Estas son las medidas del Gobierno para enfrentar crisis en Nariño

Radionacional – La primera medida que anunció el presidente Petro es garantizar el abastecimiento de la gasolina.

Foto: Presidencia de Colombia

María Camila Idrobo
Teniendo en cuenta que el suroccidente del país se encuentra incomunicado por el derrumbe en la vía Panamericana, en el Cauca, el presidente Gustavo Petro encabezó un consejo extraordinario de ministros en Ipiales, Nariño, en el que anunció las medidas con las que el Gobierno Nacional busca solucionar los problemas de desabastecimiento de alimentos y combustibles en la región.

Dichas medidas serán una alternativa mientras, según el jefe de Estado, en máximo 30 días se abren vías alternas, las cuales están en construcción y así se permitirá el transporte de carga y la comunicación de la región con el resto de Colombia.

El mandatario aprovechó para indicar que la situación de emergencia se amplía al sur de Cauca y al departamento de Putumayo.

La primera medida que anunció el presidente Petro es garantizar el abastecimiento de la gasolina, para lo cual ya hay unas rutas establecidas y evitar la especulación en los precios del combustible.

«Nosotros hemos decidido ponerle fin a eso en los precios que, consultando el encarecimiento de flete y dificultades, no parecen los normales (…) Estos precios que están como un límite, son un máximo de 8.916 pesos galón gasolina y 8.396 pesos galón diesel”, explicó Petro.

Aunque el mandatario aclaró que hay una situación de equilibrio en este sentido, en caso de que llegue a presentarse otra emergencia natural, la situación cambiaría por lo que otra medida es “aumentar las traídas de combustible del corredor marítimo. Hay un barco ya cumpliendo esa función entre Buenaventura y Tumaco. Llega mañana exactamente a las 3 de la tarde. Esto se mantendrá de manera continúa hasta que cese la emergencia», dijo.

El Gobierno se comprometió a comprar las cosechas del departamento de Nariño que serán enviadas a los territorios con mayores índices de hambre en toda Colombia.

Además, el mandatario confirmó que el Estado comprará tierras en algunos lugares cercanos al desastre, «queremos que cada familia que antes del desastre tenía media hectárea como propiedad pase a tener cinco hectáreas de tierra fértil y pueda iniciar un proceso de mayor prosperidad familiar y productiva de la región», aseguró.

A la par de estas medidas, el Gobierno se reunirá con los lecheros y buscará que más de 400.000 toneladas de leche sean compradas a los productores del departamento con el fin de ser transformadas en productos lácteos que después «el Gobierno comprará para llevarla a los programas contra el hambre», añadió Petro.

Igualmente, se reunirán con los transportadores y el Gobierno pagará los fletes del transporte de bienes menos perecederos producidos en Nariño «de tal manera que salgan gratuitos para los productores agrarios en el departamento (…) Nuestro Gobierno asume los flete si logramos un acuerdo con las asociaciones de transportadores sobre su valor y monto», indicó el presidente.

Otra de las medidas anunciadas por el jefe de Estado es fijar el precio máximo al que se puede vender el gas licuado, usado por las familias nariñenses. Una comisión del ministerio de Minas y Energía será la encargada de definir esta tarifa que se conocería en los próximos días.

Finalmente, el presidente expresó que estas medidas se evaluarán por una semana y dependiendo los resultados, se realizará una nueva reunión en Ipiales para determinar si se declara una emergencia nacional económica.

En caso de que las medidas funcionen, el Gobierno iniciará a plantear soluciones a largo plazo para que una situación como esta no se repita, por ejemplo se contempla construir una doble calzada entre Popayán y la frontera para lograr exportar materia prima desde Nariño hacia toda Sudamérica; la agroindustrialización de la producción de Nariño y del sur del Cauca y la realización de una negociación para que el puerto de Tumaco se abra para la exportación e importación.