¡Que Dios se compadezca del Putumayo!

Google
Jaime Erazo – Columnista. CNP Putumayo

¡Que Dios se compadezca del Putumayo! Es la angustiosa exclamación de un pueblo ante la trágica decisión de la Superintendencia de Salud de liquidar a SELVASALUD.

El mayor mal del Putumayo: la corrupción político administrativa

Son tantos los males que aquejan al departamento que parecen rebasar nuestra capacidad para superarlos: la  pobreza de sus gentes, el abandono del gobierno central, la explotación intensiva y extensiva de sus recursos naturales por empresas que lo único que nos dejan son miseria y un irreversible deterioro ambiental,el narcotráfico y su estela de violencia, pero sobre todos estos males, el de la corrupción político administrativa se ha constituido en el mayor de los males puesto que se devora de manera inmisericorde los presupuestos destinados a la educación, la salud, la vivienda, el deporte, la cultura, la recreación, el agua potable, la construcción y mantenimiento de obras de infraestructura necesarias para el desarrollo.

Foto : Zoominformativo.com

Las instituciones de la salud convertidos en fortines políticos

Publimayo

Grandes fortunas se han amasado de la noche a la mañana a costa de los recursos de la salud de los putumayenses y, por otro lado, para nadie es un secreto que las instituciones creadas para que presten un servicio eficiente y eficaz a un pueblo que necesita de programas de prevención y atención en salud se convirtieron en fortines políticos desde los que durante largos años se financiaron campañas y se mantuvieron feudos electorales a través de una clientela y burocracia cautiva.

Consecuencias de la liquidación de SELVASALUD

El impacto de la liquidación de SELVASALUD es de enormes proporciones: en lo económico están comprometidos el departamento, varios municipios y hospitales socios y más de 140 familias que percibían ingresos por concepto de su trabajo y finalmente el comercio local y regional; en lo social, más de 420.000 usuarios verán desmejorados los servicios de atención médica y hospitalaria, además de ser presas potenciales de la rebatiña del mercado de usuarios de EP´S; en lo político, las consecuencias se verán en las urnas y en los resultados de las próximas elecciones en las que todo un pueblo con su voto dirán NOa los que se han beneficiado con instituciones como SELVASALUD y quienes le deben explicaciones al pueblo del Putumayo.

Afortunadamente todavía quedan en el Putumayo personas que se conduelen de su situación y están dispuestos a darlo todo para cambiar el estado de cosas. Si permitimos que las cosas continúen en manos de los mismos con las mismas…¡Que Dios se compadezca del Putumayo!

Jaime Armando Erazo Villota,
Miembro del Colegio Nacional de Periodistas
Mocoa, 30 de septiembre de 2012
Google

Los comentarios están cerrados.