Arroz del Putumayo, entre el contrabando y la legalidad

Google

DiariodelHuila

DIARIO DEL HUILA revela copias de soportes de cheques, pesajes, notas débito de proveedores y liquidaciones de compra de arroz por parte de ROA y Florhuila a presuntos productores de Putumayo. El representante legal de Molinos ROA S.A. sostiene que solo comercializa cereal colombiano con los Llanos Orientales.

Recientemente los industriales del arroz dijeron que se retiraban del Consejo Nacional Arrocero porque el contrabando se ha incrementado en los últimos años.

Los dos cheques suman algo más de $128 millones. Fueron cancelados por Molinos ROA S.A. ($56’403.665) y Molinos Florhuila S.A. ($71’597.742) entre finales de 2011 y junio de este año por varias toneladas de arroz provenientes del departamento de Putumayo.

Publimayo

La primera clienta fue una mujer que afirmó a este medio de comunicación que solo una vez vendió el cereal a través de un ‘comisionista’ y que ese señor lo comercializó con Molinos ROA. Se trata de Leila Fredis Delgado Cabrera, identificada con cédula de ciudadanía 41’181.031 de Sibundoy (Putumayo).

El segundo proveedor, en este caso de Molinos Florhuila S.A., es Arquímedes González Viana (C.C. 14’280.154) que hace parte de la Asociación de Arroceros del Sur del Putumayo, un gremio que nació a la vida jurídica en junio de este año.

Estos dos casos no tendrían nada de extraño si no fuera porque durante el segundo semestre del año pasado, y en lo que va de 2012, los niveles de contrabando de arroz que entra desde Ecuador, se reempaca en Putumayo y se lleva al resto del país, se han incrementado.

De hecho, recientemente los industriales del arroz indicaron que se retiraban del Consejo Nacional Arrocero debido a la falta de una política integral por parte del gobierno nacional que “ha traído como consecuencia el aumento del contrabando y una grave crisis para el gremio”.

En su comunicado Induarroz afirmó que en el primer semestre de 2011 el contrabando de arroz llegó a abastecer casi un 30% del consumo nacional de arroz. “Llegando a niveles tan preocupantes como que desde 2010 a la fecha (comienzos de julio de 2012) han ingresado al país cerca de 1’200.000 toneladas de arroz (paddy seco) de contrabando que equivalen a un billón de pesos”.

En el Tolima

Lo grave de esta posición no es el retiro de los industriales del Consejo Nacional Arrocero, sino que al parecer una de las compañías más grandes estuviera comprando cereal de contrabando en dos de sus plantas, una ubicada en Campoalegre, Huila, (Florhuila) y la otra en Ibagué, Tolima, (ROA).

El 3 de diciembre de 2011 llegaron a la planta de Molinos ROA S.A., ubicada en el kilómetro 5 vía Espinal/Ibagué (Tolima), dos vehículos con un total de 621 bultos de arroz blanco. Según un documento de pesaje de esa compañía (número 22.121) uno de ellos entró a esas instalaciones a la 1:47 p.m. y salió a las 2:44 de la tarde.

El documento está a nombre de Leyla Delgado, con NIT 41181031 (el número de la cédula), el conductor se llama Carlos Luna y las placas son SBK 091. Entre las observaciones están que el automotor lleva 221 bultos de arroz blanco de 50 kilogramos. El proceso de pesaje fue realizado por Alexánder Arcila y en total habían 11.050 kilogramos.

Un segundo vehículo llegó a la misma empresa a las 2:49 p.m. y salió a las 5:21 de la tarde. El tiquete denominado “Pesajes varios” número 22.124 está a nombre de la misma persona, pero esta vez el conductor es Kristian Moreno y la placa del automotor es TNE 111.

La cantidad de arroz blanco totalizó 400 bultos que pesaron casi 20.000 kilogramos y el funcionario que realizó el procedimiento fue el mismo, Alexánder Arcila.

