3 curiosidades de la toma de yagé, la bebida «sagrada» del Putumayo

Colombia.com – La toma de yagé se ha convertido en algo popular y es que aseguran que existe «un despertar espiritual» que abre la mente. ¿De qué se trata?

La ayahuasca o yagé, es una planta que se considera «ancestral» en América Latina, en Colombia, las «etnias» milenarias tienen el ritual de tomarlo para «abrir la mente» y tener un despertar espiritual. Estas son las 3 curiosidades que debes conocer de la toma de yagé. 

Taitas «ancestrales» 

Las culturas indígenas de la Amazonia occidental, entre esos el Putumayo, son taitas en la toma del yagé, por eso es recomendable que siempre se busque la asistencia de estos maestros. Los investigadores aseguran que en Amazonas, pueden existir hasta 5 especies de Banisteriopsis caapi, mejor conocida como ayahuasca o yagé. 

Los maestros preparan bebida «sagrada» con la mezcla de otras plantas, usualmente se usan los tallos y la corteza, su preparación es delicada. Los procesos, son pasados de generación a generación. 

Es psicotrópica 

Los expertos aseguran que la combinación precisa de la bebida «sagrada» para los taitas, tiene alcaloides, sustancias psicotrópicas y que en cantidades inadecuadas, puede llegar a ser mortal. De hecho, se han registrado en el país, varios casos de personas que han fallecido por la toma de esta bebida sin la guía adecuada. 

Quimicamente, el yagé es una mixtura de plantas ancestrales, está la Banisteriopsis caapi, la Psychotria viridis, que se conoce como chacruna y esta, contiene un alucinógeno que contiene Dimetiltriptamina (DMT), ese último es prohibido en Estados Unidos y el Reino Unido por su nivel de toxicidad. 

¿Despertar espiritual? 

La conexión que la persona puede tener durante la toma del yagé dependerá unicamente de la guía que tenga durante el proceso, aunque la ciencia asegura que este proceso puede ser un choque para el sistema nervioso central y es de cuidado. 

«Hablar de yagé, es hablar de una plante que tiene poder, una planta de orden espiritual y los abuelos, los antepasados tuvieron la capacidad de desarrollar un conocimiento mayor», explicó Miguel Chindoy, ex gobernador del Valle de Sibundoy, en Putumayo, es una pasada entrevista. 

Las etnias aseguran que el poder espiritual que tiene el yagé, también se refleja en poderes curativos para el cuerpo, ya que se depura de «todo lo que no le conviene». ¿Te atreverías a probar esta bebida «sagrada»