Con un monumento ex policías conmemoran la masacre de 26 agentes cometida por las FARC en Churuyaco, en Orito

Por: JAIRO FIGUEROA, Diario Putumayo

En un acto sencillo pero muy significativo, 25 Veteranos, policías en uso de buen retiro de la institución, se acordaron de sus compañeros asesinados en la violenta toma de la vereda “Churuyaco”, Inspección de Siberia en el municipio de Orito, ocurrida el 7 de noviembre de 1992, es decir hace 30 años.

El evento reunió a unas 60 personas invitadas especiales para honrar las memorias de los 26 agentes que fueron víctimas del violento ataque guerrillero que, desapareció la estación policial que custodiaba el bombeo de crudo del Oleoducto Trasandino.

Armando Mallama, para la fecha del ataque, tenia 19 años; uno de los tres sobreviviente de esta tragedia  de los terroristas. “Ese 7 de noviembre me enfermé con fiebre amarilla y el comandante del grupo me envío al hospital y en horas de la noche, oímos explosiones y ráfagas de lo que era el ataque a la base”, anotó el ex uniformado.

Agente Armando Mallama

Manifestó que en horas de la mañana del 8 noviembre, regresó con apoyos a recoger los cuerpos de sus compañeros, quienes en su mayoría presentaban graves heridas y fueron rematados con tiros de gracia por los guerrilleros. Según anotó sería una columna de 300 hombres del frente 48 de las FARC, los que atacaron con grandes y ráfagas de fusil, hecho del que solo sobrevivieron dos agentes que lograron huir heridos entre el fango del feroz ataque.

En el ataque murieron el Cabo Segundo, Héctor Jaime Pescador Trejos.

Agente, Rafael Enrique Acuña Parra

Agente, Jesús Cerón Rosero

Agente, Antonio Chamorro De La Cruz.

Agente, Sebastián Contreras Ramírez.

Agente, José Ramiro Delgado Camuez. 

Agente, Alejandro de Jesús García Osorio.

Agente, Luis Alberto Gil García.

Agente, Alberto Gómez Mina.

Agente, Carlos Humberto Jiménez Bañuel.

Agente, Eliécer López Ariza.

Agente, Wilson de Jesús Maya Maya.

Agente, José Joaquín Meléndez Miranda.

Agente, Javier Morales Vinasco.

Agente, Wilson Mosquera Moreno.

Agente, Hugo Libardo Ortega Quiroz.

Agente. Humberto Orlando Ráquira Ráquira.

Agente, Gildardo Rosero Mora.

Agente, Harold Ruano López.

Agente, Milton César Ruiz Orozco.

Agente, Gil Mario Sánchez Barrantes.

Agente, Martín Torres Ramírez.

Agente, Roberto William Torres Samuet.

Agente, José Henry Triana Correa.

Agente, Giovanny Antonio Valencia Martínez.

Agente, Juan Carlos Villota Brand.

Mallama, que es originario de un pueblo de Nariño, estuvo varios meses en el Putumayo y después fue trasladado al Valle.  Después de 30 años, el ex agente quien reside en Cali con su familia, no había regresado al Departamento desde esa toma. Tras el acto de conmemoración manifestó que aún siente miedo y la pesadilla de haber visto destrozados a sus compañeros, jamás la puede borrar de su mente.

El Intendente José Alexander Africano, Defensor de Derechos Humanos y Líder Social, responsable junto con sus compañeros Veteranos de organizar el acto de conmemoración y la construcción del monumento a los 26 héroes de Churuyaco, manifestó que los informados murieron porque no tuvieron refuerzo ni suficientes armas para repeler la emboscada guerrillera. 

Ex Intendente Alexander Africano y ex Agente Armando Mallama

En su intervención Africano, le pidió al Gobierno verdad y reparación para los familiares de los policías y manifestó que esta masacre, fue el inicio de los ataques violentos a la Policía en Colombia. Curiosamente l institución para la fecha cumplía hace 30 años 101 años de fundada, hoy, son ya 131 años. 

Tras el acto de conmemoración de las víctimas en el que el Capellán de la Policía del Putumayo Juan Carlos Murillo, bendijo el monumento, los asistentes pidieron perdón por los hechos victimizantes del conflicto en el que murieron los policiales que fueron repatriados a sus lugares de origen.

Aunque asistió el comandante de la Policia de Orito, está conmemoración hecha por los Veteranos, brilló por la ausencia del comandante del Departamento de Policía y el alcalde del municipio quienes enviaron a sus delegados. 

“A la memoria de los policías que ofrendaron su vida en pro de la construcción de la Paz”, reza uno de los apartes  de la placa instalada en el monumento. Pese que el lugar de los hechos está a 2 horas del casco urbano en la inspección de Siberia, el monumento, fue acogido por la comunidad del barrio El Sábalo, que lo ubicó sobre la calle central del sector, cerca al parque infantil donde, quienes visiten el lugar podrán informarse y hacer memoria de lo ocurrido en 1992.