Tres personas capturadas y material de guerra incautado en la última semana en Putumayo

Continúa la ofensiva militar contra los GAO-r en el departamento del Putumayo, con el objetivo de anticipar las acciones terroristas que puedan atentar contra la vida e integridad de la población civil, especialmente de los líderes sociales.

Tropas del Ejército Nacional, en coordinación con la Sijin de la Policía, llegaron hasta el municipio de Orito, en el departamento del Putumayo, para llevar a cabo una operación militar en contra del grupo armado organizado residual (GAO-r) Estructura 48, autodenominado Comandos de Frontera; allí, fueron capturados dos presuntos integrantes de esta estructura criminal y un tercer individuo fue capturado en el municipio de Tumaco, departamento de Nariño, también perteneciente a esta estructura.

Los sujetos eran requeridos mediante orden de captura por los delitos de concierto para delinquir agravado y tráfico, fabricación o porte de estupefacientes; al parecer serían los encargados de la comercialización de pasta base de coca, la cual compraban en zona rural de este municipio y posteriormente la enviaban hacia el departamento de Nariño para su exportación.

Así mismo, durante la operación y de manera simultánea fue allanada una vivienda en la vereda Santa Helena, en el municipio de Puerto Asís, en la cual se encontraron 3 armas de fuego tipo pistola, 3 proveedores y 35 cartuchos 9 milímetros, además de 245 cartuchos para fusil, material de guerra utilizado principalmente para llevar a cabo homicidios selectivos e intimidar a la población civil.

Con esta operación se logra afectar el brazo armado del GAO-r Estructura 48, el cual, en medio de la disputa por las rutas del narcotráfico, genera una percepción de inseguridad y zozobra en la población civil, principalmente para quienes habitan en los municipios del bajo Putumayo.

De esta manera, el Ejército Nacional continuará poniendo en marcha estrategias enfocadas a la implementación de mecanismos que permitan contrarrestar la criminalidad de los grupos armados organizados residuales, por medio de operaciones coordinadas con la Policía Nacional e interinstitucionales con la Fiscalía General de la Nación, que ayuden a disminuir la violencia en las comunidades más vulnerables de la región.