Tres requisitos para hacer política

Ricardo Solarte Ojeda @ricardosolarte
Ricardo Solarte Ojeda
@ricardosolarte

El voto de opinión ha brillado por su ausencia en el Putumayo, pues ante la falta de líderes con ideologías y programas de gobierno que enamoren a sus electores, la gran mayoría de los elegidos llegan a los cargos públicos por motivos diferentes al deber ser. Con un amigo llegamos a la conclusión de que quienes hacen política deberían cumplir, al menos, con estos tres aspectos fundamentales:

1.       Tener su vida económica resuelta: Esto implicaría tener un buen ingreso económico propio y de su pareja. Que tengan un capital que los ayude a seguir viviendo si no ganan las elecciones, aun habiendo invertido una gran suma de dinero en la campaña. Esta es una manera de garantizar que quienes hacen política lo hacen por vocación hacia lo público, y no porque no tienen otra manera de ganarse la vida. Cuando no se cumple con esta premisa el candidato ya no es tan confiable.
politica1
2.       Que tenga las credenciales para el cargo al que aspira: La preparación académica es clave, más aún en estos tiempos cuando la administración pública cada vez exige un mayor grado de conocimiento. Y ojo, la academia no es un lujo exclusivo de las familias más adineradas, los pobres también tienen acceso a ella. Así lo ha sido siempre, un ejemplo de ello es aquel joven humilde de finales de siglo pasado llamado Marco Fidel Suárez, hijo de una humilde lavandera, quien siempre se destacó por su inteligencia desde niño y eso lo llevó a ser Presidente de la República. Como mínimo su candidato debería tener una especialización y una maestría. Eso le da una visión mucho más amplia del mundo y de lo público.
3.       Coherencia en el discurso: Es lo que se define como la sincronía entre el pensar, el decir y el hacer. Quienes son coherentes son personas de fiar pues se sabe que su línea es una sola y que actuarán de acuerdo con ella ante cualquier aspecto que se le presente, sin importar las consecuencias políticas que eso le traiga.  Un ejemplo de coherencia es el representante Rivera Flórez: es un liberal y como tal ha defendido causas como la del matrimonio homosexual, sin importar qué tan rentable, electoralmente hablando, sea esta postura. De hecho, hace poco fue criticado por el obispo del Putumayo por su apoyo al matrimonio gay, a quien le respondió: “los habitantes de mi departamento conocen mis posiciones y no es la primera vez que me reprochan, eso me inquieta pero no me desvela, cuando denuncié DMG se me vino el mundo encima en Putumayo, incluso, mi familia tuvo que salir del departamento algunos meses”. Decir que las críticas de la región, donde se supone tiene su caudal político para el Senado, le inquieta pero no le desvela suena desafiante para algunos, pero seductor para quienes premiamos la coherencia en el discurso.
Espero que me  aporten otras condiciones que deben tener los candidatos que se postulan a los distintos cargos en las próximas contiendas electorales.
— 
Ricardo Solarte Ojeda
Periodista especializado en Economía y Negocios
Seguir a Ricardo Solarte en
Twitter: www.twitter.com/ricardosolarte

Share This Post

11 Comments - Write a Comment

  1. Tres requisitos para una eficaz pesca de votos
    Hay que tener en cuenta que la política es el resultado de una relación social, por consiguiente nos encontramos ante una relación de poder entre dos o más individuos. En este caso la política se encuentra dentro del campo electoral-representativo, y de esta forma nos encontramos ante una dualidad de sujetos que son los representantes y representados. Sin embargo para que esta relación se dé de forma equilibrada o se acerque ante una posible representación "real", los dos sujetos deben ser conscientes del juego de poder en el que se van adentrar y estar ante un potencial igual dad de condiciones.
    En este caso, su escrito solo se acerca ante el papel demagógico que debe realizar el posible representante, esto con el fin de ser elegido; y de ninguna manera menciona el papel que juega el otro sujeto. Es entonces que nos encontramos ante una desigualdad que no permite llevar a cabo una buena representación.
    ¿Cómo se puede pensar que alguien que no tiene satisfechas sus necesidades básicas puede elegir libremente?, ¿A caso este no terminará vendiendo su voto al mejor postor? Pues es este el momento indicado para el posible representante haga uso de la mejor forma de los requisitos de los cuales usted menciona. En Conclusión, una relación de poder desigual, predice una crisis de representación, o mejor una relación de explotación del otro.

  2. · Edit

    El primer punto me parece un tanto excluyente, aunque, desafortunadamente, vemos a la mayoría llegar al cargo a resolver o mejorar su condición económica. Por lo demás, comparto plenamente el sano criterio expresado en este articulo, incluida la referencia al personaje. El debate político en este departamento debe ser menos subjetivo, respetuoso y generoso, capaz de reconocer lo bueno así como criticamos lo malo. Por encima de las diferencias políticas o de cualquier índole, lo más importante es EL PUTUMAYO.

    1. Dr. Agustín usted dice “ Por lo demás, comparto plenamente el sano criterio expresado en este articulo, incluida la referencia al personaje”, cree usted que el personaje mencionado es un buen punto de referencia?

