Putumayo conmemora 89 años del conflicto colombo-peruano y la Batalla de Güepí

Síguenos / Me Gusta :

Publimayo

RadioNacional – Según historiadores, el 26 de marzo de 1933 los soldados Cándido Leguízamo, Juan Bautista Solarte Obando y José María Hernández fueron protagonistas en el conflicto ocurrido en territorio amazónico.

Juan Miguel Narváez Eraso

“Este 26 de marzo cuando en el bajo Putumayo se cumplen 89 años de la Batalla de Güepí en Loreto; Perú, es oportuno recordar a aquellos héroes de Puerto Leguízamo que hace más de ocho décadas consagraron su vida en la frontera colombo-peruana tras luchar por la defensa de la soberanía colombiana”, expresó Ramiro Brown, investigador académico y rector de la Institución Educativa Municipal José María Hernández.

El investigador asegura que es muy poco lo que se conoce de ese hecho histórico siendo de gran importancia para Colombia, puesto que entre 1932 y 1933; sobre el río Putumayo se disputó la soberanía del territorio que en ese entonces pretendía tomar Perú.

Google AdSense
En Puerto Leguízamo, el investigador académico Ramiro Brown, destacó los 89 años de la batalla de Güepí en Perú.

En la lucha por la zona limítrofe en conflicto se destacan como protagonistas los soldados Cándido Leguízamo, Juan Bautista Solarte Obando y José María Hernández.

“Fue una batalla en la que Colombia ganó la guerra, pero perdió el territorio. De acuerdo a lo establecido en aquellos acuerdos, Colombia llegaba hasta el río Napo pero luego de las confrontaciones y la firma del acuerdo de paz, el Estado cedió una importante zona a Perú”, expresó.

Aunque asegura desconocer que extensión de terreno se perdió, destaca que una buena parte de los ríos Napo, Putumayo y Caquetá, los cuales bordean los límites entre Colombia, Perú y Brasil y que además desembocan en el Amazonas, fueron los afluentes que también estuvieron en disputa durante la batalla.

“Con esa delimitación del territorio se perdió una extensa parte de la Amazonía que por su extensión se asemeja a toda una nación. Además, es oportuno tener en cuenta que en ese entonces, Colombia no solo tuvo problemas de delimitación con Perú, sino también con Ecuador y Brasil”, afirmó.

La Guerra del caucho

Para esa época el crecimiento de la industria se dio con mayor fuerza, lo que llevó a los empresarios internacionales a fijar su mirada en el bajo Putumayo, en donde hace más de 80 años predominaban grandes extensiones de bosques, especialmente de árboles de caucho.  

“En ese tiempo el caucho se constituyó en la principal materia prima de las fábricas productoras de llantas y por eso se expandió la explotación de los árboles. Era tan buena la bonanza de las empresas caucheras que colombianos y peruanos comenzaron a frecuentar la Amazonía”, dijo.

A la vez destacó que fue en esa situación donde se generaron permanentes confortaciones. Perú junto a la compañía Casa Arana, había ganado mucho terreno en su lucha para quedarse de una amplia zona en la que predominaban los árboles de caucho.

“Los intereses económicos de los peruanos los llevaron a expandir sus tentáculos territoriales, y por eso en 1931 ya habían ocupado Leticia. Para recuperar la Amazonía colombiana, el Ejército Nacional que en ese tiempo estuvo a cargo del coronel Telmo Acevedo lideró un plan de colonización, defensa y recuperación de la zona”, afirmó.

“Irreparables pérdidas”

En el conflicto colombo-peruano, la Armada Nacional llegó con varias embarcaciones que a través del océano atlántico ingresaron al río Amazonas. De aquellas motonaves hicieron parte las ARC Santa Martha y Cartagena; esta última hasta hace unos años estuvo en Puerto Leguízamo y posteriormente fue llevada hasta un museo de la ciudad de Bogotá.  

En la batalla de Güepí, Colombia incursionó con la embarcación ARC Santa Martha.

“Cuando Colombia llegó a la frontera con sus barcos y aviones de la Primera Guerra Mundial que le habían sido donados por los Estados Unidos para proteger la soberanía de sus territorios, Juan Bautista Solarte Obando decide continuar y fue entonces cuando recibió en el pecho 22 disparos de una ametralladora de un fuerte peruano. Por el número de balas que acabaron con la vida de ese prócer de la historia, de ahí salen las famosas 22 flexiones de pecho que ahora son practicadas por los militares”, explicó.

Cándido Leguízamo murió en una avanzada del Ejército Nacional que tenía como misión el avistamiento de los peruanos. Su deceso se produjo cerca a Tarapacá, en la Amazonía colombiana.   

Cuando terminó el conflicto colombo – peruano, José María Hernández fue detenido en Leticia (Amazonas) y una vez fue llevado a Iquitos en Perú, fue asesinado.

‘Veterana de guerra’

Por su parte la lideresa comunitaria Flor Alba Calderón manifestó que esa batalla estuvo rodeada de mucho sufrimiento y dolor, tras recordar aquellos instantes que vivieron sus seres queridos. Asegura que su suegra Carmen Calderón Beltrán quien en ese tiempo hizo parte de los veteranos de guerra del conflicto colombo-peruano, precisa que su allegada padeció inimaginables momentos de angustia que entre 1932 y 1933 que parecían no tener fin. 

“Ella era la mujer más longeva de Puerto Leguízamo, nació en La Chorrera; Amazonas; tenía más de 100 años y falleció en 1999 a causa de una insuficiencia renal. En 1958 cuando yo tenía aproximadamente 26 años de edad, ella me contaba que en aquella batalla fueron cientos los leguizameños que perdieron la vida tras la guerra del caucho, esa fue una batalla económica más que de sentimiento patrio”, dijo.

Asegura que aunque en Puerto Leguízamo no existen registros históricos que realcen la importancia de ese hecho que marcó la historia en el departamento del Putumayo, tiene mucha trascendencia social en Perú. 

La lideresa comunitaria Flor Alba Calderón aseguró que la amazonia Colombia cuenta con un invaluable potencial histórico.

“Histórico acontecimiento”

“Yo llegué a Puerto Leguízamo en 1961 cuando tenía 11 años de edad. Aunque en ese tiempo habían pasado más de 30 años de la batalla, en el puerto de Güepí no cesaban los comentarios de los trágicos hechos que rodearon las hostilidades entre la frontera que divide a Colombia y Perú. Muchas personas que en ese entonces caminaban por las enlodadas calles de tierra colorada, aún lamentaban la pérdida de familias enteras”, expresó Belarmina Álape Salazar; indígena de la comunidad Murui Muina.

Aunque asegura que fue una dolorosa batalla, está convencida que este fin de semana cuando se recuerda a ese histórico hecho internacional rendirá homenaje a Juan Bautista Obando, José María Hernández y a Cándido Leguízamo, izando en su casa la bandera de Colombia.

‘Monumento en el parque Los Héroes’

En homenaje a las heroínas que entre 1932 y 1933 libraron la batalla de Güepí entre Colombia y Perú, en el parque Los Héroes de Puerto Leguízamo, se erigió un monumento en honor a los soldados Juan Bautista Obando, Cándido Leguízamo y José María Hernández.  Esta obra que está cargada de mucha historia y que se constituye en insignia de Puerto Leguízamo, fue erigida por el maestro Jonathan Cadavid.  

En el parque Los Héroes de Puerto Leguízamo reposa un monumento en honor a los soldados colombianos Cándido Leguízamo, Juan Bautista Solarte y José María Hernández.

Google

Síguenos / Me Gusta :
Twitter
Visit Us
Follow Me