunitario de VILLA ROSA I y II,  manifiesta que en el proceso de reubicación de las familias desplazadas del asentamiento Los Guaduales, a cada persona se le asigno su solución de vivienda, aunque las hayan entregado en obra negra.  Las pocas familias que quedaron en el asentamiento Los Guaduales fue porque sus soluciones de vivienda no eran aptas para vivir, ya que carecían de los servicios públicos básicos, por lo que esas familias se negaban a recibir la solución de vivienda hasta tanto las entidades encargadas solucionaran esos problemas. También hay que aclarar que el ingeniero MIGUEL ORTEGA contratista de las soluciones de vivienda de VILLA ROSA I y II a la fecha y después de casi 8 años no ha cumplido con los compromisos del contrato en la entrega de materiales como puertas, ventanas, tanques de almacenamiento de agua, unidades sanitarias, así como el arreglo de algunas casas que quedaron mal construidas.

LA ÚLTIMA FAMILIA DEL ASENTAMIENTO LOS GUADUALES QUE RETRASO LA OBRA Y PUSO EN DESACUERDO A LAS INSTITUCIONES Y EMPRESAS EJECUTORAS

La última familia en salir del asentamientos de desplazados Los Guaduales la conforman la señora LIDA JANETH DORADO MEDINA y sus hijas, viven en el asentamiento los guaduales desde hace aproximadamente 9 años, desplazada por la violencia proveniente de la zona del rio Caquetá, municipio de Puerto Guzmán. La señora Lida Janeth trabajó como docente en la Escuela Rural La Pradera por el rio Mandur, ha sido trasladada a las escuelas rurales Villa Fátima,  José María y  El Cedro, iniciando labores quiso estudiar una carrera universitaria para aspirar a los ascensos dentro del sector educativo, para lo cual tenía que desplazarse a recibir clases a la ciudad de Mocoa, situación que la llevó a recibir amenazas contra su vida por parte de las FARC. En el transcurso del tiempo que laboró en esa zona recibió cerca de seis amenazas graves, en la última amenaza le dieron un plazo de tres días para desocupar el caserío, por lo que obligatoriamente tuvo que salir con sus hijas. En ese entonces convivía con su esposo William Rodrigo Hernández  quien fue asesinado por las FARC al siguiente día de la última advertencia que ella recibiera. La madre también fue asesinada por las FARC. La señora Lida tiene tres hijos, es madre cabeza de familia, con el salario de profesora nombrada como bachiller manifiesta no le alcanzaba para sostener su familia, por todos estos motivos llegó en calidad de desplazada al asentamiento Los Guaduales. Esa mejora se convirtió en el patrimonio familiar por ello sus dos hijas, que ya tienen sus propios hijos y viven en esa mejora, están  esperando que INVIAS les solucione la situación, como lo hizo con las demás personas de ese asentamiento.

INVIAS para la reubicación de las familias del asentamiento Los guaduales asignó $2 millones 700 mil pesos a los que tenían lote en VILLA ROSA I y II;  y $ 5 millones 900 a los que no poseían lote alguno. Ω

Google

Los comentarios están cerrados.