Red vendía armas del Ejército a disidencias, ELN y Clan del Golfo; había militares

WRadio – Entre los detenidos había militares retirados que estando condenados y desde sus casas, seguían delinquiendo.

Imagen Referencia

Quedó al descubierto una red delincuencial integrada por militares activos y retirados que extraía armamento del Ejército para venderlo a las disidencias de las Farc, Eln y el ‘Clan del Golfo’.

La organización era integrada por ocho personas entre las cuales habían varios militares activos y en retiro, que según la Fiscalía General de la Nación, sustraían de batallones ubicados en los departamentos Caquetá, Meta, Putumayo y en los de la Costa Atlántica además de Bogotá, armas de fuego y munición de uso exclusivo de la fuerza pública para venderlas ilegalmente al Clan del Golfo, ELN y las disidencias de las Farc.

Según se conoció sacaron de manera ilegal pistolas, revólveres, fusiles, ametralladoras, lanzagranadas y cartuchos de diferentes calibres.

Posteriormente, eran entregados a particulares que se encargaban de la comercialización y distribución a los grupos armados ilegales.

Entre los detenidos habían militares condenados por tráfico de armas que tenían prisión domiciliaria y al parecer seguían delinquiendo.

Se trata del soldado profesional retirado Arbey Panqueva Neira y el civil Virgilio Bonilla Díaz, quienes según la Fiscalía seguían adquiriendo armamento de los batallones.

También se descubrió que el soldado profesional retirado Pedro Javier Ciro Restrepo, quien supuestamente desertó del Ejército al saber que estaba siendo investigado, en el momento de la captura presentó una cédula que no era la suya.

Los otros capturados son:

  • Sargento segundo Julián Bernardo Pinilla Agredo.
  • Soldado profesional Milton de Jesús Ávila Ortiz.
  • Ubeimar Escobar Muñoz, presunto intermediario.
  • Jorge Alfonso Betancur Sánchez, quien sería uno de los transportadores de las armas y la munición.

María Isabel Díaz Romero, es la dueña de un local comercial en Medellín (Antioquia), donde supuestamente habrían almacenado las armas, accesorios y cartuchos sustraídos del Ejército Nacional.

El director especializado contra las Organizaciones Criminales, Carlos Roberto Izquierdo, explicó que “un fiscal de la Dirección Especializada contra las Organizaciones Criminales imputó a estas ocho personas, de acuerdo con su posible participación en los hechos, los delitos de: concierto para delinquir agravado; fabricación, tráfico y porte de armas de fuego, municiones de uso restringido, de uso privativo de las Fuerzas Armadas o explosivos; enriquecimiento ilícito; y uso de documento falso. El soldado profesional Milton de Jesús Ávila Ortiz aceptó los cargos”.