Civiles muertos en Putumayo no debían estar en ese presunto campamento: Funvides

RCNRadio – También aseguró, basándose en el DIH, que cuando hay niños y mujeres en estado de embarazo en estos espacios, pierden la debida protección.

El director jurídico de la Fundación de Víctimas de Desaparición Forzada y Secuestro (Funvides), abogado Antonio José Ochoa, sostuvo que las personas muertas en el operativo militar coordinado por el Ejército en el municipio de Puerto Leguizamo, Putumayo, perdieron toda protección del Derecho Internacional Humanitario (DIH), porque “no debían estar en un campamento guerrillero”.

“Nosotros consideramos que la operación militar fue completamente legal, enmarcada en el DIH, en efecto, los que murieron eran guerrilleros y se identificaron además cinco civiles, en ese sentido los civiles que estaban en campamento perdieron la protección del DIH por estar en un campamento guerrillero no debían estar allá”, aseguró.

A su vez, reiteró que “los seis guerrilleros que murieron hacían parte de un objetivo militar licito, muy claro por parte del DIH y el CICR a través de la guía de participación directa de las hostilidades, lo confirma”.

Creo que este debate se cimienta en la instrumentalización de las víctimas, en mi criterio, lo que se está haciendo es politiquería con el dolor de las mismas, en efecto esas familias de los fallecidos y demás, no debieron haber sido utilizadas para un debate que es un sin sentido porque reiteramos la operación fue completamente licita y estuvo debidamente planeada”, aseguró.

De igual manera, acerca del tiempo de planeación para ejecutar dicha operación militar, reiteró que “estaban en la selva hacía varios meses, planeando dicho desarrollo”, además señaló que “lo que se busca en este tipo de debates es jugar con el dolor de esas familias, que, aunque sean guerrilleros también tienen dignidad y por eso no deberían ser traídos a este tipo de debates”.

“Aquí seguramente el ministro no va a ser sancionado y lo que si se hizo fue una acción con daño en contra de esas familias de los guerrilleros fallecidos”, señaló.

El abogado afirmó que se reunieron como fundación con las familias de las personas fallecidas y que a partir de ello, “identificamos que en efecto de alguna manera estaban vinculados con el grupo ilegal y ese vinculo es lo que hace que sean licitas esas bajas, por eso, aunque tengan mucho dolor, no pueden ser consideradas como víctimas de infracción al DIH, sino como homicidios en el marco del conflicto armado”.

El DIH señala que cuando hay niños, mujeres, mujeres en estado de embarazo dentro de campamentos guerrilleros, pierden la protección por estar ahí y eso se ha denominado como daño colateral, ellos se exponían a un ataque del otro actor armado”, concluyó el abogado Ochoa.