Hechos concretos para la construcción de confianza en los territorios

Prosperidad Social a través de la Dirección de Gestión Territorial ha invertido más de $81 mil millones con el programa Sembrando Paz. · Implementados 674 proyectos de asistencia comunitaria, obras de pequeña y mediana infraestructura, y generación de ingresos. · Se llevaron proyectos a 2164 territorios de 96 municipios, ubicados en 17 departamentos del país.

unnamedMañana 10 de noviembre en el Hotel Tequendama de Bogotá, se llevará a cabo el conversatorio “Hechos concretos para la construcción de confianza”, el cual se realiza en el marco del Programa Sembrando Paz,  liderado por Prosperidad Social a través de la Dirección de Gestión Territorial.

En este escenario se busca evidenciar el proceso de transformación de los territorios, teniendo como eje la construcción de confianza entre el Estado y las comunidades, a partir de los resultados obtenidos en la implementación del Programa de Respuesta Rápida, actualmente denominado “Sembrando Paz”.

Este programa fue creado para promover la construcción de confianza en zonas que durante años han sido vulneradas por el flagelo del conflicto, llevando soluciones inmediatas a las necesidades, previamente identificadas y priorizadas por las comunidades, quienes hacen parte fundamental en la ejecución y seguimiento de los mismos.

Por tal motivo, Prosperidad Social por medio de la Dirección de Gestión Territorial, desde 2012 ha invertido más de $81 mil millones en 674 proyectos de asistencia comunitaria, obras de pequeña y mediana infraestructura, y generación de ingresos que se han implementado en 2164 territorios de 96 municipios, ubicados en 17 departamentos del país.

“Lo más positivo de todo este proceso, ha sido lo participativo y la oportunidad de ser escuchado”,  expresó en 2012, Osman García López de la Junta de Acción Comunal de la vereda La Lealtad de Vista Hermosa en el Meta, acerca del proceso de identificación de proyectos, que se realizó  en todas las regiones de manera coordinada con los gobiernos departamentales y locales, pero principalmente, escuchando la voz de las comunidades.

Es así como se ha trabajado de la mano con las comunidades para llevar a los territorios maquinaria para el mejoramiento de vías terciarias; dotaciones a  instituciones educativas, bibliotecas públicas, casas de la cultura,  puestos de salud y centros comunitarios; y fortalecimiento a concejos municipales, resguardos indígenas, emisoras comunitarias, juntas de acción comunal, comisarías de familia y escuelas de formación deportiva, entre otros.

Igualmente, se ha brindado apoyo al desarrollo productivo de asociaciones de productores y comunidades organizadas; y acompañamiento a la gestión de las alcaldías locales, con la dotación de equipos para sus oficinas y personal técnico; así como la realización de estudios y diseños para el mejoramiento de la infraestructura en las regiones.

Son los campesinos, representantes de las juntas, asociaciones comunitarias, productores,  alcaldes, gobernadores; y funcionarios de las entidades territoriales, academia y gremios, quienes han aportado al sueño de generar las condiciones necesarias para que los colombianos puedan gozar libremente de sus derechos y mejorar las condiciones de vida en las zonas, en donde a causa del conflicto, la presencia del Estado había sido débil.

“Si miramos a esta región hace 10 años, daba  miedo salir de nuestras casas después de las 6 de la tarde, hoy en día se puede caminar sin inconveniente; se ha logrado pacificar, que la gente  confíe, que haya seguridad ciudadana y sobre todo, he notado que la gente volvió a tener confianza en las entidades y en esos planes de Gobierno”, Luis Ospina, director de la emisora comunitaria Rioblanco Estéreo, del departamento de Tolima.

El programa también contempla un componente de fortalecimiento organizacional y acompañamiento comunitario, mediante el cual se han vinculado a 1094 organizaciones, entre las que se destacan juntas de acción comunal, asociaciones de padres de familia, resguardos indígenas, asociaciones de mujeres, juntas de hogares juveniles, asociaciones de productores, entre otras.

A partir de diagnósticos participativos que las comunidades definen utilizando un Índice de Capacidades Organizacionales – ICO, se han formulado planes de mejoramiento e Iniciativas con Balance Positivo que buscan generar valor agregado a los proyectos que se entregan en los territorios y sumar el aporte de las comunidades, las autoridades locales, la empresa privada y los aliados estratégicos.

unnamed-1En este sentido, Yanet Meneses, integrante del comité de veedurías de la vereda El Tigre, municipio de Valle del Guamuez (Putumayo) comentó que: “Además del acondicionamiento de la caseta comunal y la dotación, también se hizo un fortalecimiento a la organización comunitaria, en liderazgo, normatividad, gestión y resolución de conflictos; que nos permitió reflexionar sobre la paz y cómo solucionar los conflictos dentro de la comunidad. También aprendimos que la paz empieza en cada uno de nosotros, en nuestra familia y luego en nuestra comunidad”.

Es importante mencionar que el programa Sembrando Paz sienta las bases para la nueva estrategia que propone el Gobierno Nacional con miras hacia el posconflicto, con el objetivo de favorecer la generación de la confianza ciudadana en la paz y el Estado.

Los asistentes al conversatorio podrán conocer de primera mano las experiencias del programa Sembrando Paz desde la perspectiva de las comunidades, los alcaldes, las organizaciones, las instituciones y los aliados que aportan hechos concretos que contribuyen con la construcción de confianza.

Comentarios en Facebook

Comentarios

Powered by Facebook Comments

Debe ingresar para enviar un comentario Ingresar