Tres días después, fue girado un cheque del banco Davivienda (número 57703-9) con el sello de Molinos ROA S.A. a Leila Fredis Delgado Cabrera por $56’403.665. El documento tiene las firmas de rigor y de la beneficiaria.

En poder de DIARIO DEL HUILA también están tres documentos adicionales: una Nota Débito de Proveedores del 6 de diciembre de 2011 por $179.935 y dos liquidaciones de compra de arroz. Todas están a nombre de la misma mujer. La primera liquidación es por $20’221.500 y la segunda por $36’362.100. Al restar la nota débito con las liquidaciones da el valor del cheque.

Lo paradójico de este caso es que Delgado Cabrera no es ni campesina, ni empresaria del arroz. De acuerdo con el Formulario del Registro Único Tributario (RUT) entregado por la Dian ella se dedica al comercio al por menor en una empresa llamada Distribuciones Leyla ubicada en la carrera 18 #16-53 de Sibundoy (Putumayo).

En diálogo telefónico con este medio de comunicación, Leila Fredis Delgado afirmó que ya no está en esos negocios. “Yo le compré directamente a una piladora, pero no tengo más idea de nada”. Sobre el cheque de Molinos ROA a su nombre dijo que no tenía ni idea porque ella le había entregado el cereal a un señor y no sabía dónde lo había vendido.

“Eso como que lo hicieron a nombre mío, pero no tengo ni idea a quién fue que le vendieron. Yo no le vendí directamente a ellos, yo nunca he viajado por allá. Eso se mandó no más, pero fue un comisionista que vende pero no sé dónde lo vendió”, anotó.

Sin embargo, en el cheque y en las dos liquidaciones de compra de arroz está la firma de Delgado Cabrera y todos los documentos la identifican como proveedora.

Caso Campoalegre

Arquímedes González Viana hace parte de la Asociación de Arroceros del Sur del Putumayo y según Mónica Yadira Rodríguez Ospina, presidenta de ese gremio, es uno de los 25 arroceros de los municipios de La Dorada y La Hormiga (Putumayo) que se unieron para producir y comercializar el cereal.

El 4 de junio de este año comercializó con Molinos Florhuila S.A. 19.980 kilogramos de arroz blanco. Fueron 400 bultos que se pagaron a $225.000 la carga y el valor neto a pagar fue $35’888.871. El documento de liquidación de compra de arroz es el 001-0101-0000057118.

De esa transacción también hay una factura de venta de la piladora El Buen Arroz (NIT. 14280154-7) de propiedad de González Viana por $35’964.000 (sin contar el descuento por $75.129 por un concepto denominado “Comisión Bolsa”).

Un día después se habría girado el cheque 002100 de la oficina de Bancolombia en Campoalegre por $71’597.742 a nombre de Arquímedes González. El comprobante de pago 01-002100 indica que él es proveedor de arroz y se le estarían cancelando los $35’888.871 y otra suma: $35’708.871.

Mónica Rodríguez aseguró que algunos agremiados de la Asociación eran proveedores de los molinos ROA y Florhuila, empresas que ahora les están haciendo la guerra.

“Personalmente a mí me detuvieron una carga en Neiva. Sin pensar fuimos a dar con el abogado y asesor jurídico de ellos y nos dijo que eran ellos los que estaban detrás de nosotros”, anotó.

Pero, el representante legal de Molinos ROA, Hernando Rodríguez, afirmó que la compañía solo comercializa cereal proveniente de los Llanos Orientales y que es arroz colombiano, no de contrabando.

Además, indicó que las afirmaciones que los relacionan con compra de cereal proveniente de Putumayo, Ecuador o de contrabando, son falsas.

La Presidenta de la Asociación de Arroceros del Sur del Putumayo aseveró que los policías que detienen los carros, lo primero que dicen es que a ellos los mandan; que Fedearroz les paga, que los monopolios les pagan y “hasta ahora a ninguno nos han devuelto arroz y nos tienen parados porque les estamos debiendo dinero a los campesinos, no se ha podido trabajar bien”.

