Otra mirada sobre los cien años de Puerto Asís


Congratulaciónes

Jaime Erazo

HOJA VOLANTE se une a la alegría y satisfacción  que embarga a los asisenses con motivo de los cien años de existencia del amado y respetado Puerto Asís. Con ocasión de este importante acontecimiento, HOJA VOLANTEconsidera importante compartir algunas reflexiones que se pueden sumar a otras tantas miradas que difieren del festivo patrón oficialista en procura de contribuir a enriquecer la manera de comprender este tipo de acontecimientos.

Que motivó la fundación de Puerto Asís

Razones doctrineras y económicas, con una gran mezcla de sentimientos patrióticos,motivaron la fundación de Puerto Asís. Hasta bien entrado el Siglo XX, poder civil y poder eclesiástico constituyeron un binomio fuerte e indisoluble en el proceso de colonización del territorio que hoy se conoce como Putumayo.La presencia de la patria y la defensa de su soberanía en la extensa y abandonada región amazónica se ejercían más a través de la labor evangelizadora y colonizadora de los misioneros capuchinos que el de las fuerzas militares.

Verificación de lo afirmado

Los documentos que existen en el Archivo del Vicariato Apostólico de Sibundoy dan cuenta de que la intencionalidad de la iglesia católica al promover la fundación de Puerto Asís era,por un lado, ganar para el cristianismo las almas de los pueblos Aucas, Ingas, Kofanes, MuryMuninate o Huitotos y Sionasque “vivían sin Dios y sin ley”en este basto territorio de la patria y,por el otro, convertir al nuevo asentamiento en el bastión más importante del desarrollo económico de la región amazónica colombiana, fundación que finalmente fue oficializada el 3 de mayo de 1912 por Fray Estanislao de las Cortscon misa celebrada en el sitio escogido por don Benjamín Perafán Gómez con la aprobación del Hermano Capuchino Idelfonso de Pupiales.

Más crecimiento cuantitativo que cualitativo

El crecimiento de Puerto Asís ha sido más cuantitativo que cualitativo, se ha incrementado el número de sus habitantes,la ciudad se ha expandido vertiginosamente, los establecimientos comerciales dedicados a los bienes y servicios se han multiplicado igual que las necesidades básicas insatisfechas, el desempleo, los cinturones de miseria, la pobreza, la drogadicción, la prostitución y la violencia.

Contrario a lo que parece, según los entendidos en la materia, la calidad de vida de Puerto Asís sigue siendo una de las más bajas del departamento del Putumayo y del país pues carece del servicio de acueducto y agua potable, los servicios de alcantarillado, alumbrado público y aseo son de escasa cobertura y baja calidad, las viviendas construidas en su mayoría son inadecuadas y carecen de servicios públicos básicos como el de acueducto y alcantarillado, su crecimiento ha sido desordenado, irregular, la mayoría de sus calles están destapadas y las que se han pavimentado están en mal estado, el servicio de salud y hospitalario presenta innumerables inconvenientes, la educación es de baja calidad y la inseguridad, la politiquería y la corrupción se han vuelto problemas preocupantes.

Lo arriba expuesto es lo que nos hace sostener que el “desarrollo” de Puerto Asís esta más asociado a lo cuantitativo que a lo cualitativo. Falta mucho por hacer a favor del desarrollo humano sostenible.

Lo que se puede decir de los militares colombianos

Militarmente las condiciones no han cambiado mucho desde el siglo pasado, nuestras fronteras siguenadoleciendo de protuberantes debilidades. Las comparaciones son odiosas pero en casos como éste hay que hacerlas. Si miramos a la izquierda de los ríos San Miguel y Putumayo los escasos infantes de marina están medianamente equipados para enfrentar o repeler cualquier ataque proveniente de fuerzas internas y externas, eso sí, como siempre, en lo que están sobrados nuestros soldados es en coraje y patriotismo que raya en el heroísmo. Por el contrario, si se mira hacia la margen derecha de éstos ríos se mira a un elevado número de infantes de marina fuertemente armados, entrenados y equipados con elementos apropiados para la lucha armadaen la selva amazónica.

