Los soldados Castro y Muñoz lejos de su tierra sirven con vocación a los putumayenses

Juan Pablo Castro Loaiza tiene 18 años, es oriundo de Pereira, departamento de Risaralda; su sueño es ser ingeniero industrial mientras disfruta de su pasatiempo, la música. Lleva siete meses prestando el servicio militar en el Batallón de Artillería N.º 27, en Santana, Putumayo, una experiencia que le ha cambiado la vida.

Juan Pablo nunca había visitado el departamento del Putumayo, mucho menos había imaginado portar el uniforme que identifica a miles de hombres y mujeres en Colombia, pero hoy se siente orgulloso de ser parte de los soldados que por medio de la acción integral han logrado tocar los corazones de las familias putumayenses, especialmente en los municipios de Puerto Caicedo y Puerto Asís.

Este soldado, junto a sus compañeros, se ha destacado por la honestidad, transparencia y respeto por los derechos humanos; dentro de su formación militar, ha aprendido marcialidad, disciplina y cortesía, pero su papel más importante ha sido el de conformar la escuadra de sensibilización de la unidad militar de la cual es orgánico. Se trata de un equipo de soldados que, gracias a su carisma, compromiso y talento, ha llegado a las comunidades más vulnerables para ayudarlas con obras comunitarias, recreación, eventos deportivos, jornadas de apoyo al desarrollo y actividades enfocadas a la conservación del medioambiente.

Hoy, siete meses después, Juan Pablo Castro y su lanza Gino Paolo Muñoz, prestan el servicio militar.

Ambos mencionan que se sienten satisfechos de su loable labor, porque para ellos nada se compara con la sonrisa que les regalan los niños, además de los agradecimientos de las personas a quienes por medio de su trabajo han ayudado.

De su contingente son 34 soldados de diferentes regiones de Colombia; jóvenes que han cumplido con honor la misión encomendada de servir a la patria, haciendo uso de sus capacidades, talentos, actitudes y aptitudes que les permiten contribuir a la construcción de un país en paz, siempre en pro del bienestar de la población civil.

Como ellos, en el departamento del Putumayo hay más de 2000 soldados prestando el servicio militar.

Gracias a su trabajo, muchos de los municipios, juntas de acción comunal, colegios e instituciones regionales cuentan con el talento humano para apoyar labores humanitarias, jornadas ambientales, limpieza de parques y atención en prevención de desastres, entre otras labores que día a día aportan a la construcción del tejido social.