Dieta para la Salud Planetaria: ¿cómo será la alimentación del futuro?

Foto : Pexels

La comisión internacional EAT Lancet ha desarrollado una «Dieta para la Salud Planetaria» junto con 37 científicos de todo el mundo y una comisión de expertos en sostenibilidad para desarrollar una solución para la alimentación del futuro.

El principal objetivo de esta dieta es que todos los habitantes del planeta puedan tener una dieta saludable y nutritiva, sin agotar los recursos naturales. La Dieta para la Salud Planetaria pretende resolver la inseguridad alimentaria sin contribuir al calentamiento global, para asegurar un futuro más sostenible y nutricionalmente justo.

¿Cómo alimentar a 10 mil millones de personas sin que el planeta sufra? EAT Lancet concuerda que para lograrlo, es indispensable cambiar nuestros hábitos alimenticios, mejorar la producción de comida y reducir el desperdicio.

Una población en constante crecimiento y un planeta cada vez más dañado necesitan de una nueva estrategia alimentaria para buscar el mayor beneficio posible para las personas y los ecosistemas.

La comisión confirma que para lograr una alimentación sostenible se debe reducir a más de la mitad el consumo de carne, productos animales y azúcar. Y también es importante optar por cultivos integrales, por sobre los refinados.

¿Cuál es el plato ideal para el planeta?

Dentro de la Dieta para la Salud planetaria se encuentra una alimentación basada en plantas, con un consumo eventual de productos animales. Se trata de una dieta con mayor consumo de frutas, verduras, frutos secos y legumbres, en proporciones equilibradas.

Una dieta similar a la vegana, vegetariana o flexitariana, opciones que se posicionan como las dietas más sostenibles hasta el momento. Es importante notar que con esta alimentación se pueden conseguir todos los nutrientes que nuestro cuerpo necesita y que podemos complementar con productos de una tienda de suplementos.

La Dieta para la Salud Planetaria consiste en una ingesta calórica de 2.500 calorías al día, que provienen mayormente de plantas y legumbres. Esta ingesta debe variar según las necesidades individuales y preferencias.

Un plato sostenible y saludable según EAT Lancet consiste en: 50% de frutas o verduras y 50% de legumbres o cereales integrales  junto con pequeñas cantidades de productos de origen animal.

Con esta proporción, es muy sencillo adaptar la Dieta para la Salud Planetaria a las distintas comunidades y culturas. Además, EAT Lancet define la importancia de reducir radicalmente el desperdicio alimentario, que también es muy perjudicial para la salud del planeta.

¿Por qué es importante la alimentación sostenible?

A nivel global 1 de cada 5 personas mueren por tener una dieta poco saludable o nutricionalmente deficiente, según estudios de The Lancet. Y esto se debe a la mala gestión de los recursos alimenticios y a la poca seguridad alimentaria que sufren muchas comunidades.

Con la Dieta para la Salud Planetaria se pretende fomentar una mejor gestión de los recursos naturales, para poder alimentar a una población en pleno crecimiento y con un planeta cada vez más explotado.

Según EAT Lancet, la manera actual de producir alimentos es altamente perjudicial para nuestra salud y el planeta. La ganadería industrializada, los agroquímicos, la inseguridad alimentaria, la escasez y los ultraprocesados son solo algunos de estos problemas que hacen más complicado llevar una dieta saludable.

Con esta iniciativa, también se quiere fomentar una dieta más sana y nutricionalmente completa, basada en un mayor consumo de plantas  legumbres y alimentos naturales, por sobre los productos animales o ultraprocesados. EAT Lancet trabaja día a día para concientizar sobre estos problemas en la industria alimentaria y dar soluciones a nivel global para asegurar la alimentación del futuro.