Los soldados de la patria que vigilan las fronteras colombianas con Ecuador y Perú merecen se les trate con deferencia equiparable a la entrega, esfuerzo y sacrificio que día y noche hacen en la sobrecogedora soledad de la selva, lejos del calor y del afecto de sus seres queridos y de la comodidades que les puede brindar la ciudad.

Lo que se puede decir de los colonos

La patria debe hacer presencia en los territorios de frontera con la efectiva prestación de bienes y servicios que contribuyan a mejorar la calidad de vida de los colonos y con obras que requiere su desarrollo: educación, salud, agua potable, saneamiento básico, electrificación, vías de comunicación, transporte y telecomunicaciones.

Cuando se navega por el río Putumayo desde Puerto Asís a Puerto Leguízamo, llama la atención el marcado contraste entre la margen izquierda y la margen derecha, mientras en el lado colombiano se observan escuelas con fachadas deterioradas por la falta de mantenimiento y reparación, sombrías, casi que abandonadas y sin ninguna señal del fervor patriótico, en cambio, en la margen derecha las escuelas se observan bien pintadas, alegres, festivas y frente a cada una de ellas izada la bandera que con movimientos ondeantes anuncia la presencia altiva de la patria, mientras en la margen colombiana se observan casas sin antenas o paneles que indican la existencia de los servicios de comunicación y de energía, en la margen derecha se observan antenas para posibilitar la comunicación y paneles para generar energía solar.

La mentalidad independiente e industriosa de los asisenses

Por el dinamismo de su economía, Puerto Asís se ha ganado el calificativo o denominación de “Capital económica del Putumayo”. Como puerto fluvial, desde su fundación ha conservado una intensa actividad de embarque y desembarque de diversidad de productos provenientes de la pesca, la flora y la fauna amazónica, así como también de los sectores agrícola y pecuario, industrial y minero.

Puerto Asís ha vivido varias bonanzas: primero fue la bonanza cauchera, luego la de las maderas, las pieles, la agrícola, la petrolera y la coquera. Las bondades de su intensa actividad económica fueron formando en el asisense una mentalidad independiente e industriosa, la producción de bienes, la prestación de servicios y el comercio se constituyeron en su mayor ideal, por ésta razón, eran muy pocos los asisenses que aspiraban a vivir dependientes de un sueldo en las instituciones del Estado o mendigando un contrato de trabajo o suministro. Hoyparece que esta revirtiendo ese proceso como resultado de la crisis económica por la que atraviesa pues se puede observar como comienza a ganar terreno la politiquería, el clientelismo y la demagogia.

Importancia de los hechos históricos

Al cumplir cien años de la fundación de Puerto Asís, lo que se debe destacar no es tanto la fecha de fundación sino los hechos que han marcado el inicio de acontecimientos que han dinamizado procesos económicos y sociales que le han imprimido características peculiares a su historia, la fecha de su fundación es apenas un referente temporalde arranque del proceso colonizador.

Que bueno fuera que con motivo de los cien años de Puerto Asís, además de las felicitaciones y el jolgorio, se entregaran al servicio de los asisenses obras importantes para su desarrollo económico y social, como por ejemplo, el acueducto y el alcantarillado, la entrega de uno o dos carros recolectores de residuos sólidos, el hospital de segundo nivel, el coliseo cubierto, el centro de alta formación deportiva, la ciudadela educativa, el alumbrado público, la pavimentación de sus calles y avenidas, etc., etc.

Para finalizar, qué bueno fuera que, paralelamente a las actividades festivas, se abrieran espacios para el análisis y la discusión franca y abierta sobre lo que se ha hecho y se ha dejado de hacer, así como también para identificar las estrategias que permitan orientar y reorientar a todo un pueblo para lograr la realización de su visión de futuro.


Share This Post