La Terra Preta, un suelo amazónico de origen humano

·         El hombre ha habitado la Amazonia por más de 10 mil años

Foto 1: Comunidad Nonuya de Peña Roja, Medio Caquetá. Clara Peña - Instituto SINCHI
Foto 1: Comunidad Nonuya de Peña Roja, Medio Caquetá. Clara Peña – Instituto SINCHI

Por lo general, la imagen que se tiene de la Amazonia es la de un ecosistema casi intacto, donde predomina un bosque denso y biodiverso bañado por ríos, en el que el hombre ha tenido poca intervención. De hecho la presencia del ser humano en la Amazonia se asocia en forma negativa con deforestación, pérdida de la biodiversidad  y cambio climático.

Lo que pocos conocen es que la Amazonia ha sido habitada por el hombre por más de 10 mil años. En un comienzo se creía que en ella habían habitado comunidades pequeñas poco desarrolladas, con modos de vida muy sencillos y casi primitivos. Hoy se sabe que la historia de la región es diferente.

Justo antes del descubrimiento de América, la región Amazónica albergaba más de 4 millones de personas. Algunos investigadores incluso afirman que pudieron ser 10 millones de habitantes que vivían en poblados de miles de personas con desarrollos sociales complejos. Ellos, al igual que las comunidades prehispánicas que colonizaron los Andes, también transformaron su entorno. Sin embargo, por la ausencia de piedra en la Amazonia, no dejaron evidencia de pirámides o cuidadelas como lo hicieron los Incas, pero si otras evidencias: las denominadas Terras Pretas.

Las Terras Pretas, por su nombre en portugués, son parches de tierra negra que aparecen en diversos lugares de la selva amazónica como islas de tierra fértil entre los suelos ácidos de baja fertilidad, que caracterizan la región. Se han reportado en la Amazonia brasileña, boliviana, peruana, venezolana y colombiana.

Estos suelos fueron hechos por comunidades precolombinas amazónicas hace 2.000 a 500 años. Se sabe que su origen es antrópico, es decir humano, porque en condiciones de alta humedad y temperatura como las que caracterizan a la Amazonia, no es posible de manera natural acumular nutrientes en las cantidades y volúmenes que caracterizan estas tierras.

Las Terras Pretas suelen ser parches de casi 4 hectáreas con altos contenidos de nutrientes, en especial de fósforo que suele ser el elemento más escaso en los suelos amazónicos y el principal limitante para la agricultura en la región. Mientras un suelo amazónico sin transformar tiene entre 5 y 15 partes por millón de fósforo disponible, lasTerras Pretas pueden tener más de 100 partes por millón.

Adicional a su color negro y su mayor fertilidad, en ellas es común encontrar trozos de cerámicas, hachas de piedra y puntas de lanza, que son elementos humanos inconfundibles. Por ello, hoy no hay duda que estos suelos fueron hechos por el hombre.

Lo que aún no es claro es cómo estos suelos fueron transformados y cómo es posible que después de 500 años expuestos a las frecuentes lluvias y procesos de erosión, típicos de un clima húmedo tropical, aún sean fértiles.

El Instituto SINCHI es pionero en Colombia en realizar investigaciones en Terras Pretas para entender más su potencial de uso y los procesos que llevaron a estabilizar los nutrientes en suelos ácidos con baja capacidad de fijación. Suelos más fértiles en zonas tropicales cálidas y húmedas representan una mejor agricultura, una menor deforestación, una menor emisión de CO2 y una mayor seguridad alimentaria para la población.

Foto 2: Comunidad Andoke de Aduche, Medio Caquetá. Clara Peña - Instituto SINCHI
Foto 2: Comunidad Andoke de Aduche, Medio Caquetá. Clara Peña – Instituto SINCHI

Aunque las actuales comunidades indígenas que habitan zonas donde hay presencia de Terras Pretas, reconocen estos suelos como particulares y los asocian con sitios de antiguos asentamientos indígenas densamente poblados, no reconocen a sus ancestros directos como los creadores de estos suelos, ni relacionan alguna práctica ancestral con su creación, pero reconocen que pudieron ser importantes en la domesticación de especies amazónicas como la yuca, y en la seguridad alimentaria de las antiguas sociedades.

Se sabe que la creación de las Terras Pretas fue mediada por el hombre, pero no hay evidencia que haya sido una transformación consiente e intencional, sino algo producto de las actividades cotidianas de éste, y potencializado en el lugar por organismos del medio y condiciones medioambientales locales. Por eso la investigación del Instituto Amazónico de Investigaciones Científicas SINCHI se ha centrado en el estudio de los suelos, más que en las prácticas indígenas actuales como antiguas tecnologías que pudieran haber dado origen a estos suelos.

También se identificó que se tuvo que acumular mucha materia orgánica, que en poblaciones numerosas pudo ocurrir a partir del manejo de la basura que producían, pero esta debió estar sometida a la acción de hongos y bacterias del suelo. Por ello, una de las teorías es que poblaciones microbiológicas específicas en estos suelos pudieron lograr la estabilización que hoy se registra. Los pocos trabajos realizados hasta ahora son contrastantes y no proveen suficiente información para afirmar que comunidades particulares de microorganismos pudieran ser los responsables de una degradación lenta y particular de la materia orgánica.

La gran cantidad de carbón de las Terras Pretas que le dan su color negro, es otro factor que ha sido considerado con relación a la estabilidad de su fertilidad. Hasta ahora se desconoce el tipo de material quemado y la técnica que generó este tipo de carbón.

La Amazonia también es rica en fauna, pero no se sabe qué tan importante fue el papel de los insectos y las lombrices del suelo en estos procesos de transformación, se sabe que algunas especies pueden ingerir materia orgánica adherida al suelo. Luego en sus estómagos, comunidades de microorganismos específicos transforman este suelo en partículas ricas en sustancias húmicas, que son formas de materia orgánica más estables a la degradación y que pueden además formar agregados que previenen la materia orgánica de la descomposición.

Aún falta mucho para entender cómo se creó la Terra Preta, pero sin duda constituye un nuevo suelo con condiciones únicas que sin la presencia del hombre no habría existido en la Amazonia.

Foto 2: Comunidad Andoke de Aduche, Medio Caquetá. Clara Peña – Instituto SINCHI

Comentarios en Facebook

Comentarios

Powered by Facebook Comments

Debe ingresar para enviar un comentario Ingresar