Dos víctimas del conflicto armado en el sur del país recibieron indemnización oportuna

UNidadVictimas Jorge Alberto y José Luis son dos adultos mayores que recibieron su indemnización en Putumayo e invertirán sus recursos en educación y vivienda.

Jorge Alberto Portilla tiene 68 años, pero por su edad ha sido difícil conseguir los recursos para seguir sacando adelante a su familia. Ante ello, una alternativa es, junto con su esposa, criar pollos en su finca ubicada en Orito, Putumayo. 

Portilla hace parte del grupo de 350 personas indemnizadas durante el mes de octubre en el Putumayo, de los cuales más del 50 % son adultos mayores.  

Con lo que acaba de recibir en la jornada que realizó la Unidad para las Víctimas en Mocoa, Portilla invertirá en más insumos para la granja y ayudará a la educación de sus tres nietos, pues su hija padece de epilepsia, por lo que no ha sido tarea fácil la crianza de los niños. 

“Somos muy unidos en familia y estamos muy agradecidos porque este recurso nos llega en un buen momento para poder dar todo lo que mi familia necesita, para poder vivir una vida digna los días que nos quedan por vivir”, aseguró. 

Por su parte, José Luis Valenzuela, quien llegó desde Nariño y hace pocos meses perdió su vivienda en un incendio, considera oportuna la indemnización para poder empezar a reconstruirla. Hoy vive en una casa de guadua y debe sufrir la inclemencia del frío de Cumbal.  

“Ahora ya vamos a poder volver a vivir tranquilos, reconstruir la casita y seguir trabajando en las labores del campo, que es la actividad que nos permite sostenernos”, dijo. 

Una cifra histórica 

La cifra más alta registrada en los últimos años por concepto de indemnizaciones administrativas entregadas por la Unidad para las Víctimas en el departamento del Putumayo se reporta para la presente vigencia. En lo corrido del año, 2.550 personas han recibido esta compensación económica con recursos que superan los 18 mil millones de pesos.