Investigan por presunta falsedad a 27 estudiantes de un mismo semestre del ITP

Por: *J. Alexander Africano M.

A finales del mes de octubre del presente año, se conoció una noticia relacionada sobre un presunto fraude en la Universidad del Cauca, donde varios estudiantes fueron demandados y quienes habrían pagado para la alteración de notas; la noticia no pasó desapercibida pues entre los presuntos implicados al parecer figura un alto funcionario de la Gobernación del Putumayo, lo cual estaría por confirmarse en los próximos días.

Lamentablemente, en la presente investigación periodística, se podría referir que el ITP en lo que hasta ahora se ha podido establecer, estaría atravesando una situación, si bien no similar, si con repercusiones que podrían evidenciar fallas estructurales que deben ser corregidas por la alta dirección del Instituto; los hechos presuntos tienen que ver con alteraciones en las notas de varios estudiantes de la subsede Sibundoy.

Es así, que se ha conocido que desde la Facultad de Administración(así aparece en uno de los correos enviados) del Instituto Tecnológico del Putumayo se dió apertura a una investigación disciplinaria por la presunta falta de FALSIFICACION DE DOCUMENTOS y que se consagra en el estatuto estudiantil, en la asignatura Física Dinámica del programa de Tecnología en Obras Civiles en contra de al menos 27 estudiantes del primer y segundo corte de la tecnología en obras civiles de la Facultad de Ingeniería y Ciencias Básicas, con sede en Sibundoy, hecho que puede ser susceptible de delito.

En calidad también de Egresado nos dimos a la tarea (la cual le corresponde al representante de los estudiantes) de indagar sobre estos hechos, encontrando algunos aspectos interesantes que vale la pena referenciar para evitar futuras situaciones que vayan en contra de los intereses del ITP, el cual transita a Institución Universitaria.

La primera, es que se advierte un riesgo alto relacionado con posibles DELITOS INFORMÁTICOS, pues no es para menos que un grupo de estudiantes que apenas superan los 18-19 años pudiesen haber tenido acceso a una plataforma académica del Instituto (SIGEDIN) de la cual se supone tiene controles fuertes y que según la denuncia o queja inicial fue vulnerada.

Tampoco es claro si ya se aperturó la acción disciplinaria en contra del o la docente de la materia, quien es en últimas quien tiene el deber y la obligación de custodiar sus claves de ingreso a la plataforma y demás procedimientos de rigor. Como tampoco es claro en qué plataforma se presentó el ingreso fraudulento.

A pesar de que los hechos fueron puestos en conocimiento el 01 de noviembre, se desconoce si el equipo de sistemas del ITP ya determinó la IP (dirección única que identifica a un dispositivo en Internet o en una red local) de donde pudieron haber hecho el fraude, o en su defecto la identificación de los equipos. Recordemos que el ITP tiene un programa de Ingeniería de Sistemas.

En sintonía con lo expuesto, después de más de 20 días de conocido el hecho, se sabe que no se ha enviado alguna comisión de alto nivel a la sede de Sibundoy para determinar lo sucedido, esto teniendo en cuenta que normalmente se adelantan indagaciones individuales, lejos de la presente que suman 27 estudiantes.

Es importante y pertinente que se actualice el estatuto estudiantil (12 años vigente), pues no hay una ruta definida para este tipo de acciones, en tanto que el direccionamiento de las investigaciones se hace de forma telefónica con un personal jurídico que permanece en la oficina principal de Mocoa y quienes adelantan las indagaciones son los mismos docentes. En tal virtud, es necesario toda acción de mejora.

En diálogos con algunos estudiantes, se encuentran algo confundidos pues expresan que contrario a subir notas en el presunto fraude, les han bajado nota es decir su promedio, razón suficiente para no ser sospechosos sino al contrario víctimas de la posible acción que ha perturbado su tranquilidad y la de sus familias. La preocupación aumenta si se tiene en cuenta que está por culminar el semestre y están en parciales finales, lo que aumenta su expectativa.

La preocupación en la actualidad, recae sobre los estudiantes investigados, quienes desconocen aspectos del derecho y donde temen sean expulsados, sancionados y como si fuera poco ya hay rumores de que deben pagar un abogado para tal fin. A esto se adiciona que los jóvenes en su mayoría son campesinos, indígenas, con bajos recursos y demás, quienes con esfuerzo realizan sus estudios.
Aunado a lo anterior, para el próximo 23 de diciembre de 2022 se tiene prevista la elección del representante de los egresados para integrar el Consejo Directivo de la Institución, actividad que se desarrollará de forma virtual (no física) y con el peligro probable de la falta de garantías en este tipo de plataformas.

Para finalizar, en defensa de los derechos de los estudiantes y de sus familias, hago un llamado al señor Rector del ITP, para que en el menor tiempo posible nombre una comisión que incluya, soporte jurídico y psicosocial, así como de bienestar universitario, y se desplacen a la sede Sibundoy para apersonarse de la situación y evitar erróneas interpretaciones. Así mismo se espera un pronunciamiento oficial por parte de las directivas del Instituto sobre lo que hasta ahora parece ser un hecho sin precedentes y donde los estudiantes piden garantías procesales.

*Egresado ITP y afiliado al CNP

“Me siento orgulloso de ser ITEPISTA” (JAAM)