Dijo que en esa zona hay contrabando y los que han entrado por arroz de contrabando y han pagado son de la empresa Florhuila. “En el mismo pueblo, en la frontera, hay testigos de que hace algunos días habían siete mulas en el parque, todas azules, y ¿de quién eran? De Florhuila. Eso lo dice la gente acá”.

Cierto o no que esta agremiación sea solo de productores, la Policía de Tránsito y Transporte seccional Huila reveló que al cierre del primer semestre de este año, las aprehensiones de arroz de contrabando provenientes de Putumayo ascendieron a 240 toneladas.

Respuesta de Molinos ROA

En diálogo con DIARIO DEL HUILA, el representante legal de Molinos ROA, Hernando Rodríguez, aseguró que la información de proveedores de la compañía es reservada.

Además, dijo que la empresa compra arroz proveniente de los Llanos Orientales y no es de contrabando, es cereal colombiano.

Al ser consultado por las posibles compras de arroz por parte de comercializadores de Putumayo, dijo que esa información es falsa.

Por último, sostuvo que emprenderá las acciones legales del caso contra quienes están difamando a las empresas que representa.

 

Según la Policía de Carreteras, seccional Huila, durante el primer semestre de este año fueron aprehendidas cerca de 240 toneladas de arroz de contrabando provenientes de la ruta Ecuador-Putumayo.

“Nos estigmatizan por ser de Putumayo”

En un derecho de petición que enviaron los integrantes de la Asociación de Arroceros del Sur del Putumayo al presidente de la República, Juan Manuel Santos Calderón, sostienen que históricamente ese departamento ha sido olvidado y atrasado no solo en materia administrativa y económica, sino también en lo relativo a la integración de los planes de desarrollo, infraestructura y apoyo agropecuario.

“El Estado a través del gobierno central nunca nos ha brindado apoyo en este empeño, sino por el contrario somos víctimas de un control permanente y arbitrario por las autoridades como lo son el Ejército Nacional, la Policía Nacional y la Policía de Fiscalización y Control Aduanero; además de las imputaciones reiteradas de ser guerrilleros o contrabandistas, por ser colindantes del vecino país del Ecuador, afirmando que nuestros negocios de cultivos, producción y comercialización de cereales, como el arroz, el cacao y el maíz son de procedencia extranjera sin realizar los respectivos análisis en los sitios de donde proceden nuestros negocios”, expresan.

Mónica Yadira Rodríguez Ospina, presidenta de la Asociación de Arroceros del Sur del Putumayo, afirmó que desde mayo de este año no pueden trabajar porque la mayoría de los agremiados venía trabajando bien, la mayoría son agricultores y comerciantes.

“Todo lo que hemos hecho lo hemos hecho con nuestros propios medios pidiendo créditos a los bancos y hemos sembrado, el gobierno no nos ha colaborado y el problema que tenemos ahora es que desde el mes de mayo no se ha podido trabajar bien porque la Policía de Carreteras nos detienen las cargas en Pitalito y nos las echan para Neiva y ellos se pegan de las pruebas de Fedearroz y la prueba de Fedearroz indica que el grano no es colombiano. Cómo va a ser colombiano si ninguno de nosotros hasta ahora siembra semillas certificadas”, dijo.

Añadió que estuvo en Fedearroz hace 15 días y un asesor les dijo, delante de otras personas que ellos hicieron un sobrevuelo y habían 2.000 hectáreas de arroz. Ellos prometieron que visitarían el departamento.

Sobre el contrabando de arroz proveniente de Ecuador denunció que en el pueblo hay testigos de que las mulas que traen cereal ilegal no son de ellos. “No sé cómo movilizaron eso, pero el cereal de contrabando llegó a su destino. Eso no lo digo yo, sino que en el pueblo todo el mundo lo sabe, que las mulas se vieron, pasaron una tras otra y todo el mundo pensaba que era de nosotros, eran de Molino Florhuila”.

Por último dijo que este lunes tienen una cita en el Ministerio de Agricultura y plantearán que les devuelvan las cargas aprehendidas, que investiguen y que los sigan atropellando más.

Google