El plan que se trazaron en Nariño, Cauca y Putumayo para proteger a líderes

ElTiempo – Entre los tres departamentos trabajan en rutas de protección individual y colectiva.

Los departamentos de Nariño, Cauca y Putumayo ante la grave crisis humanitaria que están enfrentando, resolvieron emprender un plan integral que contempla rutas de protección individual y colectiva para garantizar la vida de las comunidades étnicas, indígenas y afro que se encuentran en alto riesgo por el incremento de la violencia armada.

Así se anunció en la reunión de la Comisión Intersectorial para la Respuesta Rápida a las Alertas Tempranas, convocada por el Ministerio del Interior.

Se llevó a cabo en la ciudad fronteriza de Ipiales, en Nariño, donde se dieron cita autoridades de los tres departamentos del sur del país, cuyas comunidades se muestran muy desprotegidas ante la presencia de grupos armados ilegales y otros actores generadores de violencia.

Especial análisis se hizo de la alerta temprana 022 del 2022, la cual se orienta a brindar protección a las comunidades de Ipiales, Nariño; Orito, San Miguel, Valle del Guamuez, Puerto Caicedo, Puerto Asís y Villagarzón, en Putumayo, y Piamonte, en Cauca.

Según el anuncio del Defensor Delegado para Alertas Tempranas, Ricardo Arias, se hace necesario en las tres regiones la rápida articulación institucional, que permita generar acciones de protección y prevención para las comunidades en temas puntuales de seguridad y derechos humanos.

“La prevención debe ser la premisa, no se debe actuar de manera reactiva, ni esperar que las cifras de incremento en homicidios de líderes y defensores de derechos humanos prendan una alarma”, subrayó el funcionario, quien añadió que es indispensable brindar una pronta atención a las comunidades que anuncian problemas en temas de seguridad en sus territorios.

Señaló que el “Nariño tiene una de las tasas más preocupantes en todo el reporte de cifras de homicidios de líderes sociales, por eso hay que prestarle atención a la prevención temprana, para que no ocurran hechos que luego tengamos que lamentar”.

Y es que en lo que va corrido del presente año ascienden a 139 defensores de derechos humanos que han sido asesinados en Colombia.

El secretario de Gobierno de Nariño,
 Amilcar Pantoja, destacó que es la primera vez que se lleva a cabo una reunión de la Comisión Intersectorial para la Respuesta Rápida a las Alertas Tempranas en la ciudad de Ipiales, porque es “la primera alerta que se genera de las 14 que tiene el departamento de Nariño, concretamente para el tema humanitario y de derechos humanos”.

Precisó que existe un plan de trabajo de la Gobernación de Nariño, el que ha formulado cuatro recomendaciones dirigidas a salvaguardar a la comunidad indígena del sur del departamento, especialmente del corregimiento Jardines de Sucumbíos, en la frontera con el Ecuador, “allí tenemos firmantes del acuerdo de paz con enfoque diferencial para poderlos atender”.

Explicó que se desarrolla un plan integral en el que participan distintas entidades y organizaciones del orden nacional, local y regional, con el fin de lograr la prevención y protección para las comunidades étnicas, indígenas y afro en Putumayo, Cauca y Nariño.

En dicho plan se contemplan rutas de protección individual y colectiva para las autoridades étnicas, líderes y lideresas defensores de derechos humanos que se encuentren en riesgo, y aseguró además que es muy importante articular acciones para evitar el reclutamiento forzado de menores, al igual que garantizar que la oferta institucional del Estado llegue con eficacia a los sectores más vulnerables, con el objetivo de satisfacer los derechos fundamentales de la población en riesgo por el conflicto armado.