En coma inducido, niño que sufre accidente en piscina de comfamiliar Puerto Asís

En una carta publicada en Facebook, Michael Mosquera Arteaga, padre del menor estudiante del Colegio Campestre, da a conocer los hechos que ocurrieron el pasado lunes en la piscina que se encuentra en las instalaciones de Comfamiliar del Putumayo en Puerto Asís.


El día lunes 7 de febrero del presente año, al igual que en días anteriores llevé a mi hijo Stiven Martín Mosquera Pinta a su escuela, en Comfamiliar, sede ubicada en el km 2 vía Santana, donde cursa grado prejardín.

Siendo las 4pm me dirigí hacia la escuela a recoger a mi hijo como lo hacía habitualmente cuando en su lugar la psicóloga me informa que el niño tubo un accidente en la piscina, entre las 3 o 4 pm y que mi hijo se encontraba muy grave, que la profesora se encontraba con mi hijo en el hospital; al escuchar esto inmediatamente me dirijo al Hospital Local de Puerto Asís informando que soy el padre del niño que trajeron y que por favor me den información de cómo se encontraba, vi ala profesora de mi hijo y me acerque a ella para preguntarle que pasó, a lo que ella me responde que a la hora del refrigerio ella mando a los niños al baño y que al ver que mi hijo se demoraba en regresar se fue a buscarlo dando a conocer que posiblemente se había caído a la piscina.

Primero mencionó que se había tirado por el tobogán y después dijo que se había pasado por debajo de la reja tirándose a la piscina, a lo cual me pregunto si esta piscina no está en funcionamiento por que, estando llena, no tenía una persona que vigile y preste primeros auxilios siendo un peligro potencial para los menores que pertenecen a la institución evitando que se vean afectados como pasó con mi hijo o al menos un sensor de movimiento que alerte del ingreso de los niños a esta zona.

Respecto a lo sucedido la profesora argumenta que mi hijo estuvo bajo el agua entre 2 y 3 minutos y que ella en compañía de la cocinera le prestaron los primeros auxilios haciendo que mi hijo vomitara en la orilla de la piscina, pero esta versión no coincide con lo que indica el médico que trato a mi hijo en el Hospital Local ya que según las malas condiciones en que llegó el niño a la clínica, ya que él llegó en brazos de la cocinera, que tenía pies y manos moradas que además llegó totalmente pálido su rostro e inconsciente, que el personal médico al tratarlo, terminaron de extraer el resto de agua ingerida por mi hijo durante el tiempo que se encontró sumergido en dicha piscina y que debido a la gran afectación que sufrió en sus pulmones procedieron a intubarlo, fue estabilizado y remitido a la ciudad de Pasto donde se encuentra en este momento en la UCI del hospital Infantil, presentando las mismas condiciones de salud debido a que por falta de oxígeno mi hijo presenta un edema en su cabeza razón por la cual se encuentra en coma inducido; cabe señalar que en la escuela de mi hijo se presentaron muchas falencias por parte de los funcionarios de la institución, fallas graves que hoy tienen a mi hijo Martín debatiéndose entre la vida y la muerte en la ciudad de Pasto.

Se pide que los entes encargados de vigilar este tipo de establecimientos, no solo piscinas sino instituciones que presenten existencia de las mismas realicen inspecciones minuciosas y que obliguen a que estas para que cumplan con toda la normatividad referente a la seguridad de las personas que se encuentren en estos lugares, uno ya no sabe si está enviando a sus hijos a un lugar seguro o a una trampa mortal para ellos.

Cabe aclarar que a la fecha Comfamiliar del Putumayo no se ha pronunciado formalmente respecto a lo sucedido.