Soldados y Ex mineros, hombro a hombro trabajando por la conservación del medio ambiente

El Ejército Nacional continúa sembrando esperanza de la mano de la comunidad de Exmineros en Puerto Guzmán, Putumayo.

La vereda San Pedro de Guadalupe en el municipio de Puerto Guzmán departamento del Putumayo, fue el escenario que marcó una nueva vida para 12 familias, quienes se dedicaban a la minería artesanal; hace más de cinco años nació en estas tierras un proyecto que buscaba dar un giro a la economía de esta comunidad; fue así como soldados del Batallón de Infantería N.º 25 llegaron para apoyar a la Asociación de Exmineros de Tradición con Conciencia Ambiental y lograron la recuperación de 20 hectáreas, lo que corresponde aproximadamente a 50.000 árboles, las cuales habían sido afectadas principalmente por la explotación de oro; allí fueron sembradas plantas de especies amazónicas principalmente Açaí y piña.

Es así como nuevamente, luego de dos años, los soldados del Ejército Nacional se reencuentran con las familias exmineras de este municipio para dar continuidad al proyecto, con la siembra de 3.000 nuevas especies de árboles frutales, los cuales permitirán fortalecer el proyecto productivo e impulsar la economía regional, sostenible y amigable con el medio ambiente.

Con este proyecto liderado por la Asociación de Exmineros del municipio, los dueños de las tierras y los soldados del Ejército Nacional, quienes han sido pioneros en la recuperación de este lugar y con el apoyo de algunas entidades como Naturamazonas, quienes donan las semillas, hoy se pueden evidenciar dos panoramas, el primero de ellos, donde crece la esperanza junto a los pequeños árboles que han sembrado, formando una especie de bosque que embellece la ribera del río y que permite la proliferación de especies de flora y fauna; y el otro, es un paisaje desolador lleno de profundos huecos en la tierra, donde murió toda la vegetación a causa de la explotación minera; una vista que entristece pero que a su vez es el motor que impulsa a este gran equipo de hombres y mujeres a continuar trabajando.

A pesar de verse enfrentados a tal magnitud del daño ambiental y del inclemente sol, los soldados y las familias continúan devolviendo a la tierra lo que en algún momento se le quitó; saben que su trabajo en unos años dará frutos y se verá reflejado en un impacto económico, social, cultural y medioambiental para esta región, la cual, a través de la historia se ha visto afectada por la contaminación a causa de la explotación de recursos naturales.

Es de resaltar que desde el 2020 hasta la fecha los soldados de la mano con la comunidad han sembrado más de un millón de árboles en el departamento del Putumayo. Estas acciones hacen parte de la Operación Mayor Artemisa que direcciona su esfuerzo principal a promover la conservación del medio ambiente, los recursos naturales, las fuentes hídricas y la biodiversidad.