El Putumayo y la incongruencia en el discurso en La Habana

CHBKMs2XEAETxhq.jpg large
Foto : Twitter

Ante el mas reciente evento de daño al poco ambiente -debido a que ya no nos queda medio, sino menos de un cuarto- en el Putumayo, por el derrame indiscriminado de miles y miles de galones de crudo, que vuelven y afectan a las grandes multinacionales, como las petroleras, pero tambien afectan a aquellas personas que día a día se levantan a laborar en las lejanas tierras del Putumayo para lograr su sustento con lo que les da el campo y que ahora no saben que hacer por que sus fértiles tierras y aguas se ven contaminadas por la maldad de unas personas que se hacen llamar los defensores del pueblo y del medio ambiente; es ahí, cuando al ver la indiferencia de parte y parte de los que se sientan en La Habana a negociar la tan anhelada paz, de los grandes medios de comunicación, que solo toman en cuenta al Putumayo por unos días, mientras pasa la fiebre de la noticia, de los guerreristas que quieren la paz a punta de bala y de los que defienden a los defensores del pueblo y del medio ambiente, como los micos de la caricatura “no oyen, no miran, no dicen nada”. Es ahi, cuando con tristeza, rabia e impotencia, pero con cabeza fría comienzo a escribir esta …

Edinson Romaña, en su mas reciente declaración en web – Paz; pero con justicia social (http://www.pazfarc-ep.org/index.php/blog/2740-paz-pero-con-justicia-social), del 29 de mayo de 2015, entre otras palabras dice “… ¿quiénes son los que cuidan el medio ambiente, el oxígeno, los recursos hídricos? Pues son los indígenas, los afro y los campesino; si los siguen desplazando de sus territorios por medio de la guerra, ¿dónde vamos a parar?“.

Claramente se vislumbra la incongruencia en su discurso con respecto a las acciones bélicas que ya son constantes en esta región – que hace parte del pulmón del mundo-, y que afectan primordialmente a las bases que pretenden defender, como son los indígenas y campesinos, que al verse afectados por los daños ocasionados por estos derrames indiscriminados – daños colaterales, como a veces los denominan en la Habana – son los primeros en abandonar sus tierras, debido a que sus tierras, sus aguas, se ven afectadas por la mancha de petroleo o el fuego que abraza sus cultivos y casas cuando se ven afectadas por las explosiones e incendios consecuentes, luego de los atentados a los oleoductos que pasan por frente a sus casas.

Yo creo que ya es hora de que sean consecuentes con el discurso que plantean, hay que empezar a demostrar, que de verdad, si estan interesados en los indígenas, en los campesinos, en los desplazados por esta guerra fraticida, que lleva mas de 60 años azotando nuestra Colombia y con mayor fuerza en estos últimos años en nuestra región.

Es hora que comiencen a demostrar que en serio quieren la paz, que su discurso sea congruente, que cesen las acciones bélicas en las cuales se pueda afectar a la población civil y al medio ambiente.

Ya para terminar, me asalta una duda, si es cierto que los que estan en La Habana quieren la paz y evitar al máximo las afectaciones a la población civil y al medio ambiente, entonces, sus órdenes no estan llegando a las bases de la organización subversiva? o si estan llegando estos preceptos, no los estan cumpliendo, o los cumplen, pero no tienen en cuenta los daños colaterales.

Luis Carlos Chamorro Burbano

Director – MiPutumayo.com.co

 

Share This Post