‘Voces de la selva’, un museo escolar al rescate de la memoria histórica en Putumayo

RadioNacional – Este es un museo para ver desde una manera crítica el territorio y construir desde su región una herramienta de paz.

Angela Montilla

‘Voces de la Selva’, el museo escolar de memoria histórica en el municipio de Leguízamo, Putumayo, nació en el año 2019 como una iniciativa de docentes y estudiantes de la Institución Educativa Rural Leonidas Norsagaray del corregimiento de La Tagua, con el fin de que los estudiantes puedan conocer la historia de su territorio. 

Desde el 2019 después de identificar las necesidades de la población educativa, uno de los docentes de la institución decide iniciar con un proceso transversal de Memoria Histórica, “El proyecto de memoria histórica lo empecé a trabajar por las preguntas sobre historia política en los salones de clase; ahí supe de inmediato que era muy urgente actualizar no solo los planes de estudio sino también realizar un proyecto transversal para trabajar la memoria histórica con los estudiantes,” afirmó Andrés Angarita, líder de la iniciativa. 

Con el tiempo se fueron realizando talleres, encuentros y diferentes actividades dentro de la Institución Educativa que permitían adentrar a jóvenes y niños en el proceso de recuperación de memoria histórica, pero que también les permitía conocer más sobre hechos del conflicto armado en Colombia. 

Museo Escolar de Memoria Histórica 'Voces de la selva'

“Nosotros con el Comité colgamos unos retratos. Yo recuerdo esa vez que le dimos mucho énfasis a los desaparecidos de la toma del Palacio de Justicia y también a algunos desaparecidos dentro del conflicto armado, ahí unos estudiantes de once les colocamos unas sábanas y se ubicaron en los pasillos para figurar ¿dónde están? Y era muy chévere ver que no solo el bachillerato estaba en el público sino que también incluimos a los de preescolar”, contó Andrés como una de las primeras experiencias que vivió con el Comité.

Para el 2020, por la pandemia del covid-19, inicialmente se decide cerrar el proceso; sin embargo, el docente Edison Culma dio a conocer esta iniciativa al Centro Nacional de Memoria Histórica,  desde ahí se cuenta con el apoyo de ellos para seguir consolidando la memoria y la paz en la Institución Educativa. 

“Edinson Culma, egresado de la Institución, fue quien identificó la iniciativa y ahí se hace su registro y en el año 2020 se prioriza. Iniciamos todo lo que correspondía al acompañamiento que por la pandemia se hizo de manera virtual y remota, también un reto para nosotros desde Bogotá y Medellín buscando las alternativas que habían a la mano, generando acciones remotas para empezar a hacer el acompañamiento”, así relató el inicio de este trabajo conjunto Alejandro Calderón, curador educativo de la estrategia de apoyo a iniciativas de memoria histórica del Centro de Memoria Histórica.

Además desde la institucionalidad se brindó un acompañamiento psicosocial a los niños y jóvenes, dado que después de la firma del Acuerdo de Paz aún existen algunos actores armados en el departamento y eso ha causado secuelas en los estudiantes. 

Según Alexandra Capera, integrante del museo ‘Voces de la Selva’, todo este proceso se vuelve importante para la construcción de paz y para no repetir los hechos de violencia que se han vivido en Colombia: “para mí, en mi vida personal ha sido un proceso sumamente importante, porque la historia es una área fundamental para la vida personal de todos, porque como nosotros siempre repetimos “el que no conoce la historia está condenada a repetirla”. 

Una vez se levantaron las medidas de restricción en los vuelos, el Comité Nacional de Memoria Histórica inició el proceso de manera presencial se hicieron los talleres para fortalecer la memoria y el trabajo que estudiantes y docentes venían haciendo en la Institución Educativa Leonidas Norsagaray.

Museo Escolar de Memoria Histórica 'Voces de la selva'

“En el ejercicio ya presencial empezamos a conceptualizar la idea del espacio expositivo que se tenía y decidimos que el museo era el mejor producto que podría recoger esas experiencias y esos elementos del comité y que sea un eje transversal para fortalecerlo. Ahora, el Comité tiene una estrategia para fortalecerse y es el Museo Escolar de la Memoria”, afirmó Alejandro Calderón. 

Todo ha sido un proceso conjunto entre los integrantes del Comité territorial y Nacional y así también de manera conjunta se eligió el nombre, “para el nombre reunimos a los chicos y dentro de las propuestas buscábamos resaltar algo de nosotros, ‘voces’ porque son los estudiantes los que llevan a cabo el proceso y ‘la selva’ porque es donde nosotros nos encontramos”, relató Andrés Angarita. 

Este museo que se inauguró el 4 de noviembre de 2022, en el corregimiento de La Tagua, municipio de Leguízamo, se convierte en el primer Museo Escolar de Memoria Histórica en el departamento de Putumayo y en la región Amazónica; según Alejandro Calderón hay otros espacios como el museo del Placer, pero no tienen el mismo modelo de Museo Escolar de Memoria.

Museo Escolar de Memoria Histórica 'Voces de la selva'

La construcción y adecuación del Museo 

Para el diseño y la adecuación del Museo se hizo desde la visión de los integrantes del Comité, de como ellos querían ver este espacio, de cómo lo soñaban y que plasmará y reflejará lo que realmente es la memoria en sus comunidades, en el municipio y en el departamento de Putumayo. 

De acuerdo con Iván Sousa Sarmiento, arquitecto y museógrafo del equipo de apoyo iniciativas de Memoria Histórica, se realizó una minga de autoconstrucción donde se fabricaron unos muebles con madera que estaba siendo desechada, y lo que se hizo fue un diseño desde su experticia que fue validado con ellos y se construyó entre todos.

Museo Escolar de Memoria Histórica 'Voces de la selva'

El museo contiene algunas piezas, murales, fotografías y muebles que se pueden apreciar con todos sus colores y formas, sin embargo por la humedad de la Amazonía los materiales para usarse fueron diferentes a los comunes, “el museo tiene unas piezas que son difíciles de mantener, por las condiciones locales de la humedad son difíciles de preservar. Por eso se utilizó materiales como técnicas de impresión digital sobre aluminio y madera de acá, esperando que las piezas duren más”, comentó Iván.

“El Museo Escolar de Memoria se convirtió en el medio para poder ver desde una manera crítica su territorio y poder construir desde su región una herramienta de paz”,  manifestó Alejandro.