Reconocer la dignidad humana es clave en abordaje de la salud mental

ElQuindiano

El ministro de Salud y Protección Social, Fernando Ruiz, se refirió al panorama nacional sobre la salud mental.

«Es un tema estructural de nuestra sociedad y un tema crítico que debemos abordar», indicó.

Asimismo, explicó cuál era la situación a nivel mundial antes de la pandemia de covid-19, con una data de cerca de 1.000 millones de personas ya sufrían algún trastorno mental. También, que, cada año se pierden más de 12 mil millones de días hábiles debido a enfermedades mentales, lo que le cuesta a la economía global alrededor de USD $16 billones, más que el cáncer, la diabetes y las enfermedades respiratorias.

En cuanto a Colombia, las encuestas y estudios señalan que:

– La depresión es la segunda causa de carga de enfermedad; la primera causa es la enfermedad cardiovascular.

– El 44,7 % de las niñas y niños tienen indicios de algún problema mental y el 2,3 % tiene Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad.

– En la adolescencia los trastornos más frecuentes son la ansiedad, fobia social y depresión; la ideación suicida se presenta en el 6,6 % de esta población (7,4 % en mujeres y 5,7 % en hombres).

– En la adultez, el 6,7 % ha experimentado trastornos afectivos.

– El consumo de alcohol y otras sustancias psicoactivas inicia en promedio a los 13 años y las sustancias psicoactivas más consumidas son el alcohol, el tabaco y la marihuana, incrementando el riesgo de enfermedades crónicas, disfunción familiar, pérdida de redes sociales y patología dual.

– Para el 2019 se habían registrado 2.909 muertes por suicidio. Los territorios donde se concentró el mayor número de casos fueron Caldas, Huila, Putumayo, Vaupés, Norte de Santander y Santander, en relación con aspectos como situación económica, desempleo, fenómenos de aculturación y pérdida de los territorios y prácticas ancestrales, así como presencia de conflictos familiares, conflictos de pareja, enfermedad física o trastorno mental.

La llegada del covid exacerbó los problemas de salud mental, dada la ruptura de espacios sociales y el aislamiento, entre otros, incrementando en más del 25 % trastornos de ansiedad y depresión.

Desde 2021 se evidencia un incremento en el número de personas atendidas en 1,7 % y en un 13,8 % en intento de suicidio, lo que evidencia los riesgos en salud mental.

En Colombia, se han implementado estrategias de reducción de riesgos y daños para personas que se inyectan drogas, en Bogotá, Medellín, Cali, Cúcuta Armenia, Pereira, Dosquebradas y Santander de Quilichao; así como procesos de formación continua para la atención integral en salud y proyectos locales de prevención.

Desde el Ministerio de Salud se plantearon los siguientes retos en materia de salud mental en el país:

– Posicionar la salud mental como intrínseca al desarrollo y al bienestar, a nivel institucional y comunitario. La salud mental debe verse de manera más holística, cultural y social.

– Fortalecer las competencias socio – emocionales y parentales para enfrentar los retos de la vida cotidiana.

– Cuidado de la salud mental del talento humano en salud y condiciones de trabajo digno.

– Atención integral y continua centrada en las personas, las familias y comunidades con perspectiva comunitaria.

– Transformar la naturalización del consumo de tabaco y alcohol, abordando el desafío emergente del cigarrillo electrónico.

– Reducir el estigma y la discriminación en salud mental.

– Promover la inclusión social efectiva para el desarrollo.