Grupo musical Kamentsá le pone su toque a la Semana Santa en Manizales


Foto : www.grupokamentsa.com/

ElTiempo.com.co

Pasión y emoción. Esos son los sentimientos que transmiten cada uno de los nueve hombres que componen el grupo musical andino Kamentsá, proveniente de Siboundoy Putumayo, cuando al son de las zampoñas, las cuerdas, los cascabeles, el toyo, el bongo y la kena interpretan con inspiración canciones a la vida y al Dios del amor, mientras se preparan para su concierto en el III Festival de Música Sacra que se realizará el miércoles en el Teatro Los Fundadores.

Ricardo, Camilo, Jesús, Orlando, Jaime, Carlos, Iván, Luis y David hacen parte del grupo que desde 1997 viene cantándole al mundo su cultura. Se han presentado en Pasto, Popayán, Cali, Bogota, Armenia y ahora por primera vez en Manizales donde brindarán un espectáculo lleno de espiritualidad, música y danzas, dedicado a Dios y a la Mamapacha.

La presentación se compone de cuatro tiempos inspirados en la cosmogonía Kamentsá en los cuales la agrupación dará una muestra al público manizaleño de las celebraciones que viven en su comunidad durante el ‘Día grande’ celebrado en Sibundoy por estas fechas.

Comenzarán con el Clestrinye o Fiesta del perdón, continuarán con la Danza de la ofrenda a la Madre Tierra y al Padre Eterno. Posteriormente harán la ceremonia ritual de sanación y protección presidida por el Taita de la comunidad y como último momento del evento, celebrarán el Eterno presente donde entregarán un repertorio musical denominado un Canto a la vida, con canciones para el Dios universal.

Kamentsá quiere compartir su propia concepción de lo espiritual, que en últimas es universal. «Dios puede tener un nombre como Jesucristo, Viracocha como le dicen en Perú o Bungbetaitá como le decimos nosotros, pero todos compartimos un mismo Dios: el del perdón y el amor», explica Jesús, licenciado en lenguas modernas e interprete de la kena.

Los integrantes del grupo Kamentsá que en su lengua significa «hombres con pensamiento propio», son en su mayoría profesionales de la Universidad de Caldas y la Universidad Nacional. Además de ser músicos orgullosos de sus tradiciones, trabajan por ofrecer a la comunidad una propuesta incluyente donde las puertas de la Casa de la conciencia y la biodiversidad, lugar donde se reúnen habitualmente, acoja a todos quienes deseen perpetuar y dignificar los valores ancestrales.

«Las puertas de esta casa siempre están abiertas para aquellas personas que quieran adelantar el proceso de trabajo que nosotros venimos haciendo: transmitir a jóvenes, adultos y niños, el pensamiento ancestral a través de la música, la cultura y el arte», manifiesta Jaime Chindoy, director de la agrupación.

Por: MARíA ISABEL MEZA VéLEZ ESPECIAL EL TIEMPO MANIZALES

Los comentarios están cerrados.