Vuelve y juega el tránsito y transporte en la ciudad de Mocoa


Jaime Erazo

En gobiernos autoritarios, tradicionales, la participación ciudadana es solo un discurso demagógico porque casi siempre termina imponiéndose el falso principio de “el que manda manda así mande mal”.

A buen entendedor pocas palabras

Parece que las pocas palabras no cuentan para la administración municipal, bien porque se hace la de los oídos sordos o bien porque no parece entender o discutir las propuestas ciudadanas pues éstas no tienen eco alguno. Existe poca disposición para la concertación tan valiosa para los gobiernos democráticos.

Lo indiscutible

Es indiscutible que en un país de derecho las leyes responden a la necesidad de ordenamiento de una sociedad y que ellas establecen reglas del juego que se deben acatar y observar, es indiscutible que los gobernantes o autoridades tienen la obligación de cumplir y hacer cumplir la ley en aras de mantener el orden constitucional y legal, es indiscutible que en el caso de tránsito y transporte los ciudadanos deben acatar y observar las leyes.

La cultura de la ilegalidad

En Mocoa hace más o menos 8 o 10 años se observa una tolerancia al incumplimiento a la ley de tránsito y transporte consentida por la autoridad municipal, la demanda de su cumplimiento solo se hace de manera ocasional, sobre todo cuando la administración requiere con urgencia de algunos recursos para atender sus necesidades.

Lo discutible

La falta de continuidad o laxitud de las autoridades municipales de tránsito y transporte en hacer cumplirla ley es lo que ha generado en la ciudadanía una especie de cultura de la ilegalidad ya que un alto porcentaje de propietarios o conductores de motos no portan los elementos exigidos para su seguridad o no poseen sus papeles en regla. Ésta afirmación se puede constatar en los retenes que de pronto se hacen en la ciudad en los que se inmovilizan gran cantidad de motos por infracciones a la ley de tránsito y en los que también se puede observar a muchos conductores desesperados tratando de burlar o evitar la autoridad.

Recuperar la legalidad

La mayoría de la ciudadanía está de acuerdo que en el Municipio de Mocoa hay que volver a recuperar el orden legalmente establecido para el tránsito y transporte porque no solamente es una necesidad sino una exigencia inaplazable e ineludible pues disminuiría el número muertes o lesiones graves por accidentes, controlaría la conducción de menores de edad responsabilizando a sus padres de lo que les pueda pasar y de los daños a terceros, se acabarían los molestos y peligrosos “piques” de jóvenes motociclistas en ciertos sectores de la ciudad, impediría la peligrosa conducción en estado de embriaguez, se cuidaría de no contaminar el ambiente urbano con ruidos estridentes o con la emisión de gases, se observaría respeto por las señales de tránsito, se conduciría a velocidades indicadas, se respetaría a la autoridad y se acabarían los enfrentamientos y señalamientosentre éstas y los conductores

En una ciudad en donde el desorden ha perdurado durante tanto tiempo, pasar al orden es un proceso que tiene varios caminos a seguir, el primero, es el del autoritarismo que es el más fácil pero con un alto costo político y social, el segundo, el de la concertación que demandaría de tiempo en el que se darían pasos graduales para lograr la recuperación y que por su aceptación dejaría un alto grado de rentabilidad política y social.

Propuesta

Para lograr la recuperación del orden en el tránsito y transporte en la ciudad de Mocoa se puede llevar a cabo el siguiente procedimiento:

1.- Alistamiento o preparación para lograr el objetivo de recuperar el orden en el tránsito y transporte urbano de la ciudad de Mocoa. Durante ésta etapa se diseña la estrategia a seguir, se fijan los lineamientos, se establece el responsable o los responsables de llevar a cabo el proceso, se identifican los recursos disponibles para su ejecución, se conforman los equipos de trabajo y se prepara al personal.

2.- Difusión o anuncio intensivo de la decisión de recuperar el orden en el tránsito y transporte de la ciudad, anuncio que debe ir acompañado de las razones o motivaciones que fundamentan la decisión. La difusión se debe hacer por los medios escritos, radiales y televisivos disponibles en la ciudad.

3.- Señalización de la ciudad.

4.- Concertación con la comunidad mediante reuniones en los barrios con el apoyo de las juntas de acción comunal y asociaciones de padres de familia de las instituciones y centros educativos de la ciudad.

5. Talleres de capacitación o de actualización.

6.- Gestionar con las entidades bancarias, cooperativas o empresas particulares la financiación de crédito que facilite la compra de elementos de seguridad y adquisición del pase, seguro obligatorio y certificación de emisión de gases.

7.- Realización de retenes y de tres comparendos, los dos primeros de carácter informativos formativo y  el tercero de carácter sancionatorio. De éstos comparendos, la autoridad municipal de tránsito y transporte llevará un registro y control sistematizado. El primero es para recordar la obligación que tiene el propietario y el conductor de la moto de portar los elementos de seguridad y todos los documentos en regla, el segundo es para anunciarle que el plazo se le está acabando y el tercero para sancionarlo. Esto requiere de un tiempo prudencial que deberá ser concertado en los espacios de que se establezcan para ello.

Para finalizar, no olvidemos que solo una política concertada con la ciudadanía tiene garantía de éxito, es tiempo de que en Mocoa se avance en la gobernanza que exige una manera distinta de pensar y de actuar.


Share This Post

2 Comments - Write a Comment

  1. Hum… será que alguna vez vamos a estar como una ciudad donde se de cumplimiento y se respeten las normas de transito??

Comments are closed.