Advierten riesgo por deslizamiento de tierra sobre planta de agua potable en Putumayo

Semana – Una falla geológica sumada a la temporada de lluvias dejó incomunicada a la vereda Campo Alegre de ese departamento.

El representante a la Cámara, Carlos Ardila llamó la atención del Gobierno Nacional sobre el riesgo que existe de posibles deslizamientos de tierra sobre la planta de tratamiento de agua potable en el municipio de Sibundoy, Putumayo, que podría originar un desabastecimiento del vital líquido en la zona.

La advertencia fue hecha a través de una comunicación que le envió al director (e) de la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres, Ariel Enrique Zambrano Mesa, en la que le pidió que la entidad adelante un acompañamiento técnico para evaluar la situación y se tomen las medidas necesarias para evitar una emergencia.

El congresista señaló que se deben analizar los riesgos y construir una hoja de ruta de mitigación, ante la eventualidad de un posible desprendimiento de tierra en el municipio de Sibundoy, localizado a 80 km al occidente de Mocoa, capital de Putumayo.

“Acudo a Usted (señor Presidente) en esta ocasión con el propósito de solicitarle acompañamiento técnico a favor del municipio de Sibundoy, por el posible desprendimiento de tierra que podría afectar la Planta de Tratamiento de Agua Potable del Municipio y a las familias y construcciones de los barrios Tabanoc, portachuelo y Las Lajas”, señaló el congresista en la comunicación.

Agregó que “en efecto, una falla geológica, junto con la temporada de lluvias, ya dejó incomunicada a la vereda Campo Alegre y amenaza con un alud de tierra que también podría afectar a la Escuela Normal Superior, la iglesia catedral y el Colegio Seminario Misional”.

Según el congresista, se requiere con urgencia la evaluación técnica de los riesgos, con el propósito de determinar el curso de acción más adecuado y eficiente.

“Hasta el momento, es difícil determinar la pertinencia y oportunidad de una evacuación, pues los costos de este tipo de medidas son elevados y se desconoce el volumen y potencial destructivo del eventual alud de tierra”, indicó.

Agregó que “también se desconoce el grado de probabilidad de ocurrencia del desprendimiento, por lo que esta incertidumbre dificulta la toma de decisiones”.

Igualmente, señaló que una vez se evalúe la situación de manera técnica, “solicitamos también la asistencia para ejecutar el curso de acción que se decida. Bien sea para evacuar a los habitantes, o para construir infraestructura que mitigue el riesgo, tales como reductores de energía, muros de contención, o lo que se llegue a determinar en las correspondientes evaluaciones técnicas”.

“El departamento de Putumayo no puede vivir de nuevo una tragedia como la que ocurrió en Mocoa, por falta de planeación, prevención y mitigación de riesgos”, puntualizó el congresista.