Icono del sitio MiPutumayo.com.co

En nariño y putumayo, a través de programas liderados por rural paz, comunidades le apuestan a la construcción de paz, reconciliación y fortalecimiento económico en sus territorio

Síguenos / Me Gusta :
Publimayo

Con el propósito de contribuir al empoderamiento de las comunidades que habitan los territorios de Nariño y Putumayo, diversas asociaciones étnicas y eclesiásticas, así como jóvenes y personas afro, han venido trabajando de la mano de Rural Paz, JustaPaz, Anfitriones para la Paz y Unibautista, como una apuesta a la construcción de una cultura de paz en sus regiones y a la reestructuración de las relaciones socio-económicas de la zona.

La importancia de este trabajo de cultura de paz, gira en torno a la necesidad de proporcionar a las comunidades un espacio de reencuentro con sus habitantes para reconciliarse con sus territorios y sus habitantes, luego de sufrir las consecuencias de la presencia de grupos armados al margen de la ley que han violentado su cosmovisión y su desarrollo socio económico

Como resultado de este proceso de cultura de paz, las comunidades intervenidas han fortalecer sus habilidades para perdonar y ser resilientes, desarrollando procesos que, además de la reconstrucción del tejido social, les ha permitido empoderarse de su desarrollo socio-económico.

La reconciliación, el perdón y la paz entre los habitantes de las comunidades, ha permitido que en los procesos de retorno de sus habitantes a los territorios se logre una verdadera inclusión en su interior, permitiendo diálogos entre diferentes grupos étnicos como afro e

Google AdSense

indígenas, consiguiendo fortalecer las cadenas productivas basadas en la asociatividad y evidenciando una reconstrucción integral con unas bases sólidas.

TALLERES DE DERECHOS HUMANOS

Adicionalmente, la participación de las comunidades eclesiásticas en este proceso de construcción de paz, reviste gran importancia ya que a través de sus metodologías se construyó sobre un objetivo común que impactó a todas las comunidades. A través de talleres enfocados

en derechos humanos, respeto a las víctimas y perdón de excombatientes, ha sido posible fortalecer y desarrollar nuevas prácticas en términos de paz y progreso.

RESOLUCIÓN DE CONFLICTOS Y PERIODISMO

Como resultado de la formación académica impartida, 229 líderes sociales de los territorios se certificaron en el diplomado en Periodismo Radial y Construcción de Paz, afianzando sus conceptos, capacidades y herramientas de comunicación para la resolución de conflictos y convivencia en paz.

Este diplomado sirvió para que se perfilar al menos 15 iniciativas de reconciliación y convivencia en los territorios específicos desde los que se desarrollan acciones de incidencia comunitaria; sumado a lo anterior, el diplomado se convirtió en un interesante espacio de encuentro e intercambio de experiencias y saberes, tanto para los líderes como para las organizaciones.

Adicionalmente, a partir de los saberes adquiridos a lo largo del proyecto, se obtuvieron valiosos productos comunicacionales como podcasts, que abordan experiencias de reconciliación; historias de vida en formato escrito acerca del impacto del proyecto en la vida de los beneficiarios; piezas radiales que refuerzan la memoria histórica de los  municipios, experiencias de reconciliación e iniciativas de paz; y, finalmente, cifras y perspectivas del efecto de la formación recibida por las/os jóvenes en sus vidas.

Entre las acciones realizadas, se destacan también los eventos presenciales desarrollados durante el 2019 que fueron impulsados por JustaPaz, abordando la importancia de la comunicación para la paz y el empoderamiento económico.

En línea con las acciones implementadas para el fortalecimiento económico de la región, a nivel local se gestaron múltiples iniciativas con mujeres y jóvenes emprendedores, así como con colectivos indígenas y raizales. Entre ellos se encuentran:

ANFITRIONES PARA LA PAZ

Por medio del aprovechamiento del sector turístico y gastronómico, Anfitriones para la Paz ofrece programas de formación en gastronomía, hostelería y turismo para jóvenes, desarrollando y exaltando el respeto por la diversidad de sus territorios, su identidad y conocimientos de los productos locales.

Este proyecto articula el fortalecimiento de las comunidades y la conexión con productores locales, la transferencia de capacidades a los jóvenes y la generación de ingresos mediante el emprendimiento y la promoción del consumo responsable, reafirmando el valor de la cultura y el medio ambiente.

A partir de su implementación, entre el 2018 y el 2020, 464 jóvenes en Nariño y Putumayo, han sido certificados en los sectores de gastronomía, panadería, mesa y bar, turismo y hospitalidad

en Tumaco, Nariño y el 60% de los estudiantes graduados generarán ingresos a través del emprendimiento, entre otros logros.

LA PAZ TIENE SU PROPIA VOZ

Así mismo, como una iniciativa más para reafirmar el empoderamiento de las comunidades de la zona y potenciar el alza de sus voces, surge la campaña “La paz tiene su propia voz”, una iniciativa impulsada desde Rural Paz, cuyo objetivo consiste en visibilizar las acciones protagonizadas por los habitantes de Nariño y Putumayo, quienes a pesar de las problemáticas derivadas del conflicto armado nacional, divisan un futuro lleno de con esperanza y armonía, alzándole la voz a la violencia, a la pobreza y a la desigualdad.

A través de recopilaciones testimoniales y experiencias personales, esta campaña busca replicar la invitación a construir y consolidar una verdadera cultura de paz.

Gracias a la activa participación en actividades como foros, debates y el diplomado de radio, desarrollados en municipios como Ricaurte, Policarpa, Pasto, Samaniego en Nariño, Sibundoy y Puerto Asís en Putumayo, más de 60 organizaciones y comunidades, han adquirido herramientas para el desarrollo de iniciativas locales de construcción de paz,

Como valor agregado, se vincularon a este proceso las comunidades de Magisterio, Escuela de Derecho Propio, Líderes de Mujeres Nariñenses por la Paz, Juntas de Acción Comunal y Resguardos de Cumbal.

La estrategia de implementación del proyecto Rural Paz, pretende contribuir al desarrollo rural integral de los territorios, acompañando la reconstrucción del tejido social y apoyando las iniciativas económicas en las diferentes cadenas de valor  

Gracias al componente de cultura de Paz, del proyecto Rural Paz, las comunidades, y sus líderes adquirieron capacidades de diálogo, escucha, gestión política e incidencia pública, compartiendo mensajes, ideas e iniciativas desde lo local a lo regional, nacional e internacional. Visibilizan más sus problemáticas y determinan rutas para encontrar y cristalizar soluciones.

Google
Síguenos / Me Gusta :
Salir de la versión móvil