Si el docente esta protestando…algo grave en la educación esta sucediendo

Jaime Erazo

Mocoa, 3 de mayo de 2012 

Si el docente en las instituciones educativas, en la calle o en la plaza pública esta protestando es porque algo grave esta sucediendo en el sistema educativo del Putumayo, ya sea porque los afecta a ellos directamente o porque también afecta a los estudiantes, al personal administrativo de la educación, a los padres de familia y a la sociedad en general.

La problemática que afecta al sector educativo institucionalizado del departamento del Putumayo es supremamente compleja y, consecuentemente, su solución demanda la intervención de múltiples actores institucionales, económicos, políticos y sociales.

Algunos efectos de la problemática educativa

La problemática que afecta a los docentes, administrativos de la educación y a los estudiantes es suficientemente conocida, mas no así la que afecta a los padres de familia y a la sociedad en general como consecuencia de la misma. Veamos:

Sobre los padres de familia —también miembros de la comunidad educativa—, recae todo el peso psicológico, afectivo, económico y social de la problemática del sistema educativo institucionalizado, son muy elevados los costos que tienen que asumir por la angustia y preocupación que año tras año tienen que vivir por la dificultad o la imposibilidad de que sus hijos accedan al servicio educativo o permanezcan en el con estándares de calidad y suficiencia. Incluso, produce confusión por la hábil manipulación que se hace desde las instituciones con la ayuda de algunos comunicadores en los medios de comunicación

Finalmente, la problemática de la educación se revierte en la sociedad que tiene que soportar la aparición y proliferación de grupos de delincuencia juvenil, prostitución, embarazos tempranos, adicción a los juegos electrónicos, alcohol y psicoactivos perjudiciales para la salud individual, familiar y social, vagabundería y hasta el chantaje emocional.

Las vías de hecho

Parece que los paros, las marchas, las manifestaciones y la protesta pública se han convertido en medios de presión más efectivos que las vías de derecho a las que tienen que recurrir los docentes, los alumnos, los administrativos de la educación y los padres de familia para ser escuchados y atendidos en sus demandas educativas. Cuantos oficios, cuantas solicitudes, cuanto papeleo e idas y venires perdidos por los sindicatos de docentes y administrativos y juntas de estudiantes y padres de familia ante unas instancias ineficientes e ineficaces, paquidérmicas, que solo se mueven cuando se revienta el encono y los incomoda.

Al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios

Sin temor a críticas provenientes de sectores retrógrados hay que destacar la valerosa actitud asumida por el Gobernador del Putumayo, Arquitecto Jimmy Díaz Burbano, en relación con la problemática educativa del departamento. Primero, fue honesto al reconocer la imposibilidad económica y financiera del departamento para atender las necesidades y exigencias del sistema educativo y, segundo, tuvo el valor de expresarle públicamente al gobierno nacional la responsabilidad que tiene en la crisis por la que atraviesa la educación en el departamento del Putumayo. Actitudes de gobernantes como ésta son las que en realidad marcan la diferencia y requieren del apoyo de todos los putumayenses sin distinción de ninguna naturaleza.

Aunque falta avanzar mucho más para superar las posturas inmaduras, sectarias y retardatarias que tanto daño le han hecho al Putumayo y a sus gentes, se espera que se siga avanzando en lograr consenso regional en torno a objetivos y metas comunes.

Evolución de la lucha de los educadores putumayenses

Respondiendo a la necesidad de resolver problemas educativos estructurales, a los que desde hace varios años —por pésima administración de los recursos y limitaciones presupuestales muy conocidas, por politiquería y por corrupción— no se les ha dado solución desde lo local y regional, ha motivado para que la lucha de los educadores putumayenses pase de ser puntual a ser general con un alto contenido político e ideológico.

También se observa que en sus luchas y movilizaciones, los educadores han logrado avanzar en la realización de importantes alianzas estratégicas con el sector estudiantil, los padres de familia y la sociedad en general.

La fortaleza de los educadores radica en la defensa de sus intereses gremiales y en su organización en la cual, los miembros de las juntas directivas y líderes locales y regionales adquieren la formación política e ideológica y experiencia para conducir y convocar. El gremio de los educadores es uno de los más fuertes del país, posee un gran número de afiliados, una dirigencia preparada con poder de convocatoria y disponibilidad de recursos para sostener su lucha. Su poder se puede evidenciar cuando paralizan actividades educativas.

Pero como tiene fortalezas también tiene debilidades, u de ellas se puede evidenciar en la articulación con las organizaciones de estudiantes y padres de familia con las que muchas veces chocan por desacuerdos e intereses.

Justa lucha

Las demandas y solicitudes hechas por la Asociación de Educadores del Putumayo, el Comité Pro Defensa de la Educación y de los Comités Estudiantiles del Putumayo dejan ver con claridad que su lucha es justa y que las medidas de hecho, como la toma pacífica de las instalaciones de la Secretaría Departamental de Educación, son decisiones que se tomaron como resultado de la postura indiferente de unos gobernantes y una dirigencia que vive más preocupada por mantener y servir a su clientela política y su mezquino poder parroquial que por servir efectivamente a los intereses de toda una sociedad.

La unión hace la fuerza

Parece que por fin se esta entendiendo que la solución a problemas estructurales del departamento del Putumayo solo podrán superarse o solucionarse con la participación de los gobernantes y los miembros de las corporaciones de las entidades territoriales, de los funcionarios de las entidades oficiales, de la empresa privada, de las organizaciones no gubernamentales y de la sociedad civil.

El Putumayo entero esta confiado en que de la Mesa convocada por la Ministra de Educación resulten decisiones que permitan superar la crisis por la que atraviesa la educación en el departamento del Putumayo ya que en ella tendrán asiento el Ministerio de Educación, el Ministerio de Hacienda, el Departamento Nacional de Planeación, la Dirección General de Regalías, el Gobierno Departamental, la Secretaría de Educación (actualmente intervenida por el Ministerio de Educación), dos representantes de la Asociación de Rectores del Departamento del Putumayo, dos representantes del Comité Pro Defensa de la Educación del Putumayo y dos representantes de los Comités Estudiantiles del Putumayo.

Comentarios en Facebook

Comentarios

Powered by Facebook Comments

Debe ingresar para enviar un comentario Ingresar