Gobierno Nacional y comunidades PDET y PNIS inician un nuevo proceso de diálogo para renovar la confianza en el Acuerdo de Paz

  • Voceros de cada una de las 16 subregiones PDET, expresaron que, a pesar de las desilusiones causadas por la administración anterior por la falta de voluntad política para implementar el Acuerdo, saben que este es un momento diferente y único para renovar los lazos de confianza con la institucionalidad.
  • El MinInterior, Alfonso Prada, escuchó las propuestas de las comunidades y aseguró que serán recogidas en la redacción del nuevo Plan Nacional de Desarrollo. «Cada día estamos más cerca de llevar a Colombia a ser una Potencia Mundial de la Vida», aseguró.
  • Director de la ART, Raúl Delgado, aseguró que el diálogo social será un principio rector de la implementación de los PDET y los PNIS, asegurando la participación real y efectiva de los Grupos Motor y de los Mecanismos e Instancias de participación dispuestos en el Acuerdo

Bogotá, 01 de diciembre de 2022. Con la presencia del ministro del Interior, Alfonso Prada, concluyó el primer Encuentro Nacional de Comunidades, en donde mujeres, campesinos, pueblos indígenas y comunidades negras, presentaron sus propuestas al Gobierno Nacional para acelerar la implementación del Acuerdo de Paz y articular sus iniciativas con la formulación del nuevo Plan Nacional de Desarrollo: Colombia Potencia Mundial de la Vida.

Al respecto, el director general de la Agencia de Renovación del Territorio, Raúl Delgado Guerrero, afirmó que los objetivos de este gran Encuentro Nacional fueron cumplidos y que las propuestas formuladas por las comunidades tendrán un espacio destacado en el capítulo de Paz del Plan Nacional de Desarrollo. «Este esfuerzo será correspondido con un análisis detenido de las propuestas, pero también es importante señalar que los compromisos que asumiremos tienen que ser realistas, pues sobra la voluntad, pero son muchas las dificultades económicas», sostuvo.

Reiteró que el diálogo social será un principio rector de la implementación de los PDET y los PNIS, asegurando la participación real y efectiva de los Grupos Motor y de los Mecanismos e Instancias de participación dispuestos en el Acuerdo y que vinculan a mujeres, comunidades étnicas, mesas de víctimas y jóvenes.

Este encuentro reunió por primera vez en el Gobierno del Cambio a mujeres, campesinos y comunidades étnicas de los PDET y el PNIS con las instancias de implementación del Acuerdo de Paz, la Misión de Verificación de la ONU, la cooperación internacional, entes de control, la academia y la sociedad civil, con el principal objetivo de lograr procesos más fuertes que permitan una verdadera transformación de estos territorios que han sido tan golpeados por la violencia.

Son muchas las necesidades, dificultades e inconformidades que señalaron los voceros de las comunidades que se deben priorizar en los Programas de Desarrollo con Enfoque Territorial y en el Programa de Sustitución de Cultivos de Uso Ilícito (PNIS); sin embargo, también manifestaron con vehemencia el compromiso con el gobierno del presidente Gustavo Petro y la vicepresidenta Francia Márquez, para volver a creer y lograr una verdadera transformación de estos territorios a través del Acuerdo de Paz y la Paz Total.

El análisis que realizaron partió de los cinco ejes que plantean las bases del Plan Nacional de Desarrollo: ordenamiento del territorio alrededor del agua y justicia ambiental; seguridad humana y justicia social; derecho humano a la alimentación; internacionalización, transformación productiva para la vida y acción climática, y convergencia regional.

Nueve voceros fueron escuchados en la plenaria, representantes de cada una de las 16 subregiones PDET, quienes expresaron al Gobierno Nacional sus dificultades, necesidades de cambio, propuestas y compromisos. Argumentaron que, a pesar de las desilusiones causadas por la administración anterior por su falta de voluntad política para implementar el Acuerdo, saben que ahora este es un momento diferente de la historia.

Luz Mary Panche, de la comunidad indígena Nasa de Caquetá, afirmó que las comunidades han tenido la gallardía para aguantar y defender la paz. «Las dificultades más grandes es que antes nos gobernaron con desprecio y por eso esperamos que en este Gobierno del Cambio, su trabajo se haga con amor y se garantizan nuestros derechos», dijo.

En su caso, por ejemplo, expresó la necesidad de proteger la Amazonía y conservarla como parte de la humanidad, que el departamento del Putumayo sea sacado como distrito especial minero, y que se cumplan las sentencias de las Cortes que la declaran como territorio sujeto de derechos. «Debemos reconciliarnos primero con la madre tierra y reemplazar el modelo de producción que violentamente han impuesto en el territorio. Además, tienen que salir los fusiles y fortalecer a las organizaciones para hacer el ejercicio de gobierno propio», agregó.

Por su parte, Gerardo Osorio de la subregión Pacífico Medio, aseguró que «este es el PDET más atrasado del país, por eso urge implementar un plan de choque para compensar y equilibrar el proceso frente a los demás PDET. Los avances son nulos y es necesario prender las alarmas para pensarnos y repensarnos», aseveró.

Insistió el enfoque diferencial de la política para avanzar en los procesos de desarrollo a partir de sus identidades socioculturales y en la necesidad de revisar la actualidad de los Planes de Acción para la Transformación Regional (PATR), que de acuerdo con la normativa se deben actualizar cada cinco años.

Igualmente, Mayerli Pinilla, representante de la mesa PNIS, oriunda del departamento del Guaviare, expresó que «es difícil hablar de paz cuando aún están desapareciendo a nuestros líderes sociales, a hombres y mujeres que trabajan por un futuro mejor. Hoy hacemos un SOS para que pare la violencia». Estas comunidades confían en que este nuevo Gobierno le dará un vuelco a esta política, «estamos aquí con esperanza de que podemos seguir adelante», expresó.

Trabajo intenso de diálogo social reflejará la voluntad de la gente

Ante el cúmulo de propuestas e ideas inagotables manifestadas por las comunidades, el ministro de Interior, Alfonso Prada, argumentó que el Gobierno Nacional viene desarrollando un trabajo muy intenso de diálogo social en todas las regiones del país y con todos los sectores para la elaboración democrática y popular del Plan Nacional de Desarrollo

«Este diálogo social que está recorriendo el territorio con los Diálogos Regionales Vinculantes, ha recogido la opinión de 300.000 colombianos y también incluirá las que hicieron los aquí reunidos, sistematizando la totalidad de las propuestas. Pronto entraremos en la fase final de redacción del documento que entregaremos el 7 de febrero al Congreso de la República. En este sentido, la instrucción del Presidente es que sea lo más leal posible a la voluntad de la gente y que refleje plenamente el programa de gobierno por el cual fue elegido», dijo el Ministro.

Además, reconoció con respeto y admiración el esfuerzo de las comunidades en esta jornada de trabajo y les indicó que en los primeros 100 días de Gobierno se logró construir una agenda legislativa que permitió la aprobación de una reforma tributaria liberal y progresista que permitirá disponer de los recursos necesarios para sacar adelante la implantación del Acuerdo de Paz y la inversión en el campo colombiano.

También destacó la aprobación de la Ley de Paz Total, que permitirá dialogar con los grupos violentos que tengan una verdadera voluntad. «La Paz Total es la búsqueda de una oportunidad para que todos podamos vivir una vida digna, basada en la justicia; es decir, en una cultura de la paz que reconoce el valor de la vida en todas sus formas y que garantiza el cuidado de la casa común», puntualizó.