¿Qué va a vestir el papa en su gira por Colombia?

La diseñadora Mercedes Salazar, la periodista de moda Pilar Castaño y el Padre Juan David Muriel, director del Comité de Liturgia de la Conferencia Episcopal de Colombia, presentaron este martes las vestiduras litúrgicas que el Papa Francisco utilizará en las eucaristías que presidirá en su gira por Villavicencio, Cartagena, Bogotá y Medellín.

Mercedes Salazar y Pilar Castaño presentan el tejido en chaquiras confeccionado por indígenas del Putumayo que simboliza “el ojo de Dios que orienta y el camino de la vida”. El color azul representa a la Virgen María. Fotografía: Óscar Pérez
Mercedes Salazar y Pilar Castaño presentan el tejido en chaquiras confeccionado por indígenas del Putumayo que simboliza “el ojo de Dios que orienta y el camino de la vida”. El color azul representa a la Virgen María. Fotografía: Óscar Pérez

“¿Sienten a Colombia?”, preguntaba Pilar Castaño a los periodistas de la rueda de prensa mientras sostenía una de las casullas bordadas con la técnica cartagüeña que vestirá el papa Francisco durante su visita oficial al país. “Quisimos que este peregrino latinoamericano entendiera, más que nadie, lo que es llevar a sus espaldas una Colombia alegre, viva y en paz”, decía Castaño. “En cada una de estas piezas está plasmada la moda del país que tiene como única raíz la memoria manual de los artesanos”.

El Episcopado encargó a Mercedes Salazar y a Pilar Castaño la dirección creativa de los ornamentos que vestirá el Papa Francisco, creados por artesanos del Valle, La Guajira, Putumayo y Cundinamarca.

Por ejemplo la casulla, prenda exterior que usan los sacerdotes católicos durante la misa, preparada para el primer día, está decorada con un galón wayuu tejido con hilos de seda y metálicos elaborado por la artesana Iris Aguilar, quien tardó un mes en este trabajo. Según dijo al diario El Heraldo, tejer una prenda para el papa tiene un significado muy grande porque “aquí va nuestra sabiduría wayúu. En este tejido le estamos pidiendo que envíe un mensaje a nuestro pueblo, que ore por los wayuu y para que los que nos dirigen se alejen de la corrupción y las cosas que no dejan avanzar a nuestra población”.

La confección de las 250 albas, túnicas blanca, y las 250 mitras, tocados terminados en punta, que usarán los obispos fue encargada al taller de Regina Vanegas y a la comunidad de las hermanas Hijas de la iglesia, ubicadas en la Capilla del Sagrario de Bogotá. Según la hermana Evangelina antes de comenzar la costura hacían una oración en la que “ponían en las manos de Dios su actividad y la de todas las personas que trabajan para este acontecimiento que les traerá ‘la palabra’”.

Le puede interesar: Las cifras de la visita del papa Francisco.

“El sol que nace de lo alto”, dice el padre Juan David, está bordado en las mitras junto al anagrama del nombre de Jesus (IHS). El patrón de rombos en escala de azules presente en varias prendas simboliza “el ojo de Dios  que orienta y el camino de la vida”, explica Mercedes Salazar. En total se diseñaron 5 casullas para el papa con bordados de la fauna y flora colombiana, el árbol de la vida católico y de la Virgen de Chiquinquirá.

Los báculos del papa

Los tres báculos en madera de café que el papa cargará durante sus ceremonias son una donación de la Federación Nacional de Cafeteros,  quienes encargaron la hechura al carpintero Edgar Javier Díaz y al arquitecto Juan Vicente Escobar.

Díaz, tardó dos semanas torneando y lijando dos de los báculos. Él y su familia trabajan la madera desde hace más de cuarenta años en la vereda Santafé del municipio de La Cumbre, en el Valle. “Fue un orgullo muy grande ser elegido para esta tarea”, aseguró.

El tercero, llamado “Báculo de Francisco, homenaje a la vida” es una bara de 1.81cm, desarmable en seis piezas, pensado para un papa viajero. En la parte superior está labrado un globo terráqueo con pines de oro que marcan los países que ha visitado el máximo jerarca de la Iglesia Católica. Debajo se observan el sistema planetario, las constelaciones y el Trappist, “el sistema planetario descubierto recientemente por la Nasa y que, según ellos, tiene características muy similares a la tierra”, explica Escobar.

Sobre el mapa mundi se desprende una espiral que de izquierda a derecha cuenta el origen de la vida en la tierra. La elaboración de esta pieza de madera con herrajes de bronce tardó dos meses y, de acuerdo con Escobar, “fue muy difícil conseguir la madera. La sacamos de un árbol muy grade en el monte de una hacienda en el viejo Caldas”.

Tanto a Díaz como a Escobar les gustaría ver al papa Francisco celebrar nuevamente una liturgia con los báculos, más allá de Colombia, o que sean conservados en la colección del Vaticano.

Fuente : ElEspectador


Share This Post