Beber yagé o ayahuasca: ¿qué tan segura es esta práctica ancestral?

Publimayo

ElColombiano – El caso de una mujer extranjera de 73 años que falleció al ingerir yagé abrió la discusión de si esta bebida ancestral es segura.

El caso de Turney Patricia Gail, una mujer extranjera de 73 años que residía en el barrio El Poblado y falleció en Barbosa luego de beber yagé puso en debate la seguridad de esta práctica ancestral que proviene de culturas indígenas, específicamente de la región del Putumayo.

El registro de los acontecimientos indicaron que la mujer ingirió esta bebida acompañada de un líder indígena en el corregimiento El Hatillo, de Barbosa, pero poco después comenzó a presentar complicaciones. El hombre decidió trasladarla al Hospital San Rafael de Girardota, pero allí perdió la vida.

¿Qué tan seguras son estas prácticas?


Publimayo


Aunque los acontecimientos que ocurrieron en Barbosa parecieran indicar que esta tradición indígena no es segura, este tipo de muertes a causa de la bebida indígena no suelen ser frecuentes, como lo aseguró Héctor Julián Pérez, docente de la Facultad de Medicina de la Universidad de Antioquia y toxicólogo clínico de LIME.

“Generalmente se asocia a síntomas gastrointestinales fuertes como diarrea, vómitos, cólico; pero la mayoría de las veces es seguro”, dice.

Sin embargo, para poblaciones específicas, esta práctica ancestral sí podría poner en riesgo la salud, entre ellas, personas adultas mayores, como en el caso de Turney Patricia.

“Si son personas mayores de 65 años, que tienen alteraciones cardiovasculares, antecedentes de infartos, arritmias cardíacas o la hipertensión no está bien controlada, en el ritual podría irles muy mal porque pueden atravesar una crisis hipertensiva y otros problemas en la salud”, informa el toxicólogo.


Publimayo

Por el lado de la salud mental, especialistas recomiendan que personas diagnosticadas con trastornos mentales no realicen este tipo de prácticas, pues se ha evidenciado que el yagé induce a brotes psicóticos y podría desencadenar otras enfermedades mentales en personas con predisposición.

“La bebida tradicional se compone de dos plantas y dependiendo de su combinación, puede durar más o menos el efecto. Lo que típicamente causa es un estado introspectivo asociado a alucinaciones visuales y auditivas. Si una persona está tomando por ejemplo antidepresivos, no es recomendable que lo haga”, agrega el especialista.

Es importante que estas sustancias no se mezclen con otras, por ejemplo, la escopolamina, porque puede aumentar el riesgo de que la salud se afecte: “Si se le mezcla esta sustancia hay un riesgo mucho más amplio a nivel cardiovascular y neurológico”.

En Colombia, la prevalencia de personas que toman ayahuasca asciende al 0,8% de la población general, según reportó la Encuesta Nacional de Consumo de Sustancias Psicoactivas (ENCSPA) en 2019.

Esta cifra se traduce en que ocho de cada mil personas han experimentado con el yagé en algún momento de su vida, lo que significa que aproximadamente 300.000 colombianos lo han probado. Cabe destacar que esta tasa de consumo del 0,8% es la más alta observada en cualquier país del mundo.

Y aunque por ahora no existe legislación que permita o prohíba el yagé, este brebaje cuenta con un reconocimiento cultural especial y se hace a lo ancho del territorio colombiano. Es por eso que si lo va a hacer, es importante que se informe primero.

Información a tener en cuenta

Contraindicaciones médicas: no pueden ingerir esta bebida personas con enfermedades cardiovasculares, hipertensión arterial, trastornos de coagulación, diabetes y algunos trastornos de salud mental.

Preparación de un entorno seguro: lo primero es tener claro la intención por la que hará esta práctica ancestral, si es con un propósito específico o es por curiosidad; que sea acompañado de un líder indígena experimentado y que asegure una bebida con ingredientes de alta calidad con protocolos de seguridad.

Efectos secundarios: consumir esta bebida trae efectos secundarios como náuseas, vómitos, diarrea, mareos, sudoración y cambios en la percepción. Estos pueden variar en las personas y algunos podrían tener complicaciones más graves si tienen predisposiciones médicas.

Sin embargo, la toma de yagé o ayahuasca no es sinónimo de peligro en la mayoría de los casos. Las personas jóvenes y sanas no presentan problemas de salud significativos, más allá de los efectos secundarios anteriormente mencionados.


Publimayo