Tres sillas

Por. John Montilla

Estábamos en las primeras semanas de inicio de año escolar,  periodo en el cual es normal, el movimiento de nuevos estudiantes; por lo general unos llegan y otros se van. Esta es una de las cosas maravillosas de la profesión docente siempre hay  personas especiales  por conocer y hecho memorables de recordar, he aquí uno de ellos.

La clase de inglés había comenzado hacía  más de quince minutos, cuando un joven, llegó hasta la puerta del salón y me llamó. Yo fui a atenderlo y él en pocas palabras me dijo, que era nuevo en el colegio, que ya había hablado con los directivos y   había sido asignado a ese grupo, y me pedía que le permitiera entrar.

Por supuesto que le dije que sí; pero una cosa maluca al comienzo de año es el déficit de mobiliario para los estudiantes; generalmente no hay suficientes mesas y sillas  disponibles para ellos. Le hice saber eso: “Pasa y te acomodas en lo que encuentres por ahora, luego vemos que se hace.”

El joven entro al aula, saludó de forma cordial al grupo; algunas voces dijeron que en la parte de atrás del salón había unas sillas libres. El chico fue hasta allá y esto fue lo que se encontró:

Había tres sillas disponibles pero ninguna estaba completa: a una le faltaba el asiento, a otra le faltaba la mesa y  a la tercera le faltaba el espaldar. El joven más que molesto, estaba perplejo y no sabía si  enojarse o echarse  a reír; por supuesto que el resto del grupo no pudo reprimir una carcajada  al percatarse del hecho, la clase se fue al traste. Mientras el recién llegado, me dijo: “Profe, yo mejor voy a hablar con el coordinador para que me colabore”. Y de forma tranquila se retiró del salón”.

Es una pena que nuestros estudiantes tengan que pasar a veces por este tipo de circunstancias.

Postdata:  ¿Usted amigo lector cual de las tres sillas elegiría ?

John Montilla. Texto e imágenes.

http://jmontideas.blogspot.com.co/2017/06/tres-sillas.html


Share This Post