  3. Me gusta leer a este columnista por su claridad. Para honrar su texto, quisiera ver si funciona su modelo de las condiciones que se requieren para hacer política. Ricardo propone tres condiciones: 1) Patrimonio, 2) Formación y 3) Coherencia.
    Veamos si ese modelo funciona en el caso de Andrés Felipe Arias:

    1. Patrimonio: pertenece a una familia muy adinerada de Medellín, 2) Formación: estudió el bachillerato en el Columbus School (Medellín), Economía en la Universidad de los Andes (Bogotá) e hizo un doctorado (Ph.D.) en Economía en la Universidad de California (UCLA), 3) Coherencia: Por su origen familiar y por su formación académica, Arias es un hombre de ideas neoliberales, gran defensor del capital y soberbio con los trabajadores. Sin pelos en la lengua para hacer lo que dice y lo que piensa. Todas sus declaraciones durante el caso Carimagua son coherentes con el neoliberalismo más puro y salvaje, y bien podrían consignarse en un catecismo fascista.

    Andrés Felipe Arias sale incólume y airoso de su paseo por el modelo de Ricardo. Tiene patrimonio, tiene formación y es muy coherente. ¿Bueno, pero entonces por qué está enchirolado? Él hizo en el Ministerio de Agricultura lo que pensaba, lo que había aprendido en la universidad de los Andes y en California: defender a los empresarios y creer que sólo ellos pueden promover la producción y la competitividad. Eso lo hizo en el caso Carimagua y luego en su programa estrella Agro Ingreso Seguro. ¿Y entonces por qué la Procuraduría lo destituyó y lo inhabilitó para ejercer cargos públicos por 16 años, y por qué la Fiscalía General de la Nación le imputó cargos por peculado y celebración de contratos sin el lleno de los requisitos legales?

    A mi modo de ver Andrés Felipe Arias no estaba conectado con la realidad de una Colombia estragada por una violencia de más de 50 años, llena de desplazados, de víctimas y de pobreza extrema. Llegó al Ministerio de Agricultura a aplicar la cartilla neoliberal, con un olvido olímpico y cínico de los pobres del campo y una preferencia descarada por los ricos del Magdalena y del Valle. Perdió la conexión con la realidad, y esta, amigo Ricardo, debe ser otra de las condiciones de tu modelo. Un buen político nunca puede desconectarse de su contexto, de su entorno, porque éste termina por arrollarlo.

    Veamos si el parlamentario Guillermo Rivera pasa la prueba de Ricardo: 1) Patrimonio: pertenece a una de las familias más ricas de Mocoa, 2) Formación: estudió Derecho en la universidad Externado de Colombia, 3) Coherencia: es coherente en Bogotá con la filosofía, el programa y la agenda nacional del liberalismo, y es uno de los parlamentarios más activos en la defensa de esa agenda nacional.

    En el Putumayo no critican a Rivera por su desempeño en Bogotá, sino por su desempeño en el Putumayo. Se dice que por enfrascarse en la agenda nacional del liberalismo se desconectó del Putumayo y dejó esto en manos de una familia uribista y de un patán sin carisma. Se dice que su preferencia por esa familia se debía a que le financiaba las campañas. Se dice que para mantener su hegemonía política dentro del partido persiguió a muchos líderes emergentes. Se dice que infringió los principios y los estatutos del Partido Liberal cuando impidió la celebración de consultas para la selección de los candidatos. Se dice que ejerce un liderazgo elitista desligado de los líderes de base y de sus electores. Y muchos más se dicen.

    De manera que Rivera no pasa el punto 3 ni mucho menos el de la conexión con el entorno. Es un liberal coherente en Bogotá, pero en el Putumayo es un aristócrata con episodios autocráticos. Parece que hoy se ha conectado con el Putumayo y con el sentimiento regionalista, ¿pero quién asegura que esas no son sólo artimañas electorales?

    1. Que buena reflexión Olimpo. Y qué claridad. Gracias por aportar a este debate. Bienvenido entonces el cuarto requisito para hacer política: la conexión con la realidad de sus electores.

  4. y no solo eso, tambien hay que tener en cuenta la lucha que ha liderado por la restitucion de tierras y la defensa de derechos humanos, pero tampoco hay que desconocer que los liberales en el putumayo se han caracterizado por ser muy sectarios y no permitir que personas de otros partidos tengan oportunidades y esto tambien se lo debemos a el.

  5. ricardo, te felicito, estos comentarios no ofenden anadie, son constructivos y deberíamos ponerlos en practica todos sería la salvación de nuestro putumayo candidatos de esta categoria.

  6. ricardo, te felicito, estos comentarios no ofenden anadie, son constructivos y deberíamos ponerlos en practica todos sería la salvación de nuestro putumayo candidatos de esta categoria.

  7. Francisco y Jairo, no se trata de hacerle campaña al representante Rivera. No tengo ningún interés en hacerlo. El mensaje de fondo que quiero transmitir es el de los tres aspectos fundamentales. El ejemplo se podría obviar.

  8. Su escrito estaba bien enfocado en los dos primeros puntos, pero cuando leo el tercer punto y me doy cuenta de lo que hace es campaña por Rivera…………no lo leí mas…..

    1. Totalmente de acuerdo Pachito… le daria el titulo de "tres requisitos para hacer politiqueria", por que segun el autor se debe tener recursos economicos para ser confiable y tener estudios de posgrado para tener una vision amplia del mundo y de lo publico….

Comments are closed.