Los misteriosos delfines de Puerto Leguízamo, Putumayo

RadioNacional – Está asombrosa especie tiene sus códigos sonoros para llamar o para ser llamados a grandes distancias.

Esmeralda Ramírez

En Puerto Leguízamo, un municipio localizado en el bajo Putumayo, al sur de Colombia, está ubicado el Parque Nacional Natural La Paya, allí habita el pueblo Murui, una comunidad indígena que vive en armonía con el ecosistema.

Este lugar encantado “es un paraíso” dice Daniela Lozano, una niña murui que hace parte del resguardo Tucunare, y que en esta oportunidad acompañará la siguiente aventura de Río en el ‘Radio laboratorio: los niños nos enseñan’, donde ella nos enseñará sobre los misteriosos delfines que habitan el agua dulce del río Amazonas.

En el próximo capítulo, Daniela nos describirá la relación mística y respetuosa que su comunidad tiene con los delfines a partir de historias, experiencias y consejos para hacer avistamientos y cuidar el entorno de estos increíbles seres.

"

Una especie acuática

Los delfines no son peces, son mamíferos de vida acuática, tienen sangre caliente y respiran fuera del agua como nosotros, su reproducción es sexual, las hembras tienen gestaciones de un año. Al tener a su bebe delfín lo amamantan varios meses en movimiento, la crianza de los pequeños delfines es exclusiva de las madres hasta los 5 años y poco a poco se van separando de este vínculo, hasta que alcanzan la madurez y despiertan su interés por aparearse.

Los delfines de río son descendientes de los ancestrales delfines de mar. Hace mucho tiempo cuando el mar era más extenso cubría la Amazonia, ellos se adaptaron y se quedaron habitando esta selva húmeda tropical inundada por los caudalosos ríos que circundan esta gran región.

Los delfines rosados del Amazonas no son los únicos que habitan este río, también están los delfines grises y plateados, nos cuenta Daniela, los relatos de su comunidad cuentan las precauciones que se debe tener al acercarse a estos seres, pues dice ella que “no todos los delfines son buenos, existen delfines que se llevan a las niñas”.

Entre leyendas y tradiciones

Las historias que le han contado los abuelos sobre la cosmovisión indígena indican que el delfín rosado fue enviado por un dios que sintió envidia de toda la armonía y felicidad que habitaba en este lugar, “todos allá son buenos” decía, entonces envió al delfín rosado para generar tensiones y problemas entre todos los habitantes dentro y fuera del río, de allí derivan los relatos que nos comparte de su comunidad con respecto a los delfines.

Desde la antigüedad es muy conocida la capacidad que tienen los delfines de relacionarse con los humanos. En la mitología griega se dice que fueron piratas convertidos en bufeos o delfines por Dioniso, luego de que quisieran venderlo como esclavo.

En las representaciones de Poseidón, dios de los mares, aparece rodeado de delfines e hipocampos, desde entonces los delfines han estado muy cerca de los seres humanos, gracias a su belleza, expresividad y sonoridad logran llamar nuestra atención, no se puede ser indiferente a la presencia de los delfines, sin embargo tienen un lado misterioso, poco conocido y es que los machos son muy territoriales, sexuales y promiscuos, se pelean por tomar a las hembras y copular por placer, más allá del propósito reproductivo.

Tienen una gran capacidad auditiva, sus oídos son como radares pues utilizan la ecolocalización para buscar su alimento. Se comunican con sonidos resonantes que crean con la presión del aire en el espiráculo, un orificio superior por donde inhalan y exhalan el aire fuera del agua, cada cinco minutos aproximadamente, cada sonido que emiten es un código, como una huella sonora, que utilizan para cada situación.

Cada madre enseña a su cría delfín su identidad sonora y desde que nace lo bautiza con un «nombre» o un sonido específico y así se comunican. Con el tiempo y la práctica logran producir más de treinta silbidos distintos, cada miembro del grupo tiene sus códigos sonoros para llamar o para ser llamado a grandes distancias. También se comunican con su ágil cuerpo, danzando y saltando y con los movimientos de sus aletas logran expresar diferentes emociones pues son muy sensitivos.

Sus cuerpos hidrodinámicos los hacen veloces y flexibles, gracias a eso son excelentes nadadores y acróbatas del agua, impulsados por los poderosos músculos de su cola se deslizan sin esfuerzo recorriendo grandes distancias, a una velocidad promedio de 40 kilómetros por hora. Tienen muy desarrollados los sentidos del tacto y el oído, compensando que los otros sentidos, el de la vista, el gusto y el olfato son muy limitados.

"
Foto: Laura Ríos

Recorriendo el Amazonas con Río

Río, el personaje extraordinario que vive en Radio Nacional de Colombia, emprende un viaje a partir de un sueño con los delfines, ellos le dan un mensaje muy importante a partir de un tótem, un objeto ritual que junta símbolos y energías humanas y divinas.

El mensaje es sobre la importancia de tomar acciones para dejar de maltratar y contaminar las aguas y sus habitantes, no vemos lo que pasa más allá de lo que la mirada alcanza, pero en el fondo de los ríos y los mares hay vida, y muchas especies están en riesgo por la contaminación y el consumo devastador que como humanidad estamos provocando.

La invitación de Río y de nuestra invitada es a abrir la conciencia pues todos somos parte de la misma unidad, tenemos la oportunidad de compartir esta tierra con otros seres, tenemos la responsabilidad del bienestar del entorno y las relaciones.

Una vez más los niños y las niñas nos enseñan a reconocer la belleza que nos rodea, a contemplar la naturaleza y agradecer como un ritual diario, el estar en este maravilloso planeta. Eloisa la conductora del Radio laboratorio nos enseñará a hacer un tótem, un objeto lleno de significado y sentido, para conectar la espiritualidad que deriva del contacto con la madre tierra, como nuestros antepasados indígenas lo han hecho.

Este episodio busca generar vínculos de cuidado y protección ante las amenazas que sufren los delfines del amazonas aparte de la contaminación y la fragmentación de las poblaciones a causa de la construcción de represas y minería ilegal con dragas, que provoca grandes cantidades de mercurio y graves daños a todo el ecosistema.

Está especie tiene como depredadores a la especie humana, muchos son sacrificados para usarlos como cebo en la pesca del bagre mota, esto pone en riesgo la conservación de la especie y el equilibrio de ecosistemas pues ellos ayudan a regular las poblaciones de peces y la simbiosis del río.

Si quieren saber más sobre los delfines, no se pierdan la próxima entrega de ‘Radio laboratorio: los niños nos enseñan’, están invitados a ver el próximo domingo el nuevo video de Los niños nos enseñan, sobre los misteriosos delfines, aquí en radio nacional de Colombia.