Una lideresa indígena Amorosa en el Putumayo

Pares

Esta semana Pares Destaca el trabajo de Amorosa Ricoache, lideresa indígena del pueblo Monilla Amena en el departamento del Putumayo. Amorosa empezó a impulsar labores comunitarias desde hace 10 años, acompañando a personas víctimas de desplazamiento forzado y mujeres que han vivido la violencia de la guerra de manera diferenciada. Amorosa ha sido presidenta de la Junta de Acción Comunal (JAC) de la vereda Brisas del Hong Kong y actualmente impulsa la creación de otra JAC en el barrio El Triunfo, labor desde la que ha trabajado por la construcción de una nueva vía y la instalación del servicio de energía eléctrica.

Debido a su liderazgo social, Amorosa Ricoache ha sido amenazada. Desde la Fundación Paz & Reconciliación (Pares), hacemos un llamado a todas las instituciones del Estado, al pueblo colombiano en su conjunto y al gobierno de Gustavo Petro y Francia Márquez, a atender las amenazas contra las personas que ejercen liderazgo social y defensa de los DD.HH. desde su labor comunitaria con la urgencia que esto amerita.


Amorosa Ricoache es una lideresa social del pueblo indígena Monilla Amena, en el Putumayo. Hace diez años, Amorosa participó del programa Familias en Acción y, desde allí, comenzó a impulsar acciones comunitarias. Este programa brinda algunos incentivos económicos a personas en condición de pobreza y pobreza extrema, para que niños, niñas y adolescentes reciban atención en salud y asistencia escolar. Allí, comenzó a desarrollar un trabajo importante en función de las necesidades de su comunidad. Pues entre las personas con quienes trabaja Amorosa, se encuentran víctimas de desplazamiento forzoso y mujeres que han vivido la violencia de forma diferenciada en medio de la guerra.  

Años después, llegó a ser presidenta de la Junta de Acción Comunal de la vereda Brisas del Hong Kong y actualmente impulsa la Junta de Acción Comunal del barrio El Triunfo, como representante legal. Su trabajo también aportó a la construcción de la nueva vía y a la instalación del servicio de energía eléctrica en El Triunfo, obras por las que se siente bendecida.  

Otro de los principales logros de Amorosa es la consolidación de la organización que lidera, ASOVISPRO, una asociación que aboga por los derechos de las mujeres víctimas del conflicto armado y de familias vulnerables. Amorosa cuenta que su liderazgo es posible gracias a la confianza que han depositado en ella las 20 mujeres que hacen parte de ASOVISPRO.  

Sin embargo, Amorosa ha visto su liderazgo afectado por amenazas en su contra. De acuerdo con la ONG Somos Defensores, las amenazas contra líderes y lideresas sociales en Colombia ha aumentado en un 44% en 2022 respecto al año pasado. Esta cifra, aunque alarmante, es un subregistro sobre este hecho de violencia, ya que, como Amorosa, varias lideresas y líderes no reportan las amenazas en su contra por temor a que estas se materialicen.  

De acuerdo con el Protocolo de la Esperanza, las amenazas son en sí mismas una violación a los DD.HH. tanto de las personas señaladas como de sus comunidades. Hasta ahora los instrumentos de protección han sido formulados desde un enfoque defensivo y no preventivo. Por esto, desde la Fundación Paz & Reconciliación (Pares), hacemos un llamado a todas las instituciones del Estado, al pueblo colombiano en su conjunto y al gobierno de Gustavo Petro y Francia Márquez, a atender las amenazas contra las personas que ejercen liderazgo social y defensa de los DD.HH. desde su labor comunitaria con la urgencia que esto amerita. 

La confianza de su comunidad, como afirma Amorosa, es el elemento que les permite a los líderes y lideresas sociales conseguir mejores condiciones de vida para las personas por las que trabajan. Una inversión social desde todas las instituciones y desde la sociedad civil, por visibilizar y valorar la labor del liderazgo social, permitirá que quienes lo ejercen puedan continuar trabajando por los demás. Amorosa sueña con construir una caseta comunal en su barrio, El Triunfo, en donde la comunidad pueda tener un espacio de encuentro para la cultura y la solidaridad.