Caminé entre jaulas de pumas y tigrillos.

Luchito Putumayo

Muchos ejemplares de fauna silvestre, son mutilados, golpeados o sacados de su hábitat natural para venderlos o tenerlos como mascotas, estos animalitos en cautiverio sufren mucho, no se reproducen y dejan de prestar los servicios ambientales como dispersores de semillas.

En Mocoa, conocimos el trabajo que realiza el centro de rehabilitación de fauna.

Es un grupo de profesionales al servicio de Corpoamazonia, que trabajan en la recuperación de la salud de estos animales, y cuando ya están listos los devuelven a su medio natural.