Disidencias de las Farc liberan soldado secuestrado en Puerto Leguízamo, Putumayo

RCN RAdio – La ONU y la Defensoría del Pueblo fueron las instituciones garantes de la liberación.

Puerto Leguízamo – Putumayo

La Sexta División confirmó la liberación del soldado identificado como Edward Enrique Delgado Cabrera, secuestrado el pasado 19 de noviembre por el grupo armado organizado residual (GAO-r) Estructura Primera Carolina Ramírez, mientras se encontraba de permiso y se disponía a realizar un desplazamiento desde el municipio de Puerto Leguízamo, Putumayo, hasta el caserío de Puerto Arango, zona rural del departamento de Caquetá.

Con apoyo de mesas de diálogos y gestión por parte de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y la Defensoría del Pueblo, fueron los garantes de realizar los procesos de liberación del soldado ante las disidencias de las Farc que delinquen en el Bajo Putumayo. Según el Ejército, el militar fue trasladado y recibido por el Comando de la Décima Segunda Brigada en la ciudad de Florencia, Caquetá.

A través de un comunicado de prensa, la institución se pronunció al respecto. «Una vez liberado, el soldado fue remitido a un centro asistencial en donde recibe atención médica y psicológica por parte de personal especializado. Rechazamos el secuestro y condenamos este crimen atroz que atenta contra los Derechos Humanos, y genera angustia, tristeza y desolación a las familias», sostuvo.

De otra parte, los hechos de violencia en el Putumayo, no cesan. En las últimas semanas se produjeron combates entre grupos armados ilegales que delinquen en las zonas rurales, precisamente, la misma estructura ‘Carolina Ramírez’ y ‘Comandos de la Frontera’ en la jurisdicción de Puerto Guzmán, en donde asesinaron a más de 20 personas que aún no han sido identificadas por Medicina Legal.

A raíz de estas situaciones de orden público, se ha generado zozobra y temor en las comunidades que residen en las zonas más apartadas y que ha provocado desplazamientos forzados de al menos 100 familias que están llegando hasta el municipio de Curillo, Caquetá.

Las autoridades de ese departamento siguen adelantando las rutas de atención a las víctimas.