Pico respiratorio lleva a Minsalud a estudiar el uso obligatorio del tapabocas

ElTiempo – Expertos apoyan la eventual decisión como una medida factible para combatir el aumento de contagios.

El Ministerio de Salud y Protección Social anunció este viernes que estudia la posibilidad de instaurar nuevamente el uso obligatorio del tapabocas.

Esto, teniendo en cuenta que el país se encuentra en un segundo pico de enfermedades respiratorias –como la influenza, el virus sincitial respiratorio y el adenovirus–, que se suma a un aumento de casos de covid-19.

En ese escenario, explicó la ministra de Salud, Carolina Corcho, se están “congestionando los servicios de urgencias, hospitalización y en general el sistema de salud”.

Específicamente, la propuesta del Gobierno consiste en que la medida se adopte “para personas mayores de dos años, en espacios abiertos y cerrados donde haya aglomeraciones, además de los tres lugares donde a la fecha se utilizan obligatoriamente”: Instituciones Prestadoras de Servicios de Salud (IPS), hogares geriátricos y transporte público.

Ahora, un comité técnico, integrado por expertos (epidemiólogos, neumólogos, intensivistas), evaluará la viabilidad de esta medida y las disposiciones finales se darían a conocer la próxima semana a través de una resolución.

Además, la ministra le dijo a EL TIEMPO que uno de los criterios para exigir el uso obligatorio de la mascarilla sería para municipios que no superen el 70 por ciento de la vacunación contra el covid-19.

Con corte al 22 de noviembre, 12 de las 32 capitales de Colombia no cumplían con este requisito, entre ellas Valledupar, Santa Marta, Cúcuta y Villavicencio.

No obstante, el Minsalud quiere enfocarse en una estrategia de pedagogía sobre la importancia de recibir las dosis contra covid-19 y protegerse del virus con las debidas medidas de autocuidado, pues, según la ministra, se ha analizado desde la cartera sanitaria que las decisiones policivas “pueden despertar resistencia en la ciudadanía”.

“En este punto de agotamiento poblacional por las medidas restrictivas que tuvimos en los últimos dos años con el covid, preferimos apelar a medidas persuasivas y pedagógicas”, precisó Corcho.

Por tanto, desde el Minsalud hicieron un llamado especial a los medios de comunicación para que tomen parte activa en la divulgación de la información, clave para que la ciudadanía comprenda los beneficios que tiene iniciar y completar sus esquemas y recibir los refuerzos correspondientes contra el virus, así como no dejar de lado el lavado frecuente de manos, el uso del tapabocas y el distanciamiento social.

En la misma línea, Carlos Arturo Álvarez, infectólogo y coordinador nacional de estudios sobre el covid-19 designado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), aseguró que hay que eliminar la premisa de que debe existir una norma para que las personas utilicen o no el tapabocas, pues es responsabilidad de cada quien colaborar en la gestión del riesgo individual y colectivo.

“No se trata de colocar normas o esperar a que nos estén dando instrucciones. Como ciudadanos ya somos conscientes de las ventajas que tiene la vacunación y el uso del tapabocas, no solo para covid sino para protección de otros virus respiratorios”, argumentó el experto.

Cabe mencionar que la confluencia del pico respiratorio y el repunte de casos de covid-19 se dan en medio de la ola invernal que atraviesa el país por el fenómeno de La Niña, que, de acuerdo con estimaciones de la Organización Meteorológica Mundial (OMM), puede ir hasta el primer trimestre de 2023.

Las cifras que llevaron al Minsalud a contemplar esta medida —que parecía cosa del pasado— comprenden registros como el de casos de covid-19 en el país, que viene en aumento desde las últimas semanas, pasando de 2.112 contagios entre el 18 y 24 de noviembre a 3.252 casos entre el 25 de noviembre y el primero de diciembre.

No obstante, eventos en salud como la influenzavirus sincitial respiratorio y adenovirus también encendieron las alarmas de las autoridades sanitarias: “Tenemos la concurrencia de varias infecciones virales que nos están congestionando los servicios de urgencias y hospitalización, y, en general, el sistema de salud”, advirtió Corcho.

Desde el punto de vista epidemiológico, el Minsalud precisó que diciembre es uno de los meses de alto riesgo por las aglomeraciones que se generan.

La probabilidad de que las cifras de infecciones respiratorias continúen en aumento es mayor si se tienen en cuenta los registros de vacunación en el territorio nacional. En el caso de las inoculaciones contra covid-19, por ejemplo, con corte al 29 de noviembre solo se habían aplicado 14.492.321 primeros refuerzos, y 2.113.553 cuartas dosis. Además, los esquemas completos todavía no superan los 40 millones de vacunas (36.864.526).

Con este panorama, expertos como Álvarez opinan que retomar el tapabocas obligatoriamente sería una decisión acertada. Sobre todo con el 20 por ciento de la población colombiana sin vacunarse.

Además, durante los últimos meses, en el país se ha percibido al covid-19 como una cosa del pasado. Muestra de esto es que el Pulso Social del Dane, que nació en medio de la pandemia, desde mayo dejó de preguntar a la población cuestiones relacionadas con el virus.

OPS respalda la medida

EL TIEMPO consultó a Mauricio Cerpa, Asesor de Emergencias de Salud de la Organización Panamericana de la Salud, quien hizo un balance sobre las posibilidades de que vuelva el uso de tapabocas obligatorio en el país.

¿Qué opina de un posible retorno a la obligatoriedad del tapabocas?

El uso del tapabocas sigue siendo una forma efectiva de evitar la infección y transmisión del virus. Según el nivel de riesgo, hay situaciones en las que su uso es importante, especialmente en ambientes cerrados, con personas de alto riesgo, personas sintomáticas, entre otros.

Si esto llega a suceder, ¿qué tan probable es que sea una medida temporal o que perdure?

Lo importante de este tipo de medidas es que se realicen luego de una evaluación robusta de la situación, teniendo en cuenta la información de vigilancia y la investigación científica. Lo que podemos ver en esta época, según el comportamiento de curvas epidémicas, es que podría tratarse de una medida temporal.

¿Con base en qué parámetros se toman este tipo de decisiones?

Los sistemas de vigilancia epidemiológica permiten determinar en qué momento nos encontramos en una curva epidémica o en un periodo interepidémico, y la tendencia creciente o decreciente del virus. Este monitoreo continuo nos ayuda en la gestión de riesgo.

Cuando estamos en mayor riesgo de transmisión; es decir, que existe un incremento de casos y la tendencia es creciente o se encuentra sobre el límite esperado, se pueden activar algunas o varias medidas de salud pública no farmacológicas como el uso obligatorio de tapabocas.

Esto no solo aplica en picos de covid-19, sino también en las curvas de otros patógenos respiratorios como la influenza, los adenovirus o el virus sincitial respiratorio, que pueden generar alta carga de enfermedad (hospitalizados, atenciones clínicas y/o fallecidos).