Sena desarrolla 11 plantas extractoras de aceites esenciales

larepublica.com.co

Aprovechar al máximo la biodiversidad de plantas que existen en el país y al mismo tiempo generar oportunidades de negocio y empleo es el objetivo del Sena, que puso en marcha 11 plantas extractoras de aceites esenciales.

De esta manera, busca crear un mercado nacional e internacional para estos productos naturales.

Los equipos, que requirieron de cuatro años de investigación y desarrollo de parte de tres instructores y recursos por 150 mil millones de pesos, están ubicados en el Amazonas, Putumayo, Caquetá, Guainía, Guaviare, Vaupés, Córdoba, Huila y Antioquia, regiones que concentran una alta variedad de plantas útiles para este tipo de procesos.

Según una de las instructoras involucradas en el proceso, Martha Lucía Hernández, Colombia tiene un potencial importante en el contexto mundial, por lo que sería probable ganar un espacio en el comercio internacional de aceites esenciales.

“Sabemos que en Alemania, Francia, China y Japón tienen interés en este tipo de productos, incluso, ya hemos enviado algunas muestras al extranjero y nos dieron su aprobación, por lo que las posibilidades son enormes”, explicó Hernández, quien agregó que en total, en el país existen unas 50 mil clases de plantas aptas para este tipo de proceso.

Es por eso que entre hojas, tallos, raíces y frutos de naranja, mandarina, menta, romero, tomillo, comino, crespo, pino, laurel, aguacate, soya, macadamia, ñame, amaranto, cúrcuma, achiote, altamisa, cedro negro, gardenia, guayacán y mano de tigre, las poblaciones de estos departamentos han encontrado un sustento y la posibilidad de consolidar empresas sostenibles en el tiempo, pues se trata de una materia prima no maderable, lo que permite su regeneración.

“Lo importante de todo esto es que podemos crear nuevas oportunidades de negocios y de ingresos pero con la premisa del cuidado del medio ambiente, pues para producir un aceite no necesitamos tumbar un árbol, simplemente usar sus hojas”, dijo la instructora.

Los planes

Entre los objetivos planteados para este proyecto está el desarrollo de unas 100 plantas similares, “con las cuales se podrá crear una red de producción grande con la que se pueda competir en el exterior”, dijo Martha Hernández.

En ese sentido, se tiene previsto terminar el año con un poco más de la mitad de las plantas previstas, y el restante estará listo para dentro de un año, es decir, para finales de 2011.

“A medida que hemos ido conociendo el mercado hemos descubierto que algunos aceites pueden ser muy apreciados, a tal punto que algunos compradores estarían dispuestos a pagar entre 18 y 25 millones de pesos por extractos como el del aserrín, que es comprado a 50 pesos el kilo”.

Contribuye a la sustitución de cultivos ilícitos

Para operar una de estas plantas, compuestas por tres partes (calderín, tanque de extracción y condensador), las personas no requieren de una preparación académica específica, por lo que se presta para que sean utilizadas por poblaciones alejadas, que comúnmente no tienen formación. “Con este proyecto se tiene una opción de negocio diferente que puede contribuir a la sustitución de cultivos ilícitos, pues la gente solo tiene que organizarse y empezar a trabajar en un negocio rentable”, dijo la instructora Martha Hernández.

Share This Post